Historias de Vida

Juan Manuel – Capítulo 4

…no satisfecha con eso; su voracidad sexual no sabia de límites, se sentó sobre Juan Manuel tomándole su parte intima y penetrándose ella misma. Comenzó a mover sus caderas de manera frenética; él ya dejó de pensar en el pasado y se excito de manera tal, que en segundos la desnudo y comenzó a besarle sus pechos.

Juan Manuel, ya estaba acostumbrado a que era muy buena en la cama y en todo lugar que se le ocurriera, la dejo hacer llegando casi al mismo tiempo, ambos a un orgasmo múltiple. Ya hacía un mes que se habían casado y ambos se encontraban sin trabajo. Obviamente; Lozada Echenique había hecho ejecutar su amenaza al ver nuevamente a Juan Manuel, rondando por la recepción.

Ese mismo día; De Angelis convocó a Juan Manuel -así lo recordaba él con Marianela, mientras cenaban, a su oficina-;

  • Juan Manuel; lamento decir que tengo que despedirte-
  • ¿Por qué, Jefe? ¿Qué motivo hay? ¿Algún problema con mis tareas?-
  • No, ninguno. Vos sabes bien porque-
  • No…la verdad que no, dígamelo usted por favor-
  • Yo te avise, pibe. Lozada te volvió a encontrar en recepción-
  • ¿Y que tiene? Medio mundo pasa por ahí.
  • Mira Juan Manuel, la moneda está echada. La decisión es terminante-
  • ¿Y ahora, qué pasa?-
  • Te mandaremos el telegrama de despido y te pagaremos todo lo que te corresponda. En eso, quedate tranquilo-
  • Con lo que me dice, ¿cree que me voy a quedar tranquilo? Como puede ser que siendo usted mi jefe, por una guachada de Lozada me raje, cuando nunca cometí una falta de ningún tipo. Hasta cuando liquidaba en Pablo Podesta, toda la nómina de sueldos de esta Planta que son como 600 personas, me la pasaba entre 12 hy 16 horas laburando-
  • Pero pibe, entendeme. Esto no es por tu trabajo-
  • Discúlpeme De Angelis, usted es la alfombra de esa mierda de tipo por lo que es el fusible de él. Como el no se atreve a poner la cara, porque en una de esas se la parto, lo manda a usted a ponerla. Dígale de mi parte que es un cagón de mierda-
  • No me faltes el respeto Juan Manuel, soy una persona grande-
  • Si fuera una persona grande, De Angelis y con moral, no actuaría como lo está haciendo. Con tal de seguir laburando, continúa arrastrándose como un felpudo al servicio de ese hijo de remil puta
  • Retírate Juan Manuel, de lo contrario llamo a Seguridad-
  • No es necesario, lo único que le puedo decir es que del otro esperaba cualquier cosa, pero hasta ahora pensaba que usted era un tipo derecho. También en eso, me equivoque.

Se retiró de la empresa, entre los saludos de sus compañeros, que sorprendidos le preguntaron que le había pasado.. Pero nada pudo decirles, con un hombre de seguridad a su lado. Fue hasta el reloj, marcó por última vez su tarjeta y se marchó.

Mientras cenaba con Marianela; comentaban que ambos hacía ya quince días que venían marcando día tras día, todos los avisos de empleos en el periodico y si bien se habían presentado en varios, siempre se encontraban con la misma respuesta “cualquier novedad lo vamos a llamar”. 

Y si, Marianela cuando se enteró que a Juan Manuel lo habían despedido por la relación que tenían, presentó la renuncia y se fue de la empresa. Ella alquilaba con una amiga, un departamento ya que era hija única y sus padres, ambos jubilados vivían en una casa alquilada en las sierras de la Provincia de Córdoba.

Tal es así, que cuando contrajeron matrimonio en el Civil se encontraba una comadre de la madre de Marianela y de parte de Juan Manuel su hermana Mabel junto a su marido Jorge, ya que oficiaron de testigos. Obviamente los padres tanto de ella como de Juan Manuel, no se hicieron presentes así como ningún pariente o conocido. De ahí se fueron los dos al departamento; ya que solo ellos festejaron pero ni con vino o champagne, sino a lo de siempre, la cama era el mejor lugar para pasarla mas que bien. 

En eso, ambos se llevaban fantásticamente. Se decían que eran la pareja perfecta, riendose a carcajadas.

Una semana antes de que se casarán; con el poco dinero que ambos tenían. le alquilaron a un español, ese departamento del barrio de Flores. El poco dinero que poseían lo estiran como “chicle” y ya estaban preocupados por el pago del próximo alquiler.

A él no se le ocurriría acudir a su familia. Sabía cómo se encontraba su madre, con un disgusto de aquellos por haber tomado la decisión de casarse, con toda la inseguridad que tenía arriba de sus hombros. Por algo le había dicho a su madre que no se quería casar, dos horas antes de hacerlo.

Pero a Juan Manuel, le pasó como a todo muchacho que cree a los veinte años, que se conoce la vida desde la “a” a la “z”, para luego romperse la cabeza contra la pared, ahora ambos sin trabajo y comiendo salteado.

Pasaban los días; y la fecha del tercer mes de alquiler estaba a la vuelta de la esquina. Ya no podían ni verle la cara al “gallego” golpeando la puerta del departamento, sin demorarse un solo día para cobrar lo suyo.

Marianela y Juan Manuel, los días de semana se abocaron a presentarse ante pedidos de empleos o enviaban cartas con sus antecedentes a otros que solicitaban empleados. Pero nada sucedía. Luego después del mediodía, se volvían a encontrar en el departamento y conversaban de todo. A ambos les pareció estupendo eso, ya que casi no habían tenido tiempo de conocerse profundamente, por lo rápido que todo sucedió.

Una de esas tardes; Marianela le dijo que deseaba contarle algo ya que si en algún momento iban a donde vivían sus padres, no quería que Juan Manuel pudiera enterarse por boca de otro, ya que todo pueblo chico  era “un infierno grande”.

Juan Manuel se sorprendió y en broma como lo hacía siempre, le pregunto;

-A la mierda, no me digas que mataste a alguien o robaste un banco…-

-Marienela comenzó a sollozar…

– Epa…dijo él…espera, no te pongas así, solo fue una broma.-

– No es broma lo que tengo que contarte, Juan Manuel.-

-Bueno, no digo una palabra más. Decime de que se trata…-

-Mira, tendría unos doce años pero siempre aparente ser mayor a mi edad, quizás por mi altura o mi físico y …..-

-¿Y que tiene que ver eso…que pasa?-

-Dame tiempo Juan, por favor. Todavía contarlo, me duele muchisimo.-

-Esta bien, no llores más. Te traigo un vaso de agua ¿Sí?

Juan Manuel se levantó, tomó un vaso y volvió con él, dándoselo a su mujer. Dejo que se tranquilizara unos minutos…

-Marianela, ya calmada volvió a hablarle;

-Un mediodía allá en el pueblo donde vivía, volvía del colegio y me empezaron a jorobar tres muchachos,..-

-¿Y, qué pasó? le preguntó Juan Manuel ya nervioso…

-Me empezaron a decir cosas y a manosearme; cuando quise gritar o resistirme, me taparon la boca y me metieron en una casa deshabitada….- Ahí Marianela volvió nuevamente a llorar…

-Bueno tranquila, amor…toma aire, ya me vas a terminar de contar.-

Pasaron unos pocos minutos…

-Y bueno me violaron en “manada” varias veces los tres….-

Juan Manuel, quedó petrificado y solo atino a decirle;

-Que tremendos hijos de puta ¿y qué pasó después?-

-Me dejaron tirada en el piso de una de las habitaciones, sangraba…me dolía todo el cuerpo…me hicieron las peores cosas que te puedas imaginar.-

-¿Pero, vos los conocías? ¿Alguien te ayudó?

-Si los conocía, porque eran del pueblo, mayores que yo. Tendrían dieciocho o diecinueve años…como puede camine hasta mi casa y la única que estaba era mi mamá; cuando le conté y me vio en qué estado estaba, me llevó a la salita de emergencia que había en el pueblo.-

Continuará…

Glosario:

“gallego”        de nacionalidad española

“guachada”    acción mala o desleal que hace una persona. 

“raje”             echar de un lugar.

“laburando”   trabajando.

“Alfombra”   dícese de aquel que hace las veces de felpudo de otro/a que lo domina.

“Mierda”                   estiércol; basura.

“cagón”                    cobarde, temeroso, poco hombre.

“hijo de remil puta”  no es necesario aclaración alguna.

“chicle”          goma de mascar- dícese de aquello que se estira….

“jorobar”                   molestar

“manada”                 agredir o actuar en grupo.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest. Cafe Tortoni – Ciudad de Buenos Aires

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s