Cómo se vivirá dentro del rascacielos más grande de la historia.

NUEVAS IMÁGENES DE THE LINE.

Los expertos dicen que el rascacielos Mirror Line es algo que no se ha intentado jamás y que, de finalizarse, será una de las ‘maravillas del mundo’. Después de ver el interior, no es para menos.

Por favor; si te interesa esta entrada cliquea donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

The Line puede llegar a ser la mayor obra arquitectónica de la historia de la civilización. Tanto que, si todo sale como quiere el dictador árabe y aspirante a faraón Mohammed bin Salman, el titánico rascacielos horizontal se convertirá en una obra que superará en ambición y majestuosidad a ‘Maravillas del Mundo’ como las Pirámides, Machu Pichu o la Gran Muralla china, como muestran estas nuevas imágenes de su interior.

Y quizás se convierta en la novena maravilla porque, en cierta medida, el proyecto reúne el espíritu de estas tres construcciones: la minimalista majestuosidad de las Pirámides, el urbanismo autocontenido sobre un terreno angosto de Machu Pichu y la estrecha horizontalidad de la Gran Muralla. Desde el punto de vista de la ingeniería, sin embargo, esta nueva megaestructura no tiene rival en el planeta. Hace que edificios como la Burj Khalifa o ciudades como Shanghai parezcan de juguete.

Vista nocturna de uno de los cientos de jardines que unen los bloques del rascacielos. (Neom).

Los detalles desde dentro

Los arquitectos y promotores del proyecto dicen que habrá solo 200 metros de separación entre los dos bloques que forman este titánico edificio horizontal asentado sobre un armazón de 120 kilómetros diseñado para salvar la curvatura de la Tierra y la orografía de la región.

NEOM | THE LINE – New Wonders for the World

Un interior que deja sin palabras. Los dos bloques del rascacielos-metrópoli medirán 120 kilómetros de largo ofreciendo el espacio suficiente para alojar a nueve millones de personas en un mega oásis futurista saturado de jardines, bosques con múltiples niveles y hasta granjas verticales donde se cultivarán las plantas que consumirán sus habitantes.

En algunos puntos el interior se asemejará más a un bosque salvaje que a un jardín. (Neom)

Como estos vergeles colgantes, el agua será una parte fundamental del proyecto para regular la temperatura en medio del desierto y que la metrópolis sea habitable. Al contrario que ciudades como Dubai — que son un auténtico infierno por el que no se puede pasear — The Line está diseñada para ofrecer un ambiente fresco gracias a la sombra de los dos bloques del edificio y los múltiples niveles de jardines.

Vista del puerto deportivo en el Golfo de Áqaba. (Neom)

Según detalles compartidos por la agencia de noticias de Arabia Saudí, se elevará medio kilómetro por encima del nivel del mar, una altura que supera con creces la del Empire State Building.

Otra vista de los espectaculares jardines y plataformas. (Neom)

Otra vista de los espectaculares jardines y plataformas. (Neom)

No existirán coches ni carreteras en toda su superficie, pero sus habitantes, aseguran los promotores de la mega ciudad de Neom, podrán realizar cualquier gestión con un paseo de cinco minutos. Todo estará diseñado para estar a tiro de piedra y, cuando se necesite ir más lejos, podrán usar un tren de alta velocidad subterráneo que conectará el extremo del Golfo de Áqaba con una ‘aerotrópolis’ en el desierto, un suburbio construido en torno a un gran aeropuerto futurista que unirá a esta nueva ciudad con el resto del mundo.

Vista de uno de los jardines, con vegetación también en la cara inferior. (Neom)

Vista de uno de los jardines, con vegetación también en la cara inferior. (Neom)

En total, el tren recorrerá unos 170 kilómetros — una distancia más o menos equivalente al trayecto de Madrid a Valladolid — en sólo 20 minutos, ofreciendo paradas a lo largo de esta metrópolis lineal.

Puerto deportivo visto desde uno de los lados del rascacielos, que refleja el paisaje gracias a su superficie de espejo. (Neom)

Otro medio de transporte serán los barcos. Las imágenes del puerto deportivo y el canal que la conecta con el mar son tan espectaculares que son difíciles de creer. La envergadura del puerto es tan grande que podrá albergar transatlánticos.

Atardecer en uno de los puntos del interior de The Line. (Neom)

Atardecer en uno de los puntos del interior de The Line. (Neom)

Ya está en marcha

Una novedad, según informa la cadena pública de radio de los EEUU, es que la construcción ya está en marcha. El objetivo es que, para 2030, ya haya suficiente espacio construido como para albergar a 1,5 millones de personas.

El agua estará en todas partes, con un sistema de climatización para que sea una ciudad habitable en su espacio interior. (Neom)

El agua estará en todas partes, con un sistema de climatización para que sea una ciudad habitable en su espacio interior. (Neom)

Según el Príncipe bin Salman, The Line es un proyecto que rivalizará con las pirámides de Egipto y será “una revolución de la civilización que pondrá a los humanos en primer lugar”. Es una afirmación chocante viniendo de una persona que gobierna un régimen religioso y autoritario con leyes draconianas, el mismo que ordenó el brutal asesinato y descuartizamiento del periodista del Washington Post Jamal Khashoggi en 2018.

El rascacielos tendrá puntos con jardines exteriores para poder observar el desierto al aire libre. (Neom)

El objetivo es loable, pero el proyecto ya ha recibido muchas críticas, que la comparan con proyectos fallidos de ciudades construidas desde cero como Brasilia o Masdar City, en Abu Dhabi. Como apunta Carlos Felipe Pardo a NPR, asesor principal de la Nueva Alianza de Movilidad Urbana: «Esta solución es un poco como querer vivir en Marte porque las cosas en la Tierra están muy desordenadas». Pardo piensa que este tipo de proyectos utópicos “tan elaborados” generalmente «crean nuevos entornos urbanos donde también han surgido problemas».

Jardines superiores en una zona de The Line. (Neom) 

Según documentos obtenidos por el Wall Street Journal, los ingenieros se enfrentarán a retos enormes, empezando por la ambición misma del proyecto con unos plazos acelerados y el impacto medioambiental de este titán de acero y cristal, que afectará al paso de millones de aves migratorias por la zona.

¿Estatus excepcional?

El otro gran reto es que nueve millones de personas se muden a esta ciudad desde otras partes del planeta, como pretende el régimen saudí. Para ello, según el periódico Saudi Gazette, la ciudad de Neom y The Line no se atendrá a las mismas estrictas reglas del brutal régimen religioso de bin Salman. Sin embargo, según NPR, los promotores negaron vehementemente esta excepcionalidad de la ciudad, que será una zona económica especial pero estará «sujeta a todas las reglas… relacionadas con la seguridad, la defensa y la protección de las fronteras». Cuesta creer que nadie vaya a querer mudarse a un país cuyos valores y leyes chocan frontalmente con los de las democracias occidentales.

El comienzo de La Línea, en el golfo de Aqaba. (NEOM)

Pero las críticas y los retos le dan igual al dictador árabe, que está decidido a gastar un billón de euros en construir lo que él llama “mis pirámides” para que, a largo plazo, Arabia Saudí pueda seguir generando dinero después de que muera el petróleo, su gallina de los huevos de oro.

Imagen de portada: Jardines en las pasarelas que unen los bloques del rascacielos de un billón de euros. (Neom)

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Jesús Díaz. 28 de julio 2022.

Arabia Saudi/Tecnología

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s