Los bonobos nos heredaron su caracter apacible a nivel evolutivo, revela un estudio.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor donde se encuentra escrito en azul. Muchas gracias.

El carácter pacífico de los bonobos les permitió transmitirse conocimiento de generación en generación, asegura la Universidad de Harvard.

Los bonobos son animales pacíficos. Son tan proclives a estar en paz con los miembros de su comunidad, que tienen relaciones sexuales entre sí para disipar los conflictos que surgen todos los días. A diferencia de los chimpancés, que resuelven sus problemas con encuentros violentos, el carácter de los bonobos tiende a ser tranquilo y armónico.

Jane Goodall, la primatóloga británica, fue la primera en describir el comportamiento hostil que los chimpancés tienen al enfrentarse con sus rivales. En algunos casos, se enfrentan con otras especies de primates hasta la muerte. Por el contrario, los bonobos se caracterizan por cooperar entre sí, y llevar la vida en aras de evitar el conflicto.

De acuerdo con un estudio publicado recientemente en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), podría ser que los seres humanos hayamos heredado evolutivamente este carácter apacible de los bonobos. Aunque pudiera parecer lo contrario, nuestra especie es menos proclive a la violencia de lo que se pensaba. Ésta es la razón.

En busca del origen de la concordia

Bebé bonobo de 3 meses de edad mirando por encima de la espalda de su madre en el Santuario de Lola Ya Bonobo de la República Democrática del Congo. / Getty Images

 

Los autores del estudio son enfáticos en mencionar que los chimpancés no se consideran ancestros de los seres humanos. Por el contrario, son algo parecido a primos biológicos, que se desarrollaron de manera paralela en el árbol evolutivo de los primates. Sin embargo, los bonobos son primos mucho más cercanos a nosotros.

En la vasta familia de primates, «Los pacifistas, matriarcales, pansexuales y generosos bonobos,» explica el corresponsal de ciencia Javier Salas. Según el estudio, los seres humanos pudimos haber heredado su carácter apacible, en lugar de favorecer la violencia de los chimpancés.

Martin Surbeck formó parte del equipo de investigación de Harvard. Tras las observaciones en el comportamiento de ambas especies, el especialista señala lo siguiente:

“Creo que es justo decir que los humanos combinan características de ambas especies, pero a la luz de su capacidad para mantener relaciones pacíficas entre grupos, los humanos tienen un comportamiento más cercano a los bonobos”.

Los investigadores llegaron a esta conclusión tras observar las dinámicas sociales de dos grupos distintos, uno de bonobos y otro de chimpancés. A partir de ello, los científicos se percataron que la tolerancia es una característica de los bonobos, y podría esconder la raíz de cómo se gestiona la paz entre los seres humanos contemporáneos.

¿Naturalmente pacifistas?

A diferencia de los chimpancés, el carácter de los bonobos les permite tener más momentos de tranquilidad con los miembros de su clan. Es decir: no sólo se les ve compartiendo los alimentos, sino que juegan más entre ellos y parecen disfrutar profundamente de la compañía de los demás.

Al respecto, la bióloga Liran Samuni, coautora del estudio, explica lo siguiente:

“Al proporcionar una fuerte evidencia empírica de tolerancia entre grupos de bonobo que son claramente distintos entre sí, sugerimos que la tolerancia humana entre grupos tiene orígenes evolutivos profundos, un rasgo compartido con uno de nuestros parientes vivos más cercanos: el bonobo”.

Los bonobos de la República Democrática del Congo cazan juntos y pasan la tarde en compañía de sus familiares. Según los autores del estudio, esta cercanía les permite transmitirse conocimientos con más facilidad. Podría ser que los seres humanos hayamos heredado esta tolerancia, y así, haya nacido la cultura.

Si hubiéramos heredado el carácter hostil de los chimpancés, dicen los investigadores de Harvard, este intercambio de conocimientos hubiera sido prácticamente imposible. “Definitivamente, es una opción teórica que los chimpancés perdieron esta capacidad para cooperar”, concluye Surbeck. Parece ser que, al menos a nivel evolutivo, heredamos esta cepa pacifista —que a veces, más bien, parece omisa entre las relaciones humanas.

Imagen de portada:PAR DE BONOBOS ADULTOS ABRAZÁNDOSE EN L SANTUARIO DE LOLA YA BONOBO DE LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO. / GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. Junio 2022

Investigación/Bonobos/Chimpancés/Primates/Seres humanos

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s