Ratones brillantes.

¿Qué sucede si se colocan neuronas humanas en el cerebro de un ratón?

¿Qué sucede si se colocan neuronas humanas en el cerebro de un ratón? Un grupo de científicos, tras responderse esta pregunta, descubrieron que los ratones mejoraban enormemente sus capacidades cognitivas; aumentaban su memoria y aprendizaje. La revelación podría suponer un gran avance en el tratamiento de enfermedades mentales en humanos.

Steven Goldman y Maiken Nedergaar  del Centro Médico de la Universidad de Rochester en Nueva York,  injertaron células gliales humanas en el cerebro de los roedores para ver cómo influenciarían su inteligencia. Éstas células estrelladas intervienen en el procesamiento cerebral de la información en el organismo, además de jugar un papel importante en las habilidades intelectuales y cognitivas.

Si bien los ratones también poseen sus propias células gliales, difieren enormemente de las humanas. Al ser más grandes, fibrosas y complejas, pueden controlar una mayor cantidad de sinapsis neuronales que la de éstos animales.

Durante el experimento, se inyectaron 100 mil de estas células humanas a cada hemisferio de los cerebros de ratones recién nacidos. Conforme los ratones se iban desarrollando, las células se integraron en su organismo. Al alcanzar la edad adulta, las células humanas componían gran parte de sus cerebros.

Al pasar por diferentes pruebas, los ratones humanizados demostraron grandes habilidades de asociación condicionada y aprendían mucho más rápido que los demás ratones del laboratorio. Navegaban los laberintos sin dificultad gracias a su memoria superior.

Dado el éxito obtenido con los roedores, se espera que el traslado de células gliales funcione como un tratamiento efectivo contra enfermedades tanto psiquiátricas como  neurológicas como la esquizofrenia y el mal de Huntington.

Imagen de portada: Gentileza de

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC. Agosto 2018

Sociedad y Cultura/Ratones/Ciencia/Investigación/ Neuronas/Salud/Salud Mental

Un comentario sobre “Ratones brillantes.

  1. Sin dejar de ver las posibles bondades médicas, la verdad es que es un poco escalofriante. Ya no se trata de simples partes de repuesto (como los órganos que se «cultivan» en cerdos y se transplantan a humanos). Estamos hablando del cerebro. Una segunda consideración es que estamos usando a los animales para fines cuestionables. No estoy en contra del progreso, al contrario es solo que da que pensar… Interesante artículo.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s