¿Qué pasó con los dos primeros libros de Jorge Luis Borges?

El destino de un volumen de poemas y otro de ensayos, escritos antes de que el autor cumpliera 20 años, se han transformado en grandes enigmas para sus biógrafos y estudiosos.

En 1914, la familia conformada por el abogado y profesor Jorge Guillermo Borges, su esposa Leonor Acevedo Suárez y sus dos hijos adolescentes, Norah y Jorge Luis, viajaron a Europa para que el jefe de familia se sometiera a una nueva terapia oftalmológica que frenara la ceguera progresiva que lo afectaba. Pero no funcionó.

Atrapados en el viejo continente cuando se desató la Primera Guerra Mundial, se refugiaron en Suiza, que permanecía neutral, donde pasaron varios años. Al declararse el armisticio, se trasladaron a España, fijando residencia primero en Barcelona y luego en Palma de Mallorca.

Además de textos y algunos poemas sueltos, el joven Jorge Luis, que todavía no cumplía 20 años pero ya se vinculaba a los círculos ultraístas españoles, escribió dos libros que nunca alcanzaron a publicarse: ‘Los naipes del tahúr’, de ensayos literarios y políticos, y ‘Los himnos rojos’, poemas dedicados a la recién triunfante Revolución Rusa, a la que la mayor parte de los intelectuales de la época le dedicaban textos y versos de esperanza.

Estos primeros libros de Borges, previos a ‘Fervor de Buenos Aires’, aparecen mencionados o tangencialmente mencionados en ‘Un ensayo autobiográfico’, texto escrito por Borges y traducido al inglés por Norman Thomas de Giovanni, su asistente y traductor, y publicado en ese idioma en la edición de la revista The New Yorker del 19 de septiembre de 1970.

De ‘Los naipes del tahúr’ se sabe que, según su autor, el manuscrito fue destruido al retornar a Buenos Aires, al no encontrar editor; sin embargo, se cree que podría haber sobrevivido alguna copia. Y de ‘Los himnos o ritmos rojos’ solo se conserva ‘Rusia’, poema en prosa publicado en la revista madrileña Grecia del 1 de septiembre de 1920.

RUSIA

La trinchera avanzada es en la estepa un barco al abordaje con gallardetes de hurras: mediodías estallan en los ojos. Bajo estandartes de silencio pasan las muchedumbres y el sol crucificado en los ponientes se pluraliza en la vocinglería de las torres del Kremlin. [sic] El mar vendrá nadando a esos ejércitos que envolverán sus torsos en todas las praderas del continente. En el cuerno salvaje de un arco iris clamaremos su gesta bayonetas que portan en la punta las mañanas.

Algunos estudiosos de la obra de Borges sugieren que otros textos de aquel primer poemario aparecieron en ‘Fervor de Buenos Aires’, que su autor hizo imprimir en 1923.

Además, el escritor argentino hace alusión a ‘Los himnos rojos’ o ‘Los ritmos rojos’ en el cuento ‘El otro’, aparecido en 1975 en el volumen ‘El libro de arena’. Se trata de un libro que el joven Borges está escribiendo y, según asegura textualmente al viejo Borges, “cantaría la fraternidad de todos los hombres”, hermanado con los oprimidos y parias del mundo.

Como se señaló, ambos volúmenes se han perdido en las sombras de la historia, aunque se asegura que nunca ha cesado la tarea detectivesca que permita hallarlos en algún anaquel de una biblioteca improbable. Por cierto, un buen argumento para otro cuento borgeano que, quizá, alguien escriba alguna vez.

Los libros perdidos de Borges

Imagen de portada: Jorge Luis Borges en 1921

FUENTE RESPONSABLE: M1. Por Gustavo H. Mayares. Mayo 2022

Sociedad y Cultura/Literatura/Historia/Jorge Luis Borges

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s