Cuál es el misterio más grande de la historia. Parte 2/2

¿Qué intenta decirnos el Manuscrito Voynich?

Si hojeamos el pergamino desgastado del Manuscrito Voynich, te encontrarías página tras página de texto incomprensible.

El volumen está escrito completamente en un idioma o código que nadie ha podido identificar aún, acompañado de una serie de ilustraciones vívidas y seductoras.

Si deseas profundizar sobre el tema; cliquea por favor sobre lo escrito en «negrita». Muchas gracias.

Además de no poder decodificar el contenido del manuscrito, los académicos tampoco saben quién lo creó, o por qué eligieron hacerlo aparentemente indescifrable.

Un hombre de la editorial Siloé trabaja en la réplica del Manuscrito Voynich.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El Manuscrito Voynich combina textos en un idioma o código desconocidos y dibujos intrigantes.

El pergamino que compone el manuscrito data del siglo XV y probablemente se produjo en Europa central a finales del siglo XV o XVI.

Como no podemos entender el texto, las ilustraciones son la mejor indicación del contenido del manuscrito.

Aparentemente incluye material médico y científico, con páginas dedicadas a las propiedades medicinales de las plantas, así como a las sustancias farmacéuticas que se pueden derivar de ellas, una sección sobre astrología y astronomía, y un segmento que puede (o no) enumerar recetas.

Sin embargo, parte del material visual es muy difícil de interpretar.

Una secuencia de ilustraciones muestra figuras femeninas desnudas reclinadas en agua u otro fluido, rodeadas de sistemas de tuberías. ¿Será que muestran literalmente los beneficios terapéuticos del baño o serán alegóricas?

A la luz de las ilustraciones, es posible que el texto en sí mismo esté relacionado con el aprovechamiento de los poderes de la naturaleza y el cosmos, potencialmente a través de procesos mágicos y alquímicos: estas ideas habían ganado una gran tracción en Europa en esa época, pero los experimentos típicamente eran realizados clandestinamente.

A lo largo de los años, muchos investigadores han intentado descifrarlo»

El compilador del manuscrito probablemente quería mantener esos conocimientos en secreto, tanto para evitar que otros se lo apropiaran como porque la iglesia y las autoridades seculares desaprobaba la alquimia y la magia.

El manuscrito se encontraba en la corte de un personaje fascinado por la alquimia y la magia, el Sacro Emperador Romano Rodolfo II (1552-1612).

Rodolfo bien pudo haberlo adquirido del astrólogo inglés John Dee (1527-1608), quien compartía su interés por lo oculto.

Si bien los historiadores han descubierto muchas de las complejidades de la fascinación furtiva de la gente por la magia durante los siglos XV y XVI, el contenido del manuscrito Voynich sigue siendo un enigma.

Es muy probable que el texto esté escrito en código, con palabras en un idioma aún no identificado reconfiguradas en un alfabeto único, con complejidades adicionales para hacer que el enigma fuera aún más difícil de descifrar.

Con los años, muchos investigadores lo han intentado.

El trabajo del equipo criptoanalista estadounidense de marido y mujer William y Elizabeth Friedman es particularmente notable.

Junto con su trabajo vital de descifrado de códigos durante la Segunda Guerra Mundial, los Friedman aplicaron su experiencia al manuscrito Voynich, y continuaron estudiando en la década de 1950.

Sin embargo, ni siquiera sus mentes brillantes pudieron descifrar el código.

Con suerte llegará el día en el que alguno de los eruditos que estudian detenidamente el manuscrito hará un gran avance, y sus secretos finalmente saldrán a la luz.

Misterio postulado por Elma Brenner, la especialista medieval en la Colección Wellcome.

¿Qué le sucedió a Abu Bakr y su flota?

A finales de la Edad Media , Malí se convirtió en el imperio africano subsahariano más formidable que el continente había visto.

Era más rico que cualquier otro estado africano y, con vínculos comerciales y culturales que lo conectaban con muchos de los principales centros del mundo medieval.

Fue realmente formidable.

El imperio alcanzó su apogeo en el siglo XIV. Fue durante ese siglo que Abu Bakr Keita, el último emperador proveniente de la dinastía fundadora, ascendió al trono maliense.

Sin embargo, el nuevo emperador se enfrentó a un desafío sin precedentes: era tan ambicioso como sus antepasados, pero su reino estaba limitado por el implacable desierto del Sahara por un lado y el Océano Atlántico por el otro, dejándole pocas oportunidades de expansión.

Mansa Musa, quien se desempeñó como consejero y heredero aparente de Abu Bakr, anotó que el deseo del emperador de expandir su reino creció con el tiempo, hasta que se convirtió en una obsesión.

Detalle del Atlas

El imperio de Malí llegó a ser tan grande e influyente que hasta apareció en el Atlas catalán o Mapamundi de los Cresques, que cubría el mundo conocido por los europeos en el siglo XIV. En la parte inferior, con corona y una moneda de oro, su cetro y trono, aparece Mansa Musa.

Al principio de su reinado, Abu Bakr patrocinó un audaz intento de navegar a través del Océano Atlántico financiando la construcción de una gran armada, con cientos de barcos.

Una vez que la flota estuvo completa, se despidió de sus almirantes, diciéndole a sus capitanes que no volvieran a las costas de Malí hasta que hubieran navegado con éxito a los confines del Atlántico.

Cuando solo una embarcación logró regresar a casa, lamentó lo dicho. Pero no se dio por vencido.

Dejando a su lugarteniente de confianza, Mansa Musa, a cargo de la administración de su imperio, en 1312 lo intentó de nuevo. Esta vez, él personalmente dirigió la expedición, y zarpó con una armada aún más grande de miles de barcos completamente cargados.

Ni el emperador ni sus naves fueron vistos nunca más.

Muchos todavía creen que cruzó con éxito el Atlántico para fundar un nuevo estado maliense, pero lamentablemente, más allá de un puñado de hermosas canciones que recuerdan el viaje, no hay pruebas concretas de esto.

Ni el emperador ni sus naves volvieron a ser vistos»

Si bien es posible que no sepamos definitivamente qué sucedió con la flota de Abu Bakr, el legado de su ambición desenfrenada cambió fundamentalmente la naturaleza del proyecto imperial maliense.

Mansa Musa, quien lo sucedió, no compartía la fijación de Abu Bakr con el crecimiento del imperio mediante la adquisición de nuevas tierras, la construcción de un ejército incomparable y el fortalecimiento de las asociaciones comerciales.

Su tiempo lo dedicó a superar un tipo de límite diferente.

En la ciudad maliense de Tombuctú, Mansa Musa defendió un proyecto infundido con el espíritu emprendedor de su predecesor: decidió construir el mayor centro de investigación intelectual que el mundo había visto.

Ambos hombres intentaron alterar el sentido de identidad de Mali, pero la respuesta a si Abu Bakr lo logró radica, sin duda, en encontrar su flota perdida.

Misterio postulado por Gus Casely-Hayford, historiador cultural y director de V & A East, que se inaugurará en 2023.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo/mayo-20

Sociedad/Cultura/Historia/Misterios no develados

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s