Ya es tarde…

Polvo
que reposa
en cada
mueble,
en cada
rincón,
como
las perfectas
telarañas
que
visten cuán
seda
blanquecina,
los candelabros
de la mesa
y de las viejas
arañas de cristal,
en decenas
de los tantos
ambientes
de la antigua
casa.

Maderas
que crujen
ya sedientas
por la falta
de cuidado,
pasos
de silencio
que cada
atardecer,
alguien
siempre
escucha,
al descender por
la escalera circular.

Voces
transformadas
en murmullos
inaudibles,
ininteligibles,
demonios
que regresan
cada noche,
a los que se
hace más
difícil
enfrentar,
porque
no solo
son enviados
del Averno,
saben también
lo que hemos
hecho…
y por ello
la hoguera
nos espera.

Solo queda
enfrentarlos,
ya que
la palabra
perdón
no existe
para los
condenados,
en este mundo
tan desquiciado.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s