Historias de Vida

Juan Manuel – Capítulo 14

No sintió que la tarde le resultará monótona ni larga; por el contrario estaba tan feliz y ansioso a la vez, que estuvo más amable que de costumbre con quien fuera que se cruzaba en las oficinas de la empresa. Hasta su jefe; Cuello le pregunto;

-¿Que pasa Juan Manuel; alguna buena novedad que te haya llegado?-

-No…por ahora no. Quizás porque salí al mediodía y tome un poco de aire.-

-Ahh….entonces voy a dejarte salir todos los mediodias. Te da mas energia,- le contestó Cuello, riendo.

Rieron ambos. Ya se acercaba la hora de salida y si bien prioriza el jueves, para conocer el resultado de los estudios de Marianela, también pensó que debía prepararse para la entrevista del lunes, que para él era podía resultar importante para su futuro.

Llegó a la estación de Miserere y ascendió al tren que ya partía. Como siempre en esa hora pico, viajaban como vacas que van al matadero. Todos pegados…que hasta el mínimo olor denunciaba al pasajero por su aliento, su higiene o lo que uno se podía imaginar. 

También era de observar el comportamiento de los hombres con las mujeres. Ya le  pasó varias veces que tuvo que interponerse entre algunos con trastornos sexuales, que se ponen detrás de una mujer para apoyarla o manosearla, aprovechando el tumulto. Ninguna otra cosa; lo ponía tan furioso como eso. 

Ya había tenido dos o tres experiencias de ese tipo, agarrando del cuello a los degenerados y obligándolos a bajar del tren. Siempre tuvo la suerte, que ninguno de ellos tuviera un arma. Otra hubiera sido la consecuencia. La policía ferroviaria no controlaba, debido a la multitud de gente que viajaba en las horas de ida al trabajo o de regreso.

Llegó a su casa eufórico, no era de guardar resentimiento – (le habían enseñado que el rencor u odio, destruye y no construye nada) -para él lo sucedido con su mujer y su suegra, era tiempo pasado-.

Al abrir la puerta se dio cuenta que la otra parte, no pensaba lo mismo. Caras largas que aún transmitían enojos, eran las de Marianela y su madre.

Les dio un beso a ambas; -Hola, que tal. ¿Como ha sido el día; por acá?-

Marianela respondió;

-Como nos ves, conversando y esperando tu llegada…mi madre quiere decirte algo…-

-Mire Juan Manuel; ayer creo que me equivoque. Creí que le iba a levantar la mano a mi hija y no pude dejar de reaccionar. Ni tendría que haberme metido, si era un problema entre ustedes dos.- dijo Rosa.

-Mire Rosa, lo que jamás haría sería pegarle a una mujer, fuera su hija o no. Odio a aquellos hombres que se llaman así y maltratan a su mujer-hay muchos de esos-, que ni siquiera llegan al tobillo, como para llamarse “hombres”. Son miserables y cobardes. No se haga problemas; fue su reacción. Ya está…ya pasó. Demos vuelta la página. ¿Le parece?-

Rosa miró hacia abajo, como mostrando estar avergonzada.

Juan Manuel, era de personar pero no olvidar. Le dejó un sabor amargo la actitud de su suegra, a pesar de que ella misma había reconocido que no debería haber intervenido en una discusión de pareja. No conociéndola realmente, su actitud lo obligaba a conversar lo necesario.

Marianela que hasta ahí, fue una espectadora privilegiada de la conversación entre su madre y Juan Manuel;

-Sabes Juan Manuel, mamá te preparo pollo en escabeche porque le dije que a vos te gustaba. ¿Decime como anduvo tu día?-

-Lo más importante es que logre una entrevista con una empresa, que tiene su casa matriz en Alemania, para la posición de Jefe de Personal. Será el lunes que viene a las cuatro de la tarde. Ya le voy a informar a Cuello, mañana.-

-Mañana estarán los resultados de mis exámenes, ¿Lo recordabas, no?-

-Como no lo voy a recordar, es la prioridad para saber luego qué dice el ginecólogo.-

-¿Lo vas a buscar vos cuando salís de trabajar?-

-Sí, lo retiro. Quédate tranquila. ¿Ahora qué te parece si cenamos?-

-Quédese tranquilo Juan Manuel, le dijo Rosa. Yo me encargo de poner la mesa y preparar la cena. Usted, pongase comodo. Debe estar cansado.-

-Juan Manuel, le agradeció y entro al baño.-

Al rato, los tres cenaban y hablaban de trivialidades, mirando un programa de televisión de esos que a Juan Manuel, le resultaba un bodrio. Le dijo a Marianela que quería acostarse y ambas mujeres accedieron.  Saludo a su suegra con un seco -Hasta mañana, que descanse- y un beso a su mujer.

-El jueves fue un día de ansiedad por el hecho de que tenía que retirar los resultados de la Clínica, les darían a conocer el futuro del embarazo de Marianela.-

La cabeza de Juan Manuel, no paraba de pensar en el momento en que recibiría los informes. Además al mediodía mientras almorzaban juntos, le comentó a Cuello, que el lunes necesitaba irse antes por el embarazo de su esposa -pensó para sí que era una “mentira piadosa”, pero no podía decir que tenía una entrevista de trabajo. Era solo una oportunidad. -Y si en la entrevista no le iba bien o la respuesta era negativa, se quedaba en una de esas en la calle.-

Salió a la tarde del trabajo, como siempre ascendió al tren. Al llegar a la estación de Morón, bajó y tomó un colectivo hasta la Clínica. Presentó los comprobantes y la empleada le entregó los estudios. No pudo con su ansiedad por saber los resultados y abrió cada uno de los sobres.

Al leerlos; su decepción fue tremenda. Poco sabía de medicina, y menos de ginecología. Pero le habían quedado en la memoria, las posibilidades que les había dado el ginecólogo. Leyó el diagnóstico del ultrasonido y leyó “embarazo ectópico”. Él que se consideraba con mucha fortaleza; en ese momento se desmoronó. Un llanto contenido mientras caminaba hacia la parada del colectivo, se transformó en un par de lágrimas que rodaron por sus mejillas.

Ahora era como decirselo a Marianela y todo lo que vendría luego, con la visita obligada al Dr. Kandinsky….

Continuará…

Glosario: 

“bodrio”   – de mal gusto; aburrido.

Imagen de la portada: Gentileza de Pinterest – Centro Naval en la Ciudad de Buenos Aires. República Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s