Isla Oak: la leyenda del tesoro que ya se cobró seis víctimas y cientos de frustraciones. Final

En 1893, Frederick Blair y S.C. Fraser creó la Oak Island Treasure Company en Maine, Estados Unidos. Gracias a un contrato de explotación 30.000 dólares, la firma se aseguró los derechos exclusivos de todos los tesoros descubiertos por un período de tres años. Pero, pese a sus esfuerzos, no lograron encontrar nada.

Cuatro años más tarde, más precisamente el 26 de marzo de 1897, la isla se cobró otra víctima mortal: un hombre llamado Maynard Kaiser, que se encontraba trabajando en una de las perforaciones de la zona.

Tres meses más tarde, otro grupo de excavadores probó suerte. En esta ocasión, el taladro atraviesa capas de piedra blanda, roble y algo que parecían piezas sueltas de metal. Pero, al continuar descendiendo, chocaron con una barrera de hierro y debieron interrumpir las tareas.

Cuando el taladro volvió a la superficie y el equipo examinó las perforaciones extraídas del pozo, la emoción rápidamente se desvaneció. Pese a que se pensaba que la capa era de metal suelto, los hombres solo encontraron trozos de fibra de coco -utilizado en esa época para empacar-, astillas de roble y más escombros sueltos.

El papiro con la inscripción 'VI' encontrado en una de las excavaciones cuya autenticidad fue confirmada por expertos de la Universidad de Harvard

El papiro con la inscripción ‘VI’ encontrado en una de las excavaciones cuya autenticidad fue confirmada por expertos de la Universidad de Harvard – OakIslandMoneyPit.Com

Parte de los escombros extraídos en la isla Oak fueron trasladados a Amherst. Allí, el Dr. A.E. Porter hizo un estudio minucioso de los materiales desenterrados. Entre la tierra y los escombros, encontró un pergamino inconfundible con lo que parecían ser las letras ‘VI’ escritas en uno de los lados del material, que fue inspeccionado por especialistas de la Universidad de Harvard que verificaron su autenticidad.

Roosevelt y la búsqueda en el siglo XX

En 1909, a la edad de 27 años, Franklin Delano Roosevelt se unió a las filas de la Old Gold Salvage and Wrecking Company. De excelente posición económica y formado en Harvard, pasó ese verano frente a las costas de Nueva Escocia.

Roosevelt, el tercero desde la derecha

Roosevelt, el tercero desde la derecha – Daily Choices

De la misma manera que cualquier otro buscador de tesoros, Roosevelt estaba muy esperanzado de encontrarlo. Como consigna Oak Island Money Pit, en una carta dirigida a una amigo personal se interesó por el misterio de la isla y tenía intenciones de regresar a la Bahía Mahone.

Motivado por lo que había visto en 1897, Chappell regresó a Canadá desde Australia y junto con Frederick Blair, que había conservado el contrato de arrendamiento, se involucró en la búsqueda. Sus primeras excavaciones arrojaron hallazgos: un hacha, un ancla y una púa, elementos que los llevaron a creer que podían ser restos de alguna antigua civilización.

Blair, Chappel, su hermano Renerick, su hijo Melbourne y su sobrino Claude, comenzaron a trabajar en 1931. Como ya había ocurrido, el grupo se topó con más dificultades que soluciones. Buscaron el “pozo del dinero” pero, para ese entonces, el sitio había sufrido casi 140 años de excavaciones y la superficie de la isla lucía confusa. No sabían por dónde empezar.

Tras haber leído sobre el tema en un artículo en el New York Times de 1928, un hombre llamado Gilbert Hedden se interesó en el Pozo del dinero y la isla Oak. Ese interés devino en obsesión y tras comprar parte de la isla y negociar con Blair, consiguió los medios necesarios comenzó a trabajar en la zona en 1936.

En los primeros meses, el equipo de Hedden no tuvo mayores descubrimientos, pero en 1937 todo cambió. Al excavar en uno de los muchos túneles auxiliares que marcan la isla, el equipo tropezó con una serie de elementos fascinantes. A 20 metros de profundidad dieron con una lámpara minera y dinamita sin explotar. A 30 metros desenterraron masilla de arcilla nunca antes vista en la isla.

Si bien su interés por el tesoro de la isla Oak nunca disminuyó, en 1938 Hedden cambió de planes y decidió abocarse a los asuntos comerciales de la industria del acero.

La tragedia de los Restall 

Desde el mismísimo primer intento de los tres intrépidos muchachos de 1795, un gran número de creencias fantásticas se tejieron en torno a al destino de la isla Oak. Algunas profecías presagiaban que para desenterrar el tesoro debían morir al menos siete personas. Y la familia Restall no hizo más que agrandar la leyenda.

Robert Restall llegó a la isla en 1959 después de firmar un contrato con uno de los terratenientes. Se instaló con Bobbie, su hijo mayor de 18 años, en una cabaña sin agua potable, pero con la creencia firme de que lograrían encontrar el elusivo tesoro.

Robert Restall y su familia en el sitio denominado Pozo del dinero

Robert Restall y su familia en el sitio denominado Pozo del dinero – BeautifulTrendsToday.Com

La mañana del 17 de agosto de 1965, Robert se encontraba sobre el borde de una de las perforaciones cuando aspiró el gas que emanaba de una máquina perforadora. Se desmayó y cayó al pozo. Al ver lo que sucedía con su padre, Bobby se acercó para tratar de ayudarlo y corrió la misma suerte.

Al ver que padre e hijo Restall habían caído, los operarios Karl Graeser y Cyril Hiltz intentaron ayudarlos, pero también sucumbieron. Al término de la jornada, cuatro personas habían muerto.

Una placa inaugurada en el segundo centenario de la primera excavación recuerda a las seis personas que murieron mientras buscaban el supuesto tesoro

Una placa inaugurada en el segundo centenario de la primera excavación recuerda a las seis personas que murieron mientras buscaban el supuesto tesoro – OakIslandMoneyPit.Com

Tras la muerte de los Restall y los obreros, el inversor y geólogo Robert Dunfield se hizo cargo de la exploración de la isla. Los primeros trabajos se llevaron a cabo ese mismo año y tras un breve descanso se retomaron el mismísimo día de Año Nuevo de 1966.

Sin mayor éxito más que haber encontrado fragmentos de porcelana similares a los de expedicionarios anteriores y la incursión de Fred Nolan Dunfield puso fin a su proyecto. Tras haber invertido miles de dólares regresó a California con las manos vacías.

Después de haber hecho trabajo de campo en el área y una tregua con los demás buscadores de tesoros, en 1969 Daniel C. Blankenship y David Tobias conformaron la Triton Alliance Limited. Al explorar la zona de Old Smith Cove, el equipo descubrió una formación de troncos en forma de U, tijeras de hierro forjado, un trineo de madera y otros artefactos de hierro, como clavos y púas.

Según reportes de la época, el equipo sumergió una cámara y en la superficie analizaron lo que parecía ser una mano, un fragmento de un cadáver y varios cofres. Esto motivó a que se realizarán 10 inspecciones con buzos, pero todas fueron infructuosas: no se extrajo ningún tesoro como resultado de esa investigaciones.

A comienzos de los 1980, Blankenship y Tobias le dieron un giro comercial a su empresa: comenzaron a explotar la veta turística de la isla Oak. De manera casi exclusiva comenzaron a recibir a visitantes interesados tanto en la geografía como en los hallazgos y las historias contadas a lo largo de los siglos.

Sobre el final de la década de 1990, Tobias decidió vender sus acciones de la propiedad. La Sociedad de Turismo de la isla Oak le solicitó fervientemente al gobierno de Canadá que comprara el terreno y lo abriera al público, pero la iniciativa no prosperó.

Marty (izquierda) y Rick (derecha) Lagina, los hermanos que encabeza el reality show de History Channel

Marty (izquierda) y Rick (derecha) Lagina, los hermanos que encabeza el reality show de History Channel – YouTube

Pese a los pedidos de la organización, en 2006 la mayor parte de la isla fue vendida a los hermanos Marty y Rick Lagina de Kingsford, Michigan.

A comienzos de 2014, History Channel estrenó el reality show, The curse of Oak Island en el que, a través del uso de tecnología moderna, los hermanos buscan descubrir artefactos históricos enterrados en Oak.

Hasta ahora, los intentos de los Lagina por dar con el tesoro tampoco rindieron frutos. Sí encontraron una fuente de riqueza inesperada en el programa, que ya lleva ocho temporadas al aire.

Imagen de portada: Gentileza de La Nación – La leyenda de la isla Oak está ligada a las palabras “botín” y “tesoro” y, por ende, a los piratas (foto ilustrativa) –

FUENTE: LA NACIÓN – Mundo – Por Diego Cioccio 

2 comentarios sobre “Isla Oak: la leyenda del tesoro que ya se cobró seis víctimas y cientos de frustraciones. Final

    1. Hola, Irene. Gracias por leer el artículo. Seguramente; pero como bien sabes existe la financiación a empresas, que se dedican a hurgar en lo profundo de los océanos y mares, así como en en antiguas edificaciones, desde hace décadas “tesoros” perdidos según la realidad de la investigación estricta o las leyendas urbanas, que van de generación en generación. Que tengas una muy buena semana. Un cálido saludo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s