5 perlitas arquitectónicas para admirar en Buenos Aires.

Fueron construidos por distintos motivos y hoy son grandes atractivos para locales y turistas. En algunos se hacen visitas guiadas. Uno de ellos es Patrimonio Nacional.

Este edificio muestra una clara influencia catalana. Foto: Flickr

A lo largo de su vasta extensión, Buenos Aires guarda entre sus calles algunas de las joyas arquitectónicas más emblemáticas del país. Producto de riqueza cultural aportada por la inmigración, mansiones, palacios y residencias fueron erigidos dándole a la ciudad una impronta cosmopolita. 

Así, Argentina esconde lugares con historias particulares que son desconocidas para la mayoría de los turistas que caminan maravillados por las calles admirando estas construcciones. 

Te invitamos a descubrir 5 entre los tantos que alberga la ciudad: 

1. Palacio de los Lirios 

Se trata de uno de los edificios más representativos del modernismo catalán en Buenos Aires. A principios del siglo XX, el ingeniero argentino Eduardo S. Rodríguez Ortega diseñó este edificio, que permite identificar como la influencia de Gaudí se extendió más allá de Cataluña. 

Se encuentra en el barrio Balvanera, más precisamente en Avenida Rivadavia 2031, detrás del edificio del Congreso. Fue construido para Miguel Capurro entre 1903 y 1905. Tiene una planta baja y 3 pisos. Predomina una línea general ondulante, de la que participan los muros, los balcones, el enrejado y la baranda superior, que tiene forma de hombre barbudo. 

La temática principal es la botánica. La ornamentación simula tallos y flores de lirio, que recorren todo el edificio en forma ascendente y simulan sostener cada uno de los balcones formando las rejas. En su interior, las paredes lucen un fino marmolado. 

Lamentablemente no se organizan visitas guiadas. Sólo se lo puede admirar por fuera. 

2. No Hi Ha Somnis Impossibles

Se encuentra a pocos metros del Palacio de los Lirios. Fue construido por el mismo arquitecto, Eduardo Rodríguez Ortega, y también da cuenta de la influencia que tuvo Gaudí sobre él

El edificio fue construido en 1907 como espacio de alquiler de habitaciones. Consta de una planta baja y entrepiso ocupado por un gran local destinado al comercio. A eso, le siguen 4 pisos de departamentos y una terraza de 350 metros cuadrados

Un dato poco conocido es que su hermosa cúpula está dividida en 3 niveles. La parte baja alberga 3 ventanas que miran hacia la esquina, en el siguiente nivel hay un gran dormitorio y en el último nivel hay un telescopio de grandes dimensiones para la observación estelar. La frase «No Hi Ha Somnis Impossibles» está en catalán y quiere decir «No hay sueños imposibles»

Se encuentra en la intersección de las calles Rivadavia y Ayacucho

3. Edificio Otto Wulff

Está ubicado en el barrio de Monserrat, en la intersección de las calles Belgrano y Perú. Este singular edificio fue construido sobre el solar que ocupó la denominada «Casa de la virreina vieja», una importante residencia del siglo XVIII.

Es uno de los tantos edificios diseñados por el arquitecto danés Morten F. Rönnow, de la escuela Jugendstil. La construcción inició en el año 1912 y finalizó en el año 1914.

Sus cúpulas son las más originales de la ciudad. Están yuxtapuestas y rematadas con el sol y la corona, símbolos del imperio austrohúngaro. Forma parte del Catálogo de Edificios de Valor Patrimonial de la ciudad y es una de las pocas construcciones realizadas en ese año en hormigón armado. Con 60 metros, en su momento, fue el edificio más alto de Buenos Aires

Actualmente, allí solo funcionan oficinas.

4. Confitería El Molino

Integra tres edificios con diferentes estructuras y una gran fábrica de alimentos en su subsuelo. Fue construido en 1916 por el arquitecto Gianotti para Cayetano Brenna. Su inconfundible estilo Art Noveau profusamente decorado, se puede ver en salones en los que se utilizó la técnica del hormigón armado. Está frente al Congreso de la Nación.

Estuvo abandonado más de un siglo, hasta que en 1997 fue declarado Patrimonio Histórico Nacional, gracias a lo cual fue completamente restaurado

Los pasteleros Constantino Rossi y Cayetano Brenna crearon la confitería El Molino a finales del siglo XIX, en homenaje al primer molino harinero de Buenos Aires

5. Palacio Barolo

El edificio fue realizado por el arquitecto Mario Palanti por encargo de Luis Barolo, entre 1919 y 1923. En esta construcción se mezclan lo medieval el hinduismo, historicismo, con soluciones tecnológicas de avanzada para la época.

Inspirado en la Divina Comedia de Dante Alighieri, está dividido en 3 partes: el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. El Barolo fue el primer edificio de hormigón armado de casi 100 metros de altura y está rematado por un faro giratorio de 300.000 bujías en el piso 22.

Fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1997. Se realizan visitas guiadas. Las vistas que regala son únicas. 

Imagen de portada: Teatro Colón

FUENTE RESPONSABLE: Descubri.com.ar 

Sociedad y Cultura/Ciudad de Buenos Aires/Argentina/Joyas arquitectónicas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s