Miles de óstracos encontrados en Atribis que documentan la vida en el antiguo Egipto incluyen líneas y dibujos de niños de una escuela.

Los egiptólogos han recuperado en la antigua Atribis más de 18.000 fragmentos con inscripciones, restos de vasijas y cerámicas que servían de material de escritura hace unos 2.000 años. Los fragmentos, conocidos como óstracos, documentan listas de nombres, compras de alimentos y objetos de uso cotidiano, e incluso la escritura de una escuela, que incluye líneas escritas por los alumnos como castigo.

Es muy raro encontrar un volumen tan grande de óstracos. Se recuperaron durante las excavaciones dirigidas por el profesor Christian Leitz, del Instituto de Estudios del Próximo Oriente Antiguo (IANES) de la Universidad de Tubinga, en colaboración con Mohamed Abdelbadia y su equipo del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

Los alumnos traviesos tenían que escribir líneas: se encontraron cientos de estas tablillas, con el mismo símbolo normalmente escrito en el anverso y en el reverso | foto Athribis-Project Tübingen.

En la antigüedad, los óstracos se utilizaban en grandes cantidades como material de escritura, inscrito con tinta y una caña o palo hueco (cálamo). Una cantidad tan grande de hallazgos sólo se había producido una vez en Egipto, en el asentamiento de trabajadores de Deir el-Medineh, cerca del Valle de los Reyes en Luxor.

Los óstracos ahora recuperados proporcionan una variedad de conocimientos sobre la vida cotidiana del antiguo asentamiento de Atribis, a casi 200 kilómetros al norte de Luxor.

Alrededor del 80% de los fragmentos están inscritos en demótico, la escritura administrativa común en los periodos ptolemaico y romano, que se desarrolló a partir del hierático después del 600 a.C.

Entre los segundos hallazgos más comunes se encuentran los óstracos con escritura griega, pero el equipo también se encontró con inscripciones en escritura hierática, jeroglífica y -más raramente- copta y árabe.

Dibujos de niños | foto Athribis-Project Tübingen.

También descubrieron óstracos pictóricos, una categoría especial, dice Christian Leitz. Estos fragmentos muestran diversas representaciones figurativas, incluyendo animales como escorpiones y golondrinas, seres humanos, dioses del templo cercano, incluso figuras geométricas.

El contenido de los óstracos varía desde listas de diversos nombres hasta relatos de diferentes alimentos y artículos de uso cotidiano. Según el equipo de investigación, un número sorprendentemente grande de fragmentos podría asignarse a una escuela antigua. Hay listas de meses, números, problemas de aritmética, ejercicios de gramática y un ‘alfabeto de pájaros’: a cada letra se le asignaba un pájaro cuyo nombre empezaba por esa letra.

Un número de tres óstracos también contiene ejercicios de escritura que el equipo clasifica como castigo: los fragmentos están inscritos con uno o dos caracteres iguales cada vez, tanto en el anverso como en el reverso.

Ostraco pictórico con un babuino y un ibis, los dos animales sagrados de Toth, el dios de la sabiduría | foto Athribis-Project Tübingen.

Los egiptólogos de Tubinga llevan trabajando en Atribis desde 2003, y desde 2005 como parte de un proyecto de investigación de 15 años financiado por la Fundación Alemana de Investigación. El objetivo era descubrir y publicar un gran templo construido por Ptolomeo XII, el padre de la famosa Cleopatra VII. Este proyecto ya ha concluido y el templo está abierto a los visitantes.

El santuario se construyó hace unos 2.000 años para la diosa león Repit y su consorte Min, y se convirtió en un monasterio después de que se prohibieran los cultos paganos en el año 380. Desde la primavera de 2018, se están realizando excavaciones al oeste del templo en otro santuario, y el equipo se ha encontrado con los numerosos óstracos en los escombros. Las excavaciones están en curso.

Contabilización de las ofrendas – dinero, vino, aceite de ricino, trigo y cebada – a la diosa del templo Repit. (Período ptolemaico tardío) foto Athribis-Project Tübingen.

El director de la excavación, Marcus Müller, se enfrenta a tareas cada vez más desafiantes en el sitio a medida que aumenta la profundidad. En el oeste de la zona de excavación, están saliendo a la luz edificios de varios pisos con escaleras y bóvedas; el resto de la zona se ha llenado de escombros a lo largo de los siglos.

El análisis de los óstracos por parte de un equipo internacional, procedente en su mayoría de Francia y Alemania, está coordinado por Sandra Lippert, jefa de investigación del Centre national de la recherche scientifique (CNRS) de París. Los óstracos pictográficos están siendo investigados por Carolina Teotino en la Universidad de Tubinga.

Imagen de portada: Gentileza de IANES

Fuentes: University of Tübingen – Institute for Ancient Near Eastern Studies (IANES). Por Guillermo Carvajal. Febrero 2022

Antiguo Egipto/Arqueología/Nuevos descubrimientos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s