Flechazo…

Era una tarde
como esta,
mes de noviembre
primavera,
en que tus padres
nos visitaron,
por esa
vieja amistad
que tenían
con los mios,
me sorprendí
al verte,
nunca me
había sucedido,
ver a alguien
con cabello pelirrojo,
pero en tu caso
resultaba hermoso,
armonizaba con ese
par de ojos verdes
que traías contigo.


Nuestros padres
habitualmente
se encontraban
en una cena, un teatro
pero siempre solos
y sin adolescentes
que impacientaran,
esa fue una razón
para no conocerte.

Coincidimos enseguida,
los dos con una lengua
inspirada en los autores
de la pila de libros
ya leídos con voracidad,
mostrabas un bello rostro
parecido a la Taylor
de “Gambito de dama”.
pero me parecías aún
más culta e inteligente
como ninguna muchacha
con la que hubiera
disfrutado de una cita.

Ni lerdo ni perezoso.
te invite a la biblioteca,
mientras los otros
hablaban y reían 
de sus cosas,
te sorprendiste
al verla,
clasificados todos
por temática,
pero solo
fue una excusa,
para visitarla
contigo
y llevarte
a un rincón
con poca luz
y alejado,
en donde sincero
te dije
que me gustabas,
me sorprendiste
cuando
en puntas de pie
me diste
un beso
en la boca,
un querubín
había enviado
ese flechazo.

Acordamos nuestra
primera cita,
sin dar a conocer
nada de ello
a nuestros padres,
comenzaríamos
la hermosa aventura
de jugar al amor,
para transformarlo
con nuestra magia
en algo verdadero,
ha pasado un año
sabemos que esto
ya va en serio…

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s