El tiempo

Que difícil
es hoy
detenerse
un minuto,
ponerse
a mirar
hacia
los lados,
para descubrir
algo
que penosamente
hemos ignorado,
cometiendo
el pecado
de no regalarle
nuestra mirada,
sea un edificio,
una mujer hermosa,
alguien que sentado
en la vereda
nos extiende la mano,
pidiendo nuestra
misericordia,
cuan ciegos
somos
en una finitud,
que solo
nos da un signo
de interrogación,
inclusive ahora
finalizando
de escribir
estas líneas.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s