Sin empleo y en la quiebra: Así escribió el «Gabo» su obra maestra: «100 años de soledad»

El autor colombiano llegó a decir que la historia llegó a su mente en un viaje a Acapulco.

Gabriel García Márquez siempre le decía a los periodistas que la idea de escribir «100 años de soledad» se le ocurrió mientras conducía por la carretera a Acapulco para disfrutar de unas vacaciones en familia. De repente, se le vino una maravillosa epifanía que lo inspiraría a escribir la novela, dio la vuelta al automóvil y regresó a la Ciudad de México, donde vivía, para escribir el primer párrafo de la novela. 

Romántico el señor, ¿no? Siempre lo fue. Pero no era muy honesto. Así como en sus cuentos mezclaba la realidad con hechos mágicos (niños con rabo de cerdo, una epidemia de insomnio que ataca al pueblo de Macondo, y una lluvia que duró cuatro años, once meses y dos días), el «Gabo» solía contar episodios de su vida con un toque mágico. La verdad es que, en ese viaje a Acapulco, el aturo sí llegó a la playa, y la creación de su obra maestra no es tan mágica como imaginas. 

García Márquez llegó a su hotel en Acapulco a escribir el primer párrafo de la novela que cambiaría la literatura latinoamericana: «Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a descubrir el hielo…» La epifanía que tuvo mientras conducía en realidad fue un recuerdo viejo: se vio a sí mismo de chico, y su padre, como la oración lo indica, cuando lo llevó a descubrir el hielo. «100 años de soledad» es, sin lugar a dudas, una obra maestra que nadie puede negar, y quien trata de hacerlo, es porque no la ha leído, o no la ha entendido (o al contrario, la ha entendido demasiado bien). Y su historia de origen no es tan difícil de comprender, pero igual de interesante de leer. 

Seguramente te sorprenderá el link siguiente; por las imagines de la historia y el cuentista de la obra. Pincha el mismo, por favor. Muchas gracias.

Draw My Life Cien Años De Soledad

La novela está escrita a partir de las historias que le contó su abuela, momentos vividos por él mismo y vivencias de vecinos y amigos. “No hay línea en mis novelas que no esté basada en la realidad”, respondió García Márquez a su amigo Plinio Apuleyo Mendoza en una entrevista. Sus abuelos maternos fueron las figuras más influyentes en su literatura y estilo. Cuando era estudiante y leyó por primera vez «La metamorfosis» de Franz Kafka, se dio cuenta de que estaba escrito de la misma manera que su abuela le contaba historias, y pensó: “si esto se puede hacer, si escribir así es posible, entonces yo también puedo hacerlo ”. Y así comenzó su carrera literaria. Una vez que tuvo algunas novelas publicadas, pero aún no era un autor reconocido, vivió en un exilio autoimpuesto en la Ciudad de México, donde Álvaro Mutis, escritor colombiano y amigo de García Márquez, le obsequió un librito titulado» Pedro Páramo» del autor mexicano Juan Rulfo. 

Lo leyó en ese momento y no podía dormir por la noche, ni leer nada que no estuviera escrito por Rulfo en ese año porque todo lo demás parecía menos.

Estaba tan conmovido y sorprendido por la fuerza del libro que lo memorizó y pudo recitar capítulo por capítulo a sus amigos. «Pedro Páramo» fue quien inspiró la magnífica frase con la que García Márquez inició su obra maestra: “Muchos años después, el padre Rentería recordaría cómo la rigidez de su cama le impidió dormir esa noche, hasta que finalmente se vio obligado a levantarse de la cama. Fue la noche que murió Miguel Páramo ”. – Juan Rulfo 

No solo Pedro Páramo influyó en el primer párrafo de «100 años de soledad», sino también en el estilo general de la novela. Pero la verdadera historia de su creación va más allá de la lealtad, el amor y MUCHA paciencia. 

Todo se remonta a la única mujer de su vida: «La Gaba» para los amigos y para los no tan amigos, Mercedes Barcha, la esposa, cómplice y compañera de Gabriel García Márquez. Márquez, con la historia metida en la cabeza, le dijo a su esposa que le diera unos meses para terminar su novela. 

El autor no tenía un empleo y las carencias económicas no tardaron en hacerse presentes dentro de su familia, especialmente porque la pareja ya tenía 2 hijos: Rodrigo y Gonzalo. Aún así, «La Gaba» le dio los 18 meses que tardó Gabriel García Márquez en escribir su obra maestra. 

Fueron meses difíciles, donde Mercedes tuvo que endeudarse con muchísimas personas, incluyendo el carnicero, el panadero, ¡hasta los vendedores de verduras! Muchos amigos también los trataron de ayudarlos con comida, y cuando los gastos eran demasiados, la esposa hizo TODO para que su familia siempre tuviera un techo y comida. 

Casi los echan a la calle por deber meses de renta, hasta que Luis Coudurier, quien en ese entonces era oficial mayor de la alcandía de la Ciudad de México, los ayudó a mantener su renta después de una simple promesa.

Empeñaron todo, vendieron lo que podían, y su marido se dedicó a escribir 6 horas al día. «La Gaba» fue su ama de casa, esposa, contadora, tesorera, madre de sus hijos, y creadora de milagros. Pero en 18 meses, «El Gabo» terminó su obra maestra y en tan sólo un mes y medio de su publicación, se agotó la primera edición, y la novela es considerada una de las mejoras de la literatura hispanoamericana y universal. 

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: CHICMagazine. Cultura. Por Andrea Bouchot. Marzo 2021.

Sociedad y Cultura/Literatura/Gabriel García Márquez/Cien años de soledad.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s