5 poemas de Antonio Rivero Taravillo

El reto de la poesía contemporánea es, con los mimbres de la retórica y prosodia heredadas, hacer lo mismo y diferente: regresar a los temas de siempre desde ángulos imprevistos y no dejar que los viejos ritmos apaguen la voz nueva. Antonio Rivero Taravillo domina los recursos y los pone —música y hondura— al servicio de una poesía que busca emocionar, turbar, fijar lo que desaparece y rescatar lo ya ido. 

Poeta con oído y capacidad de observación, sus versos están colmados de epifanías y de voces que resuenan desde lejos y continúan reverberando en los lectores. Los hilos rotos, I Premio Nacional de Poesía Ciudad de Lucena Lara Cantizani, es según el jurado: «Un libro sólido, sin fisuras y que denota una voz potente y propia, estéticamente lleno de imágenes efectivas y plásticas».

Antonio Rivero Taravillo (Melilla, 1963) es autor de varios libros de viaje, diez poemarios y ensayos y volúmenes recopilatorios, además de cuatro novelas, la más reciente de las cuales es 1922 (Pre-Textos). Ha publicado numerosas traducciones de verso y prosa que incluyen la Poesía completa de Shakespeare y la Poesía Reunida de Yeats, más antologías de Pound, Graves, Donne y Poe, entre otros. Fue galardonado en 2005 con el Premio Andaluz a la Traducción Literaria por sus versiones de John Keats, y con el Premio Archivo Hispalense por un estudio sobre Cernuda. 

Su biografía sobre este poeta obtuvo en 2007 el Premio Comillas, y fue publicada en dos tomos por Tusquets. En 2011 recibió el Premio de la Feria del Libro de Sevilla, y en 2016 el Premio Antonio Domínguez Ortiz por su biografía de Cirlot. En 2017 ganó el Premio de Aforismos Rafael Pérez Estrada. Director de varias revistas, incluida Mercurio, en 2014 fundó Estación Poesía, cuatrimestral que coordina desde entonces.

***

Vivir

Si no es bisiesto,

un año se descompone

en trescientas sesenta y cinco zancadillas.

Por el contrario, una vida

se va —se fue— en un suspiro.

Lo que tarda en picar una cobra.

Lo que se toma una bala

en atravesar un naipe que es

en realidad una carta del Tarot.

La vida es haber eludido

tantos traspiés,

resbalar sobre el cartón satinado

y dejar de ser bípedo, un charco

de sangre que se va,

no de semen que viene.

Vivir es ensayar esa caída.

***

La menestra

Extraes del congelador

la bolsa de menestra.

En la encimera queda unos instantes

y, en silencio la casa, oyes muy cerca

el crujido del hielo más lejano.

En la cocina de Sevilla,

de pronto estás ante el Perito Moreno;

con seis horas de diferencia

y tras seis años,

esta mañana como aquella tarde:

el mismo ruido

del glaciar que se rompe.

Estrías azuladas resquebrajan

el fino oído de la memoria.

Te entran ganas de dejar la verdura,

y te domina

un hambre argentina de asado.

***

En la barra de un bar

Picando frutos secos en la barra de un bar,

estás leyendo el mismo libro

sobre una playa, en su arena

delante de una espuma diferente.

Bajo el sol que cuelga de la viga,

oyes el oleaje de los versos

rozados en las yemas, mientras pasa

el tiempo preso en un reloj de sal,

polvo que no es polvo sino tiempo.

En el cristal del vaso, su esfera.

Minerales, las manos a sí mismas se entierran.

Las olas de tus huellas digitales

en su marea arrastran

guijas en que tropieza el tacto

sobre la duna lisa de la página.

En la arena, los poros, las esporas,

el polen

de plantas medicinales o venenosas,

su tinta.

Se va haciendo de noche, y persevera

aún el balbuceo frente al mar.

***

Mambrú

Se fue a la guerra,

y allí debe de continuar

con pena y prisionero, haciendo guardia

de gala y uniforme de ropavejería

al pie de nuestra infancia caída sin repique

y enterrada sin salvas

ni honor.

Se fue: un cigarrillo consumido

cuando ni siquiera fumábamos.

Y sé

—los años anestesian—,

sin dolor, sin dolor ni pena,

que no vendrá.

Que no vendrá.

***

Clase turista

Las suelas de zapato en el avión,

quietas alas que vuelan,

no batiendo, sino inmóviles

sobre montañas,

carreteras y nubes.

Un hormigueo

en las piernas mientras, abajo,

hormigas de verdad

—mujeres y hombres—

caminan en hileras

o con su ausencia pueblan

los desiertos, las olas.

En el vaso de plástico, un hielo

padre en tamaño,

y también en edad,

de ese breve glaciar que dura lo que un sorbo

en el palmo de ancho de su mundo,

la ventanilla.

Porque el tiempo transcurre

oníricamente,

distorsiona y doblega la vigilia

enderezando el sueño.

Al despegar o tomar tierra,

dos manos que se anudan restañan

toda la separación de los continentes.

—————————————

Autor: Antonio Rivero Taravillo. Título: Los hilos propios. Editorial: Reino de Cordelia. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

Imagen: Portada del libro “Los Hilos Rotos”

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Apuntes, Libros y Compañía. Por Laura Di Verso. Editor: Arturo Pérez-Reverte. Mayo 2022

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía/Antonio Rivero Taravillo

2 comentarios sobre “5 poemas de Antonio Rivero Taravillo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s