Soy el mismo, pero otro.

Ya no corro
como solía hacerlo,
ahora camino
mas lento,
como deseando
que el viento
en alguna
esquina
me detenga.

Miro
a los cuatro
lados
y más aun
hacia arriba,
descubriendo
cosas de
todos los días
que me perdí
de verlas,
para alcanzar
solo utopías.

He sido gestor
de mi
propia vida,
con mas errores
que aciertos,
con la pesadumbre
de saber
que aquellos,
seguirán
acompañándome
hasta el final.

Sin embargo
doy gracias
cada día,
por haber
dejado atrás
ese ego
que destruyo
tantas cosas,
y me permite hoy
estar tan cerca
de quien
realmente importa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s