La extraña…

Encontrarte fue
la causalidad
que debía darse,
o como dicen
el mismo instante
en qué los planetas
saben alinearse.

Fue ayer donde
como cada mes
visite a Esteban,
mi hermano
de toda la vida,
allí te
encontrabas,
la prima lejana
arribada del campo.

De visita para
festejar
la Nochebuena
recorrer
la misteriosa
ciudad de la
que tanto
te han contado.

Una belleza
salvaje
mostraste
al verme,
tan espontánea
fuiste
que me abrazaste
al saludarme,
como quien
me conociera
de toda la vida.

Claro gesto
de esa sencillez
que hace
más grande
a la buena gente,
ojos color almendra
piel con ese color
que da vivir
con la naturaleza
a tu alrededor.

Supe tu nombre
Laura,
no pude
contenerme,
ante la sonrisa
cómplice
de Esteban,
me ofrecí
a ser
tu guía turístico
en la gran ciudad.

Aceptaste
de inmediato,
ahora
mismo estamos
en el
Puente de la Mujer,
barrio
de Puerto Madero,
respuestas
a decenas
de preguntas
por esa
curiosidad tuya,
ante cada cosa
que se
te presenta
ante tu bella mirada.

Coincidimos
en tantas cosas
hablamos
de nuestras vidas,
parece que
nos hemos
desde siempre,
solo tendré
que invitarte
a sumarnos
en esa
dulce aventura
que se presenta
oportuna
una vez
en la vida,
para dos
desconocidos
destinados
a quererse.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s