Nuestras noches

Esta espléndida noche
como tantas otras aquellas
de invierno que como pocas,
en las cuales el silencio
era sutil y abrumador,
acompañadas por miles
de estrellas con que
ambos compartimos,
ese caminar pausado
yo sujetando tu ceñida
cintura debajo de esos cielos
infinitos que parecían
seguirnos detrás a cada paso.

La luz de la luna
hace inconfundible
tu silueta proyectada
en el verde césped,
de nuestro lugar elegido
para los encuentros
nocturnos, silenciosos
en esta bella pradera,
a solo mil metros
del pueblo en que
nacimos y vivimos,
lejos de las miradas
curiosas, moralinas
porque no odiosas,
que no entienden
la pasión que brota
de nuestros cuerpos
al arrullarse bajo
esta manta
en suave suelo.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s