Mira si es verdad mi hombro, un poema de Pureza Canelo.

Galardonada con el Premio Adonáis en 1970 por Lugar común —libro al que pertenece el siguiente poemacon apenas 24 años, desde entonces ha construido una cuidada obra poética entrelazada con su labor como gestora cultural. A continuación reproduzco Mira si es verdad mi hombro, un poema de Pureza Canelo.

Mira si es verdad mi hombro, de Pureza Canelo

La soledad es, como siempre,

quien más me hace recordar tu nombre.

Pero cuidado, también el mediodía, y el gazpacho,

y la zapatilla mal atada en el segundo botón,

y las gotas de agua bajo la ducha,

y la fiebre que no invento en la siesta

y las ganas de no dormir para leer

y el beso que te doy a las siete de la tarde,

y el volcán en Italia que no vuelve a sonar,

y las cabras que pasan ahora por mi casa

como novios buenos y otra vez la lucha de ángeles,

y la noche otra vez,

y la mañana idéntica por su triunfo,

y el salto del langosto ahora mismo,

y la hierba mal regada bajo mi bañador,

y el higo trasnochado en la nevera,

y el perro lamiéndome los pies cuando salgo del río

y yo le huelo más que él a mí,

y el amor, y tu nombre,

y el vestido que me pongo,

y mi cuerpo interior como yo misma,

y el recuento de tu voz,

y otra vez el río,

y la cerveza y el panchito que te dejo,

y el verde tristón de este verano que es rojo,

y éste y único para tu nombre,

para decir que tengo tu frasco de ahora mismo,

y tu sentido, y tu olfato,

y el garabato que sale de tu lengua.

Yo soy todo lo que tú eres en este julio del demonio,

frita como los pájaros al mediodía

y cansada como un perro a las cuatro de la tarde.

Escribirte esta carta es escribirla,

y así lo hago;

letras que me salen de esta forma aparatosa y santa

y sólo para tu armario donde me guardas el surco.

El balcón se ha abierto para mí, estoy en mi casa.

Me entra la luz, lo que dura la tarde,

lo que quiero atar de corazón y simiente

si no vacío mi rincón y la sal.

Un periódico se ha hecho amigo del aire

y viaja, y viene, sin descanso.

¿Dónde está la cigüeña de que me hablaban?

¿Quién comunica el calor al rostro?

Ceras al lado del altar,

bellotas en la encina para la tarde,

viaja todo, no baja el avión,

mi blusa abierta como una ventana,

rezo por el olvido, por el olvido no rezo,

una nube en vez de ese trozo azul,

mi vestido, mi recuerdo,

esta compasión para seguir mi calle.

Qué bien, ya el carro que regresa por Moraleja,

el ovillo de los hilos está guardando porque rodó;

la vocación de cubrir, de adorar lo que se escapa,

Moraleja abierta, dormida en su sal poco astuta,

porque ella no se ve, no monta tanto,

el tiempo está en una hora más que su alianza.

Así va julio.

Nombre de hombre cerca de mi ternura tuya, no me estoy equivocando.

Cabecea la campana a las ocho,

oración para cuatro, para mí y somos cinco;

la caja rodando,

mi balcón abierto, mi blusa, mi ventana;

cuando me toque ir a dormir lo haré

abriéndome de nuevo nuestro rostro que comparto;

los lazos, yo no tengo lazos,

y bebo el agua desde mi puente,

arriba un quiosco nuevo, legiones de cerezas perdidas,

mi lágrima que no se pierde.

Rezo por el olvido,

por el olvido no rezo,

la higuera es de verdad, verde, hojas desde abajo

para dorar las fuentes,

abuelo de su casa a la mía

y se recogen los besos

en cualquier mirada.

Tu nombre, me he olvidado de tu nombre,

te sigo escribiendo, perdona el lapsus,

sigo en tu baúl, amor escondido aquí

y en la otra tierra donde tú vives.

Y tu nombre

no lo digo.

Imagen de portada: Pureza Canelo

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Apuntes, Libros y Cía. Por Laura Di Verso. Editor: Arturo Pérez-Reverte.  8 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s