China se prepara para desviar un meteorito con misiles de largo alcance.

La agencia espacial china se prepara para, en 2026, poner en órbita un cohete que se estrellará contra un asteroide de tamaño medio. China quiere que sus cohetes Long March sean de respuesta rápida.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

China planea desviar el asteroide con un enorme cohete. En Vandal Random, ya os explicamos el programa espacial chino de detección y destrucción de asteroides hace unos años, comentando cómo sería su avance y progreso en el futuro. 

Ahora Long Leaho, diseñador jefe de la serie de cohetes Long March, ha confiado que las agencias gubernamentales china ya trabajaban para desviar el 2020 PN1, una roca del tamaño de un autobús escolar, en una compleja misión que se espera comience en 2026 (vía SpaceNews).

No es un asteroide peligroso pero sí es una misión arriesgada y crucial.

Primero hay que aclarar, que como ya explicó la NASA en su día, estas misiones no buscan destruir por completo asteroides potencialmente peligrosos para la vida humana o en riesgo de colisión con la Tierra. 

El 2020 PN 1, según las simulaciones, orbita alrededor del Sol a una distancia de unos 500.000 kilómetros de la Tierra en su punto más cercano, por lo que no hay riesgo de impacto directo contra la superficie del planeta. 

Sin embargo, la misión sí es fundamental de cara a la protección del planeta, ya que como otras soluciones y programas más imaginativos, se pretende probar la capacidad que se tiene para desviar la trayectoria de este tipo de cuerpos en casos de tremenda necesidad.

China Long March

Como ya hemos abordado en el pasado, la idea de este programa espacial no es otra que alterar la ruta de estos cuerpos celestes, no destrozarlos en pedazos, porque en el caso de que el asteroide en cuestión sea grande, esos pedazos podrían ser potencialmente peligrosos y causar la misma destrucción por todo el planeta. Lo que se busca con los Long March es que, una vez ejecutado el plan y se haya impactado de forma correcta, la amenaza pase de largo y continúe su trayectoria por el espacio.

Los cohetes tienen un impactador cinético capaz de desviar la trayectoria del cuerpo celeste.

La clave del programa Long March y de los cohetes 3B está en el impactador cinético ensamblado (AKI), un módulo que permite conseguir a cada cohete una mayor capacidad de impulso, velocidad e impacto, incrementando la masa total del misil y permitiendo una mayor fuerza en el espacio. 

Básicamente, hablamos de un híbrido entre la misión Dart, de la NASA, y Hera, de la Agencia Espacial Europea (ESA), que presentan soluciones similares con tecnología parecida pero en distintas escalas.

La Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) también ha explicado durante meses que establecerá un sistema de alerta temprana y desarrollará un software para simular operaciones contra los objetos cercanos a la Tierra y probará y verificará los procedimientos básicos, viendo qué soluciones son las más óptimas para desviar las trayectorias de estos meteoritos. Porque, como hemos visto en el pasado, no estamos preparados para un impacto.

Imagen de portada: Ilustración de Alberto González

FUENTE RESPONSABLE: Vandal Random. Por Alberto González. 19 de julio 2022.

Asteroide/China/Espacio/Long March/Misil

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s