Cobarde 

Ese sabor amargo
de cada noche
en que de tanto
pensar en vos,
pretendo evitar
sin éxito
que la obsesión
turbe mis sueños.

Pero como hacerlo?
Los demonios
noche a noche
me visitan,
envolviéndome
en sueños
de tal manera
actuados,
que me llevan
a las cercanías
de ese abismo
oscuro
de la locura.

Es tan clara
la voz
de mi conciencia,
que al despertar
mi memoria
reniega de olvidar
cada argumento.

No puedo
llamar
lo que me sucede
vida,
cuando escucho
la tristeza
que tiñe tu voz
virtual
en el teléfono.

Te quiero
desde siempre,
pero no lo crees.

Quererte
es el preámbulo,
para que
me conozcas
en lo profundo,
y sepas
que mi cariño
es tan sincero,
cuando se que
deseas ser feliz
tanto o mas
que yo,
pero a la vez
tienes que luchar
con tus propios
demonios.

Que certeza
entonces
puedo tener
siquiera,
para ayudarte
si lo que
dejo de decirte,
me transforma
en un cobarde.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s