Detente, por favor…

Tu mirar ardiente
y sereno a la vez,
me intranquiliza
ya que tu rosada
y ligera edad,
provoca en mi
pensamientos
que pueden
hacerte daño,
daño espiritual
no dolor físico,
de lo que sería
más que incapaz
tu bien lo sabes
porque me conoces.

Qué dirían
tus padres
criatura,
mis más
fieles amigos,
confidentes
casi hermanos
desde aquellos
años
adolescentes,
te ruego
por favor
no insistas,
te doblo
en edad.
no hay futuro
en este amor
que sólo
tu pretendes.
¿Qué no te interesa?
…Me dices?

Pues sabes
a mi si,
por vos misma
que mereces
en tu alegre
primavera.
alguien que
como el viento,
sea tan honesto
para encender
tu corazón,
y lo convierta
en sutil hoguera.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s