«La maldición de los recursos naturales”: por qué el actual boom de las materias primas puede no beneficiar a América Latina como en ocasiones anteriores.

Tras el inicio de la guerra en Ucrania a finales de febrero, el precio de las materias primas aumentó frenéticamente.

En medio de la incertidumbre, productos como el petróleo, los metales, la gasolina, el gas natural, el trigo, el maíz o la soja, se dispararon y en pocos días comenzó un nuevo boom de los commodities.

La invasión rusa y las sanciones aplicadas por las naciones occidentales a Moscú iniciaron históricos aumentos de los precios mundiales de los alimentos y los combustibles e impulsaron a las empresas a buscar fuentes alternativas de suministro.

«Tienes un shock en el que careces de productos básicos, alimentos y energía y también metales, hay un problema de seguridad alimentaria y [América Latina] se ve como la que nos ayudará a superar los problemas», declaró en abril Ilan Goldfajn, director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Latinoamérica, agregó, ha sido vista por inversores como una región que puede «ser parte de la solución», pero advirtió que para aprovechar al máximo este contexto, los gobiernos tendrían que impulsar reformas para aumentar la productividad y la competencia, mejorar la educación, cambiar los sistemas tributarios y disminuir la desigualdad.

La maldición de los recursos naturales

Así también lo han planteado algunos análisis económicos que ven lo que está pasando como una oportunidad para la región, ante la disminución de la oferta de productos energéticos y cereales por el conflicto en Ucrania.

Traajador con soja en Brasil

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Desde esa perspectiva, la posibilidad de que la región pueda exportar más recursos naturales es considerada como una «buena noticia», luego que la pandemia de covid-19 dejara profundas cicatrices en las economías latinoamericanas.

Aunque, desde un punto de vista histórico, basar el crecimiento de un país principalmente en la exportación de recursos naturales, -incluso en un contexto de crisis- es considerado muy mala idea.

Es lo que se suele llamar la «maldición de los recursos naturales» o la «paradoja de la abundancia», que afecta a los países que, pese a ser ricos en materias primas, tienden a seguir atrapados en un bajo nivel de desarrollo porque exportan productos sin valor agregado, como petróleo, minerales o granos.

Al mismo tiempo, se ven obligados a importar productos manufacturados, lo que en el actual contexto de alta inflación, hace que tanto las finanzas públicas como las de los hogares se vean golpeadas.

Entre las incógnitas de este boom de precios de materias primas, persisten las dudas sobre qué sectores seguirán subiendo, cuáles pasarán por curvas de alzas y caídas o por cuánto tiempo podrían extenderse los precios altos.

En las últimas semanas, por ejemplo, el precio de los metales ha caído cerca de 20% desde su máximo en marzo y dentro de ese grupo, el cobre, ha sufrido un golpe aún mayor.

Pero el resto de los commodities siguen en la parte alta de la curva.

Por ahora, no está muy claro si los mayores precios de las materias primas en los mercados internacionales van a generar más ventajas que desventajas para los países latinoamericanos debido a un factor clave: la inflación rampante que recorre el mundo.

La inflación pone en duda los beneficios

«El aumento de la inflación tiene un impacto que probablemente ensombrece las ganancias del punto de vista comercial», dice Elijah Oliveros-Rosen, economista senior de la división Latin America Global Economics & Research, de la consultora S & P Global Ratings.

No hay una fórmula matemática para calcular con exactitud cuánto gana un país por ingresos de commodities y cuánto pierde por el impacto de la inflación, explica en conversación con BBC Mundo, porque determinar el efecto neto depende de muchísimos factores.

Trabajadores en mercado

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

De todos modos, a la hora de mirar quién gana y quién pierde en el actual contexto económico, el analista propone mirar el asunto desde dos ángulos: cómo afecta a los productores de las materias primas y cómo afecta a los consumidores de un determinado país.

Sin duda las empresas productoras de commodities, dice Oliveros-Rosen, se beneficiarán de los precios más altos, especialmente en países como Brasil, que es exportador de productos como petróleo, acero, o alimentos.

Pero los consumidores están pagando precios mucho más altos debido a la gigantesca ola inflacionaria que ha llevado a muchos países a subir las tasas de interés a toda velocidad.

Al final, la inflación energética y la inflación alimentaria, están golpeando durísimo los bolsillos de las familias.

A eso se suma que el crédito se encarece y la economía se recupera más lentamente, afectando el rumbo económico, precisamente cuando las voces que anticipan una recesión en Estados Unidos y Europa están ganando terreno.

Tampoco ayuda la desaceleración de China en el panorama económico global, el segundo socio comercial de América Latina después de Estados Unidos.

«Una inflación tan alta te puede quitar todos los beneficios del alto precio de los commodities», apunta el economista.

¿Más positivo o más negativo?

Esa es una preocupación compartida por centros de análisis que intentan descifrar el impacto que el nuevo contexto económico puede tener en la región.

«Las expectativas de crecimiento para este año se mantienen moderadas», dice Daniel Zaga, jefe de Análisis Económico de la firma consultora Deloitte México.

Poniendo gasolina en auto

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El salto en el precio de las materias primas, agrega, ha generado presiones sobre la inflación, pero además ha tenido un efecto en las balanzas comerciales y fiscales de los países de la región.

Efectos muy distintos para cada economía, porque la subida de las materias primas y las dificultades por las que atraviesan los países latinoamericanos, no son homogéneas.

Zaga explica que, por ejemplo, en Argentina, donde el efecto comercial y fiscal podría ser ligeramente positivo este año, el impacto negativo a través de la inflación podría ser mayor.

Actualmente el aumento del costo de la vida supera el 60%, y analistas proyectan que probablemente seguirá escalando.

En otros países como Colombia, que ha tenido la inflación controlada en las últimas décadas, «el efecto positivo vía comercio y finanzas públicas será mayor que el efecto negativo de inflación», comenta el economista.

Mientras, en economías como la mexicana, «el efecto es negativo en todos los ámbitos: comercio, finanzas públicas e inflación».

De todos modos, habrá que esperar la evolución del año para evaluar con mayor precisión el impacto que en cada país tendrá la subida de las materias primas.

«Sin embargo, en términos generales, y tomando en cuenta el crecimiento económico, la mayoría de las economías latinoamericanas no se verán afectadas por el conflicto en Ucrania», apunta Zaga.

El giro de las últimas semanas

El escenario económico se ha complicado en las últimas semanas.

Un indicador clave de las materias primas, el Índice Bloomberg Commodity Spot, que sigue la evolución de contratos en mercados energéticos, de metales y cultivos, ha bajado cerca de un 20% después del récord alcanzado a comienzos de junio, en la medida que crecen los temores de que se aproxima una recesión.

Transporte de acero

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los mercados están dando señales de que la Reserva Federal de Estados Unidos (equivalente al Banco Central de otros países), no podrá controlar una inflación, que ha alcanzado su nivel más alto en cuatro décadas, sin elevar el precio del dinero aún más, llevando a la economía a una recesión.

Tampoco luce bien el panorama en Europa, donde las tasas de interés acaban de experimentar su mayor subida en dos décadas, mientras que la desaceleración económica en China le agrega más leña al fuego.

Eso hace que los inversores se anticipen a un futuro adverso y tomen decisiones que hacen bajar los precios de las commodities, poniendo una pausa al increíble repunte que habían experimentado.

¿Seguirán bajando los precios?, ¿volverán a subir?, ¿caerán solo los metales, mientras el precio de la comida continuará escalando?, ¿cuánto más subirán las tasas de interés en EE.UU.?, ¿Qué países entrarán en recesión?, ¿Dejará Rusia de venderle gas a Europa?

Producción de soja en Brasil

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Con un nivel de incertidumbre tan elevado, los grandes capitales han preferido evitar el riesgo y buscar refugio en inversiones más seguras.

Mientras sigue la tormenta internacional, América Latina intenta controlar la ola inflacionaria que está asfixiando a los hogares y lidiar con complicados panoramas políticos que, por cierto, tienen también profundas repercusiones económicas.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE; Cecilia Barría. BBC News Mundo. 25 de julio de 2022.

Sociedad y Cultura/Economía/América Latina/Negocios/Finanzas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s