Culpable

Si supieras
como duele
tu ausencia,
la angustia
de no tenerte
que enluta
mi corazón
arrepentido,
carente él
ya de
emoción alguna,
sumando la
incertidumbre,
de no saber
adonde te
has ido.

Pero
como no
comprenderte,
te dejé sola
puse primero
mi egoísmo
y vanidad,
no hice
ni me esforcé,
en qué sintieras
que eras
mi prioridad,
con solo
una caricia,
o escuchando
cuando lo
pedías y
si yo lo hacía,
no te daba
la contención
que tu corazón
reclamaba.

Solo fui
un imbécil,
que paga hoy
caro su ego
al haber
perdido,
lo más
exquisito
que tuve
en esta
vida plena
de contrastes,
tarde ya
comprendo
que ha sido
plena
de vano egoísmo.

Lo siento; perdón; gracias…

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s