La caída de las antiguas civilizaciones puede tener nuevos culpables, según los expertos.

MÁS INGREDIENTES HISTÓRICOS

Hace miles de años, en todo el Mediterráneo oriental, varias civilizaciones de la Edad de Bronce empeoraron al mismo tiempo. La ciencia acaba de encontrar un nuevo responsable.

Si es de tu interés profundizar en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”.

Hace miles de años, en todo el Mediterráneo oriental, varias civilizaciones de la Edad de Bronce empeoraron al mismo tiempo. El Antiguo Reino de Egipto y el Imperio Acadio se derrumbaron, y se produjo una crisis social generalizada en todo el Antiguo Oriente Próximo y el Egeo, que se manifestó en forma de disminución de la población, destrucción, reducción del comercio e importantes cambios culturales. Como siempre, se ha señalado al cambio climático y a los cambios de lealtad. Pero los científicos acaban de encontrar un nuevo culpable en unos huesos antiguos.

En los restos excavados en un antiguo cementerio de Creta, en una cueva llamada Hagios Charalambos, un equipo dirigido por el arqueo genetista Gunnar Neumann, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Alemania, ha encontrado pruebas genéticas de las bacterias responsables de dos de las enfermedades más importantes de la historia: la fiebre tifoidea y la peste. Por tanto, según los investigadores, no se puede descartar que las enfermedades generalizadas causadas por estos patógenos fueran un factor que contribuyera a los cambios sociales tan extendidos entre el 2200 y el 2000 a.C.

«La aparición de estos dos patógenos virulentos al final del período minoico temprano en Creta», escribieron en su artículo, «enfatiza la necesidad de reintroducir las enfermedades infecciosas como un factor adicional que posiblemente contribuyó a la transformación de las primeras sociedades complejas en el Egeo y más allá». 

«Ahora se sospecha, que la bacteria ‘Yersinia pestis’ ha estado infectando a la gente al menos desde el Neolítico» 

La ‘Yersinia pestis’ es una bacteria responsable de decenas de millones de muertes, la mayoría de las cuales se produjeron en el transcurso de tres devastadoras pandemias mundiales. Por muy catastrófica que fuera esta enfermedad en siglos pasados, su impacto antes de la peste de Justiniano, que comenzó en el año 541 de la era cristiana, ha sido difícil de calibrar. 

Los recientes avances tecnológicos y científicos, en particular la recuperación y secuenciación de ADN antiguo a partir de huesos viejos, están revelando parte de esa historia perdida. Ahora se sospecha, por ejemplo, que la bacteria ha estado infectando a la gente al menos desde el Neolítico.

Fosa común de víctimas de peste - Ilustración de stock

Fosa común de víctimas de peste – Ilustración de stock

El año pasado, los científicos revelaron que un cazador-recolector de la Edad de Piedra probablemente murió de peste miles de años antes de que tuviéramos pruebas de que la enfermedad alcanzara proporciones epidémicas. Sin embargo, las pruebas genómicas recuperadas procedían hasta ahora de regiones más frías. Se sabe poco sobre su impacto en las sociedades antiguas de climas más cálidos, como las del Mediterráneo oriental, debido a la degradación del ADN en las temperaturas más altas. Así que Neumann y su equipo se pusieron a investigar los huesos recuperados en un yacimiento de Creta, conocido por sus condiciones notablemente frías y estables.

La ‘Salmonella enterica’

Recuperaron ADN en los dientes de 32 individuos que murieron entre 2290 y 1909 a.C. Los datos genéticos revelaron la presencia de bastantes bacterias orales comunes, lo cual era de esperar. Menos esperada era la presencia de ‘Y. pestis’ en dos individuos y de dos linajes de ‘Salmonella enterica’, una bacteria típicamente responsable de la fiebre tifoidea, en otros dos. Este descubrimiento sugiere que ambos patógenos estaban presentes y posiblemente eran transmisibles en la Creta de la Edad del Bronce. Pero hay una advertencia. Cada uno de los linajes descubiertos se ha extinguido, lo que hace más difícil determinar cómo sus infecciones podrían haber afectado a las comunidades.

El linaje de ‘Y. pestis’ que descubrieron probablemente no podría transmitirse a través de las pulgas, uno de los rasgos que hizo que otros linajes de la bacteria fueran tan contagiosos en las poblaciones humanas. El vector de la pulga transporta la versión bubónica de la peste; los humanos se infectan cuando la bacteria entra en el sistema linfático a través de la picadura de una pulga. Por lo tanto, la ruta de transmisión de esta antigua forma de la bacteria podría ser diferente y causar una forma distinta de peste; la peste neumónica, que se transmite a través de aerosoles, por ejemplo. Los investigadores afirman que los linajes de ‘S. entérica’ también carecían de rasgos clave que contribuyen a la enfermedad grave en los seres humanos, por lo que la virulencia y las vías de transmisión de ambos patógenos siguen siendo desconocidas. 

«Los humanos se infectan cuando la bacteria entra en el sistema linfático a través de la picadura de una pulga» 

No obstante, el descubrimiento sugiere que ambos patógenos circulaban en regiones de Creta con alta densidad de población, y podrían haber corrido de forma un tanto desenfrenada. «Aunque es poco probable que ‘Y. pestis’ o ‘S. enterica’ fueran los únicos responsables de los cambios sociales observados en el Mediterráneo a finales del tercer milenio a.C.», escriben los investigadores en su artículo, «proponemos que, dadas las pruebas de ADN (antiguo) presentadas aquí, las enfermedades infecciosas deberían considerarse como un factor adicional que contribuye, posiblemente en una interacción con el clima y la migración, como se ha sugerido anteriormente».

Dado que enfermedades como la peste y la fiebre tifoidea no dejan rastros en los huesos, no suelen aparecer en el registro arqueológico. El equipo sugiere que un análisis genético más detallado de más restos del Mediterráneo oriental podría ayudar a descubrir el alcance del impacto que estas enfermedades tuvieron en las civilizaciones que vivieron allí.

Imagen de portada: iStock

FUENTE RESPONSABLE: Alma, Corazón y Vida. Por Jorge Ruiz Barranco. 19 de agosto 2022.

Sociedad/ADN/Egipto/Historia/Cambio climático

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s