Ocho tendencias en inteligencia artificial.

Esta tecnología ofrece oportunidades para las empresas, pero sin olvidar las implicaciones éticas.

Un coche circula por una carretera, de pronto el motor falla y el coche se sale de la calzada. El conductor debe decidir entonces si atropella a un niño o a un anciano para evitar daños mayores. Un humano decide esto en cuestión de segundos, casi de manera inconsciente, pero cuando se trata de vehículos autónomos, la reacción de la máquina dependerá de la moral de la persona que la haya programado.

Un dilema frecuente cuando se habla de la ética de la inteligencia artificial es que María Albalá, directora de Icemd, el instituto de innovación de ESIC, elevó al siguiente nivel al relacionarla también con el ámbito de los negocios. “¿Qué va a decidir la máquina: atropellar a una persona en la acera o chocar y matar a los propios conductores, que son los que han pagado por el vehículo?”, planteó la directiva durante la presentación del informe Innovation Series: Tendencias de innovación en Inteligencia Artificial.

Esta tecnología tiene un gran potencial para las empresas, pero no deben olvidar estas cuestiones para asegurarse de que los avances contribuyen al modelo de sociedad que desean. Es por esto que los perfiles híbridos, que van más allá de los conocimientos técnicos, son los más demandados en este campo. “La inteligencia artificial se basa en datos y procesos, pero además hay que conocer el contexto, tanto la relación entre ellos como el significado y las implicaciones”, desarrolló Albalá. Al difuminar el perfil habitual para este tipo de tecnología, el acceso a la misma se democratiza y, por tanto, surgen nuevos usos potenciales. “Cuando hay más personas que se dedican a algo, es más fácil que se vean diferentes potenciales. Solo así podremos sacarle el máximo rendimiento a estas innovaciones”, sentenció la experta. Estas son las tendencias que han identificado desde Icemd para los próximos meses:

  • Automatización. La sustitución de trabajadores por máquinas es una realidad en la mayoría de industrias, pero “algunos están aprovechando esta transformación para hacer la técnica también inteligente”, explicó Albalá. La combinación de la automatización robótica de procesos con la inteligencia artificial (IA) desemboca en procedimientos cada vez más eficientes.
  •  
  • Automatización inteligente. Un paso más allá en el punto anterior. Las empresas están utilizando la IA para identificar qué procesos se pueden automatizar, así como para reconocer inconsistencias en los datos que se utilizan que pueden ser imperceptibles para el ojo humano.
  •  
  • Ciberseguridad. Las amenazas crecen en la misma línea que lo hace la tecnología. “En última instancia, la IA es un análisis de datos que nos puede señalar dónde tenemos pequeñas brechas que pueden utilizar los ciberdelincuentes”, expuso la responsable de Icemd.
  •  
  • Internet de las cosas. Es otra de las tecnologías que cada vez aparece más de la mano de la inteligencia artificial. En los próximos años habrá aún más objetos conectados, lo que disparará la cantidad de datos disponibles, el alimento que necesita para funcionar la inteligencia artificial.
  •  
  • Aficionados. El acceso a estas tecnologías se está democratizando, lo que facilitará que surja más innovación alrededor de las mismas. “Cientos de personas pensando tienen más ideas que una sola”, sentenció Albalá.
  •  
  • Visión por computadora. No solo hay disponible una mayor cantidad y calidad de datos, sino también de imágenes. Un factor que hará que aparezcan nuevas funcionalidades de la IA aplicada al reconocimiento facial.
  •  
  • Chatbots. La pandemia ha multiplicado el uso de esta herramienta por parte de las empresas. Estos robots requieren de un proceso de aprendizaje para tener una comunicación más natural con los humanos, con lo que un mayor uso también repercutirá en una mayor calidad de los mismos.
  •  
  • Fuerza de trabajo. Un paso más allá en la automatización. La IA desembocará en una masa de trabajo híbrida, donde los robots harán parte del trabajo humano. Un ejemplo es Amelia, una asistente virtual que se puede contratar para gestionar agendas.

Imagen: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: CINCO DÍAS Por Ana Muñoz Vita

Inteligencia Artificial/Escuela de Negocios/Controversias/Sociedad

3 comentarios sobre “Ocho tendencias en inteligencia artificial.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s