El viaje en Metro – Final

Coloco mis manos en los bolsillos de la campera; se pone a centímetros de mi rostro con mirada desafiante;

-Te lo advertí, viejo. Seguis jodiendo…ya me tenes podrido- Veo que su mano derecha va hacia la izquierda de su cintura, donde le había visto la faca.

Lo empujo; debo tener distancia. No tengo cómo defenderme. Ya no soy el joven que se ponía contra la pared y le daba martillazos a quien me quisiera pelear. Tengo que actuar con inteligencia -me dijo- . Tengo miedo, me pongo tenso. Pienso en cuánto tiempo más llegará Roberto o el móvil del 911, al que alerte.

Me saco la campera, el tipo se me viene encima y me cubro con ella. El primer puntazo lo esquivo, el segundo me roza el brazo derecho. Sangro levemente. Me pongo como “loco”, le hago una barrida a las piernas y cae al piso. Me dijo nuevamente “patealo”…no tenes otra. Le pegó un puntapié en el torso, y otro, y otro…el tipo grita de dolor … .no me interesa…estoy “sacado”, obnubilado por la “bronca”.

Su compañero al ver la escena, le arrebata la cartera a la joven quien comienza a gritar entre sollozos y se viene hacia nosotros, a ayudar a su compinche. Me la veo jodida. Pensa…José…pensa..

El tipo se me viene diciendo -“viejo, hijo de puta” ahora te voy a dar para que tengas-,, al tiempo de que el que está en el piso, se va incorporando.

El que viene saca una pistola; me veo “boleta”. Ya estoy exhausto…la herida si bien pequeña, habra tocado alguna vena y el hilo de sangre se escurre por mi brazo…

No se de donde saco el valor y le dijo – ¿Qué haces loco; me das un tiro y que? ¿Qué ganas? ¿Una causa por homicidio?…para…para-

No me responde, trata de amartillar el arma…Con las pocas fuerzas que me quedan le tomo la mano y forcejeo…

Se escucha el ulular de la sirena de un móvil…pienso será ¿la policía o una ambulancia?

El tipo se paraliza; pero sigue forcejeando. El otro al escuchar la sirena…solo le dice -Cucki, rajemos que viene la cana-

El tal Cucki se separa de mí; creo que soy boleta. Pero no, da vuelta sobre sus pasos y con el otro delincuente comienzan a correr, separándose. Cada uno por veredas distintas de la calle Valle, en sentido contrario de donde proviene el ruido ensordecedor.

En ese momento llega Roberto; baja de su auto y corre a mi encuentro. También el móvil policial. 

De este; el oficial a cargo me grita sin bajar – ¿hacia dónde se fueron?-

-Hacia Malvinas Argentinas, corriendo por veredas distintas, no se luego…-

-¿Usted está bien? ¿Y la señorita?-

-Está sollozando acá nomás; le llevaron la cartera-

-¡Bueno; dejo uno de mis hombres para que la vea y luego nos vemos, no queremos perderlos!-

Asentí; cuando ya Roberto está a mi lado-

-¿Que pasó Jose, y esa herida en el brazo?

-No te preocupes…no es nada; vamos con el agente a ver a la chica-

Al llegar donde está la joven, la ayudó a incorporarse. Me abraza, me sorprende.

-Ay señor, menos mal que usted se dio cuenta y me siguió cuando los vio en el Metro hostigando. No sé qué hubiera pasado…solloza…-

-Hice lo que haría cualquiera. ¿Usted está bien? Lamento que le hayan robado la cartera…

-Si…si; estoy bien. Físicamente, si. Pero la impotencia que tengo, por estos tipos…No se puede andar por la calle…la gente esta loca…cada vez más agresiva…¿la seguridad donde esta? ¿Quién nos cuida?-

-Le hago un gesto como diciéndole que tiene razón-

-Muchas gracias señor…no se como se atrevió a seguirnos y a enfrentarlos…no se que decirle. Vio, esta es una sociedad que cuando a alguien le pasa algo…solo muestra el “morbo” pero no ayuda a nadie.-

-No se preocupe señorita, lo importante es que Ud. se encuentre físicamente bien, al margen del susto y la aberrante situación por la tuvo que pasar. Ahora tranquilícese, que seguramente deberemos ir a la Comisaría de la zona.-

El agente que está presente me dice que lo acompañemos hasta la sede policial, a lo que ambos asentimos. Mientras Roberto al oído me dice;

-La verdad Jose; no se de donde sacaste los “huevos” para enfrentar a esos tipos, vos o sos un héroe o sos un demente.-

-No Roberto, ni uno ni otro. Nací de una mujer…y mis códigos al margen de los años no han cambiado.-

Me dio un abrazo.

Fin

Glosario:

Sacado: Argentinismo. Euforia o enojo.

Bronca: Argentinismo. Odio. Tirria.  

Me la veo jodida: Que es desfavorable; perjudicial.

Viejo, hijo de puta: Insulto no siempre necesariamente por ser un hijo de puta.

Me veo boleta: Lastimar a alguien/morir.

La cana: Argentinismo. Lunfardo. Policía.

Sacaste “los huevos”: Argentinismo. Tener valentía.

7 comentarios sobre “El viaje en Metro – Final

  1. ¡Gracias José por darte cuenta en el subte y por ayudar a la chica! Porque es verdad “No se puede andar por la calle…la gente está loca…cada vez más agresiva” Pero lo que más angustia es la pasividad de la mayoría. Gente como José, quedan pocos. Un saludo cordial.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s