6 poemas de Yirama Castaño Güiza.

Yirama Castaño Güiza es una poeta, periodista y editora nacida en Socorro, Santander, Colombia, en 1964. Participó en la creación de la Revista y de la Fundación Común Presencia. Hace parte del Comité Asesor del Encuentro Internacional de Mujeres Poetas de Cereté, Córdoba. Sus poemas han sido traducidos y publicados en medios de Colombia y el exterior. Algunos de sus libros de poesía publicados son Naufragio de luna (1990), Jardín de sombras (1994), El sueño de la  otra (1997), Memoria de aprendiz (2011) o Malabar en el abismo, Antología (2012). Aparece en antologías como Pájaros de sombra, 17 poetas colombianas (Vaso Roto ediciones, 2019). La editorial Animal Sospechoso ha publicado en 2022 la antología En los labios de la Noche, Poesía Reunida, 1990-2022, de la que presentamos una selección de sus poemas.

******

Acordes para luciérnaga

Pequeña centinela

atrapada en el tropiezo

Rendida a los pies del bosque

renace la noche en amarillo

Vendrá el día

para buscarle

escondite al movimiento.

***

Mínima para un malabarista

Opuesto a lo que algunos

puedan pensar o escribir,

la poesía sirve para profanar.

Y este verbo es mucho más

que sacar la tierra de los muertos,

o llegar hasta el tú después de excavar en el yo,

o espiar por la rendija del paraíso.

Profanar es habitar el silencio

para darle forma de boca roja.

***

Rumor del valle

Cuando comencé a viajar,

no pude resistir la tentación de parar

en la estación equivocada.

Pequeño pueblo de bombilla en la escalera,

habitar cualquiera de tus casas era bailar

en una ronda de gaitas y tambores.

No importaba la lengua arenosa,

ni el calor colándose en la pared de la cocina.

Bastaban eso sí los olores de la tierra,

la lentitud descalza en el centro de la plaza.

Nadie tenía nombre

y sin embargo todos se llamaban.

Las mujeres pintaban sus labios

en punto de las seis

y los hombres aplastaban fichas

en medio de los gritos y la fiesta.

Pero un día llegaron los falsos monjes

a pintar con aerosoles

agujeros negros en tu cielo.

Pequeño pueblo,

ahora que vuelvo con el camino despejado,

ahora que la brújula señala el norte sin equívoco

hay algo que no entiendo,

todos callan

y una fila de cantadoras

con velas en las manos

alumbran la marcha

que aleja a los niños

de la prometida tierra.

*** 

El país de las maravillas

El rey rojo sueña Alicias,

mientras los espejos cuentan noches.

¿Dé qué juego vuelves?

¿Hacia qué cielo vas a dirigirte

cuando te despiertes?

El rey no ha muerto.

Sólo son sus ojos,

que te miran al revés

*** 

En los labios de la noche

Hay algo ahí

en los labios de la noche

en la estela de sus horas

en lo profundo de su cráter

que me llama

Hay algo que se acerca

en la larga espera,

una luz a la deriva

aparece en la montaña

Hay algo ahí que yo no veo

un poema

un soplido

una hebra de vida

una pestaña

***

Thë Wala

A Enrique Guejía Meza, mé-

dico tradicional y alguacil del

Cabildo Indígena de Tacueyó

asesinado el domingo 4 de

agosto de 2019, 5:30 a.m. Toribío,

Cauca.

Soy Wala y hablo la lengua nasa yuwe. Este que ves al lado mío, junto al cuerpo que se desangra, es mi bastón de mando. Muerto fui, un domingo al empezar agosto y anunciarse el día cuatro con el aleteo del mensajero del sol. Lo vi la tarde anterior al salir de la aldea de la luz, donde está mi casa. Imaginé que traía flores en su pico y que a la vereda la invadían los olores de los leños y la comida hirviendo. Creí que vendría con la suerte y la alegría de la minga en ese vuelo.

Fue un instante, pero bastó para alejar el extraño frío que se metía en mis pies desde el subsuelo, paralizando mis dedos. Esa tarde soñé con bailes. En el ocaso, señalé el lugar de las tres piedras. Aquí, la mujer, el agua y la luna; allá, los hombres; y, en la esquina, los niños, los nietos del trueno, y el territorio del gran pueblo. Le di gracias al abuelo fuego y le dije adiós a la tulpa.

Lo presentí en mayo, cuando las garzas comenzaron a caer de los árboles por el veneno y desconocidos llevaban la madera, después de la tala, cerca al cementerio. También fueron víctimas de la ponzoña los ratones, las abejas, las arañas y las palomas. Alguien no quería desecho en esas tumbas.

Antes de salir, en el sereno de la madrugada, revisé las plantas amargas y corté algunas dulces. Intercalé en la huerta, las bravas con las frías y las calientes. Les pedí a todos no molestar al duende, caminar sin hacer ruido por los bosques y recoger muchas hierbas alegres. Ir al páramo por la yacuma y el apio.

Muerto fui esa mañana, a la salida del sol, cuando saludaba el viento. El pájaro pihua cantó al lado derecho. Alcancé a escuchar un sonido infinito y seco y cómo entraban en mi cuerpo los destellos. Tengo en mi bolsillo las cáscaras de canelo que bajé de la montaña.

Ahora camino rumbo a los páramos donde viven los ancestros. Me muevo entre la niebla y los valles estrechos. Equilibro los espíritus. Busco la armonía. Soy Wala y este es mi bastón de mando. Me hablan las plantas y las hierbas. Llovió la noche de mi muerte. Y yo me sentí hijo del agua.

Imagen de portada: Yirama Castaño Güiza

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Apuntes, Libros y Cía. Por Juan Domingo Aguilar. Editor: Arturo Pérez-Reverte. 20 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s