5 poemas de Travesía de la Melancolía de Miguel Veyrat.

En palabra de Ángel Luis Prieto de Paula: «Miguel Veyrat ha escrito que, si se acepta una cierta actividad mística (en su poética), lo sería «desde un vuelo ignorante de toda promesa de felicidad que no tenga lugar sobre los altares de la tierra y del mar, en sus acantilados, sus volcanes, sus cielos, ríos y glaciares»; y concluye poco después Miguel Veyrat: «Mística de la incertidumbre, condenada a no hallar alivio al filo de llama alguna». Así, que no conviene engañarse en este punto. En ese proceso no hay esperanza de eudemonismo o de salvación trascendente. Llegados aquí, la Esfinge ha vuelto a conceder su nada. El hombre que habita en el poeta ha succionado los jugos de la vida y celebrado eucarísticamente la comunión con el Otro, en el que se funden cuantos seres conforman el género humano». 

Zenda reproduce 5 poemas de Travesía de la Melancolía de Miguel Veyrat.

******

         

Embarcados con Homero

(Odisea I, 1)

Sólo un inútil pataleo simulará

las alas que soñé desoyendo

el eco del malvado sino.

Ahora también desearía

estar en cualquier otra parte

ser otro cualquier otro hombre

condenado a un largo extravío.

*

(The Cantos I, 1)

Sirena, cuando escuché tu voz

me liberé del mástil

para arrojarme al vacío

de donde eres de donde

vienes —y pensé que

desde siempre aguardarías

aquel instante, cuando

una ola me dictara

la respuesta entonada a tu

canto bajo la estrella

fugaz que lo acallaba.

Ahora, ahorcado del cable

del bajel ya nada podré conocer.

   *

(Iliada VI, 357-358)

A quien Zeus impuso el malvado sino

de tornarse en materia

de canto para los hombres futuros…

Solamente vagar sin rumbo conocido

como Nadie, hasta ser

con mi propia muerte todos los cantos.

Aquel faro

Odio la mano fantasmal de ese faro girando

sobre mi angustia mientras

contemplo y escucho los cambios de marea

y pienso cómo será cuando

la dama obscura ponga su mano en mi nuca

                

Demasiado tarde

Y traigo prendidas mis propias llamas

en las uñas y los cabellos.

Y voy destilando brasas por los valles

previos a la hoguera quieta

que desde siempre aguardaba prender

yerbas margaritas helechos

amapolas que no precisan de más luz.

Tú me sales al paso. Y te

abrazo te traspaso te ardo y quemo en

todo aquello que no pudo

ser ardido y que las lágrimas anegaron.

Una ráfaga de lumbre. Es

tu voz oscura que canta: Vuelve a casa.

Ellos vigilan y castigan

Y así la vida real es el contenido

de las sombras

de portadores de objetos sacros

desatados en

ágil feroz miembro llamado

lenguaje para

encerrarnos en la caverna con el

loco consagrado

que creyó inventarse la filosofía 

                 5

Códigos perdidos

Entro y salgo de mi lengua.

Empujo estratos

de sintaxis. Invento nuevos

mundos habita

bles. Ahora sí te escucharé

en este ascenso

desde  otra carne renovada.

—————————————

Autor: Miguel Veyrat. Título: Travesía de la melancolía. Editorial: Huso. Venta: Todostuslibros

Imagen de portada: “Travesía de la melancolia”

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Apuntes,Libros y Cía. Por Laura Di Verso. Editor: Arturo Pérez-Reverte. 15 de julio 2020

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía/Miguel Veyrat

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s