Arqueólogos en Israel desentierran el único campamento de cruzados conocido hasta hoy.

Recuerda que si deseas profundizar más sobre este artículo; debes cliquear sobre lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Cruzados acamparon en la zona de Séforis, en la antigua Galilea, antes de la decisiva batalla de Hattin en 1187; batalla en la que fueron aplastados por las tropas del sultán Saladino.

Los ejércitos musulmanes bajo el mando de Saladino capturaron o mataron a la gran mayoría de las fuerzas cruzadas durante la batalla de Hattin en 1187, eliminando su capacidad de hacer la guerra.

Hasta ahora, pocas fuentes escritas han proporcionado información sobre el aspecto de un campamento de los cruzados. Ahora, por primera vez, se ha encontrado un campamento de guerra medieval de los Caballeros del Reino de Jerusalén (1099-1291) en Tierra Santa, según ha confirmado el arqueólogo Rafi Lewis a la Agencia Católica de Noticias (KNA) en un informe del periódico Haaretz.

«Los ricos hallazgos nos permiten conocer la organización y las actividades del campamento de los cruzados», dijo Lewis, que está llevando a cabo la investigación en el Colegio Académico de Ashkelon y en la Universidad de Haifa.  

https://t.co/Kg76JYgMAq?amp=1

Campamentos de los cruzados, de naturaleza temporal

En todo el Levante se encuentran restos de campamentos romanos, entre otras cosas porque sus estructuras de piedra y madera dejan huellas. «Por el contrario, los campamentos de los cruzados son de naturaleza más temporal. Los recintos suelen estar hechos de cuerdas y se los llevan cuando se van», explicó Lewis a la ACB. Lo poco que se ve queda atrás. Si un visitante acudiera hoy a la excavación, no vería «más que un campo, unos cuantos eucaliptos y un huerto». 

Publicados en el libro Settlement and Crusade in the Thirteenth Century (Asentamientos y cruzadas en el siglo XIII), los nuevos hallazgos arrojan luz sobre el campamento medieval, que fue descubierto en los manantiales de Zippori, la antigua Séforis, en Galilea, durante la ampliación de una carretera local. Los arqueólogos Nimrod Getzov e Ianir Milevski, de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA), realizaron la excavación con la ayuda de Rafael Lewis, arqueólogo de la Universidad de Haifa.

La batalla de Hattin en 1187

La zona de Séforis fue importante para los cruzados en su camino hacia la decisiva batalla de Hattin en 1187, a unos 25 kilómetros al oeste; batalla en la que fueron aplastados por las tropas del sultán Saladino. Los prehistoriadores Getzoff y Milevski llamaron a Lewis, especializado en arqueología del paisaje, de las cruzadas y de los conflictos; una suerte para el arqueólogo, ya que la arqueología de las cruzadas es más bien un hijastro y no es muy popular entre muchos colegas israelíes. El paisaje como lugar y la interacción entre el hombre y la naturaleza también tienden a ser descuidados en la arqueología. 

Miembros israelíes y rusos de clubes de caballeros vestidos con trajes medievales cenan dos noches antes de marchar 27 kilómetros a la recreación de la Batalla de Hattin desde la antigua ciudad israelí de Zippori hasta los Cuernos de Hattin, en el norte de Israel. (2015)

Miembros israelíes y rusos de clubes de caballeros vestidos con trajes medievales cenan dos noches antes de marchar 27 kilómetros a la recreación de la Batalla de Hattin desde la antigua ciudad israelí de Zippori hasta los Cuernos de Hattin, en el norte de Israel. (2015)

«Poder excavar un yacimiento como éste es extraordinario», afirma el investigador, que ahora ha podido examinar él mismo los artefactos y compararlos con las fuentes históricas. Aunque la arqueología «siempre es también interpretación» y «otras interpretaciones siguen siendo posibles», según Lewis, no hay grandes contradicciones entre los hallazgos arqueológicos y las fuentes escritas.

Objetos de metal del Reino Latino de Jerusalén

Lo que se encontró fueron principalmente objetos de metal del Reino Latino de Jerusalén. «Aparte de herraduras y otras cosas relacionadas con los caballos, la mayoría de los hallazgos metálicos eran clavos de herradura», dice Lewis, «de dos tipos: uno europeo y otro local». En algunas partes del campamento predominaba un tipo, en otras zonas el otro; en algunas se encontraron ambos tipos de clavos. 

Esto podría significar que el campo fue utilizado repetidamente por diferentes grupos. Lewis cree que es más probable que indique grupos de diferentes orígenes en el campo común. Los cruzados, dice, no tenían mucho en común con un ejército moderno. «Es cierto que el rey era el comandante jefe; pero en última instancia, cada caballero cabalgaba bajo una bandera diferente». afirmó. 

La batalla de Hattin tuvo lugar los días 3 y 4 de julio de 1187 entre el Reino Cruzado de Jerusalén y las fuerzas del sultán kurdo ayubí Salah ad-Din, conocido en Occidente como Saladino.

La batalla de Hattin tuvo lugar los días 3 y 4 de julio de 1187 entre el Reino Cruzado de Jerusalén y las fuerzas del sultán kurdo ayubí Salah ad-Din, conocido en Occidente como Saladino.

Trabajos de reparación y mantenimiento de los caballeros

En un aspecto, los caballeros eran bastante similares a los soldados modernos, cree Lewis. «En tiempos de espera para la guerra, los mismos fenómenos son evidentes: los soldados preparan sus vehículos, en este caso sus caballos, y su equipo». Al igual que los clavos de herradura, las numerosas agujas de coser encontradas hablan de trabajos de reparación y mantenimiento. Las puntas de flecha también encontradas podrían ser de ejercicios. 

En la batalla, los caballeros se dividieron en tres grupos. En esta formación de una guardia frontal y otra de retaguardia alrededor de la tropa central con el rey, salieron del campamento hacia la batalla. El hecho de que los artefactos se encontraran en grupos a lo largo del curso de agua podría significar que los soldados ya estaban acampados en esta formación de batalla. 

La posición de los hallazgos en relación con el agua es interesante: cuanto más cerca del agua, más ricos y valiosos se vuelven los artefactos. El estatus socioeconómico de los caballeros acampados, concluye el arqueólogo, aumentaba con la proximidad a la fuente principal de agua. Además, los investigadores sólo encontraron hallazgos al sur del arroyo, pero no al norte. Quizás, además de las cuerdas, el agua también fue una limitación para el campamento en este caso. 

Imagen de portada: Gentileza de Made for Minds

FUENTE RESPONSABLE: Made for Minds. FEW (KNA, Haaretz, Jerusalem Post)

ARQUEOLOGIA/CAMPAMENTO DE LOS CRUZADOS/ISRAEL/AMOS OZ

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s