El lago que ayuda a resolver el misterio del colapso de la civilización maya. Primera parte.

Durante miles de años, la poderosa civilización maya logró construir un imperio en el que desarrollaron técnicas avanzadas de arquitectura, astronomía, matemáticas y agricultura.

Por eso, el colapso que sufrió en solo cientos de años es un tema que aún intriga a los investigadores de esta cultura.

En el siglo IX, los mayas enfrentaron una crisis durante la cual varias de sus ciudades fueron abandonadas y las dinastías llegaron a su fin.

Y aunque permanecieron más allá de ese periodo, su poder político y económico no volvió a ser el mismo.

Hay toda clase de teorías que intentan explicar su rápido derrumbe.

arquitectura maya

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

Los mayas se caracterizaron por su arquitectura monumental.

Algunas de ellas están relacionadas con invasiones, guerras, epidemias y conflictos en las rutas comerciales.

Los factores medioambientales también pudieron ser determinantes y aunque siempre se han incluido entre las posibles causas del colapso, no se han cuantificado con precisión. Solo desde hace unas décadas se ha podido comenzar a estudiar en detalle.

Ahora, un nuevo estudio dice tener evidencias de que una fuerte sequía pudo contribuir a sellar el destino de la civilización maya.

La historia del agua

Antes, los estudios ya habían mostrado que el declive se dio durante un periodo de sequía, pero no se había medido qué tan seco había sido ese lapso.

arquitectura maya

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

La desaparición de los mayas aún es motivo de discusión entre los expertos.

Ahora, para tener más detalles, investigadores de la Universidad de Cambridge (Inglaterra) analizaron el agua del lago Chichancanab, ubicado a 70 kilómetros de la ciudad mexicana de Mérida, en la península de Yucatán, donde estuvo basada la civilización maya.

En su estudio, los expertos analizaron las capas de lodo del fondo del lago para «reconstruir» la historia del agua del Chichancanab entre los años 800 y 1000, que fue cuando los Maya tuvieron su declive.

La composición mineral de las muestras que analizaron les permitió concluir que durante el periodo que analizaron las lluvias se redujeron en promedio un 50% y en algunos casos hasta en un 70%.

Piedra talla con motivos Maya

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

La sequía pudo afectar la agricultura y a toda la sociedad maya.

Los científicos también pudieron identificar una disminución de entre 3% y 8% en la humedad relativa comparada con la de la actualidad.

«Una sequía tiene el potencial de desencadenar muchos de los problemas que pueden causar estrés en una civilización», le dijo a The Washington Post Nicholas Evans, uno de los autores del estudio.

Según los autores, estos datos muestran, por primera vez, lo larga y severa que fue la sequía que enfrentaron los mayas, lo cual puede ser útil para saber más sobre el impacto que pudo tener en su agricultura y organización social, así como entender mejor por qué desaparecieron.

La enigmática joya que revela más detalles de la agonía de la civilización maya antes de su colapso.

G BRASWELL UC SAN DIEGO

Lo más extraordinario del colgante es el texto histórico relatado por 30 jeroglíficos en la parte posterior. El mensaje habría sido visto sólo por el rey que llevaba en su pecho la joya.

El hallazgo dejó estupefacto al arqueólogo estadounidense Geoffrey Braswell.

«Podíamos esperar encontrar algo así en una de las grandes ciudades del imperio maya, pero no aquí», señaló el profesor de antropología de la Universidad de California en San Diego.

La joya a la que se refiere Braswell fue hallada en una localidad llamada Nim Li Punit en el sur de Belice.

Se trata de un colgante de jade de cerca de 18 cm de ancho por 10 de largo, que data aproximadamente del año 800.

La joya fue encontrada en 2015, pero sólo ahora los científicos han comenzado a comprender su significado.

Y es que el objeto maya de jade no sólo es el segundo en tamaño jamás hallado en Belice.

Lo que hace aún más extraordinario a este colgante es que se trata del único conocido inscrito con textos, según Braswell.

En la parte posterior de la joya hay 30 jeroglíficos, que de acuerdo a los científicos, relatan una historia dramática.

«La historia que nos cuenta este colgante es corta, pero importante», dijo el profesor de California.

«Esta joya, literalmente, nos está hablando».

Tumba misteriosa

Nim Li Punit es un pequeño sitio arqueológico en el distrito de Toledo en Belice.

Geoffrey Braswell con una réplica del colgante

FUENTE DE LA IMAGEN – G BRASWELL UC SAN DIEGO

Geoffrey Braswell con una réplica del colgante. El arqueólogo de la Universidad de California cree que el lugar del hallazgo, Nim Li Punit, aún tiene muchas historias que contar y espera retornar al sitio arqueológico este año.

El lugar se encuentra en el borde sureste de la antigua zona maya que abarcaba el sureste de México, así como la mayor parte de Guatemala, Belice, y la parte occidental de Honduras y El Salvador.

Nim Li Punit está a más de 400 km de Chichen Itzá, uno de los principales sitios arqueológicos de la civilización maya, en la península de Yucatán en México.

Braswell, junto a dos de sus estudiantes de posgrado, Maya Azarova y Mario Borrero, y personal local, excavaban en 2015 en Nim Li Punit los vestigios de un palacio maya cuando se toparon con una tumba.

Dentro de ella había 25 vasijas, una piedra esculpida en forma de diosa y el colgante de jade. Aparte de un par de dientes, no había restos humanos.

El texto en el colgante aún sigue siendo analizado por Braswell y por Christian Pager, un experto de la Universidad de Bonn en Alemania.

Ambos científicos son autores del estudio publicado sobre el hallazgo en la revista Ancient Mesoamerica, Mesoamérica Antigua, de la Universidad de Cambridge.

T, dios del viento

El colgante tiene una forma de T y en la cara frontal también hay un grabado en forma de T.

Este símbolo equivale al glifo maya «ik», que significa «viento y aliento».

Estudiante Mario Borrero en una fosa durante excavaciones

FUENTE DE LA IMAGEN – G BRASWELL UC SAN DIEGO

El estudiante de posgrado Mario Borrero fue uno de los investigadores que halló la tumba donde se encontraba el colgante.

El viento era visto como algo crucial para los mayas, porque de él dependía la llegada de las lluvias anuales vitales para la agricultura y la supervivencia.

Y los reyes maya, regentes divinos responsables del clima, realizaban rituales con incienso de acuerdo a su calendario sagrado.

Las inscripciones en la parte posterior del colgante revelan que fue usado por primera vez para un ritual de ese tipo en el año 672, según Braswell.

Otras esculturas en rocas en Nim Li Punit, del siglo VII, corroboran este uso y muestran a un rey usando un colgante en su pecho en forma de T mientras esparce incienso.

Relato ancestral

En cuanto al resto de los jeroglíficos, la interpretación de Braswell y Prager hasta el momento es la siguiente:

La joya fue creada para el rey Janaab’ Ohl K’inich. Además de revelar la fecha del primer uso del colgante en un ritual, los grabados también relatan la línea ancestral del monarca.

Objetos hallados en la tumba donde se encontraba el colgante, incluyendo una vasija y una escultura en piedra

FUENTE DE LA IMAGEN – G BRASWELL UC SAN DIEGO

El colgante fue hallado junto a pocos objetos, algunos de los cuales se ven en el centro y derecha de la imagen. Pero aparte de dos dientes no había restos humanos.

Su madre era de la localidad de Cahal Pech, un sitio en el oeste de Belice. Y se sabe por los glifos que el padre del rey murió con 20 años.

Cahal Pech se encuentra a cerca de 100 km del sitio donde fue hallada la joya.

Actualmente el viaje en autobús entre ambos lugares lleva cinco horas. En aquella época habría sido necesario caminar durante días cruzando montañas y selvas. ¿Cómo llegó el colgante a Nim Li Punit?

Tal vez jamás se sepa con exactitud la respuesta.

Pero Braswell cree haber descifrado por qué la joya fue enterrada en una tumba, sin los restos de su dueños, sólo junto a algunos objetos.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo

Civilización Maya/Historia/Investigación/Arqueología

2 comentarios sobre “El lago que ayuda a resolver el misterio del colapso de la civilización maya. Primera parte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s