El futuro de la civilización humana. 

El único camino para que la Humanidad prospere durante millones de años.

Avi Loeb reflexiona sobre el proyecto para lanzar una nave espacial al 20% de la velocidad de la luz y lo que le espera a la humanidad dentro de millones de años.

Si es de tu interés profundizar en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”.

Hay varios cientos de miles de millones de estrellas en la Vía Láctea, 8.000 millones de personas vivas y un total de 117.000 millones de personas que han vivido en la Tierra. En total, tenemos la suerte de contar con al menos una estrella por persona en la Vía Láctea. 

Imaginemos que asignamos una estrella específica a cada uno de nosotros. 

Esto sería una oportunidad única para que la gente enviara un avatar con sus objetivos y deseos hacia su estrella, en forma de una nave espacial miniaturizada guiada de forma autónoma por Inteligencia Artificial (IA). Por supuesto, alcanzar un destino estelar durante la vida de un ser humano sólo puede hacerse con las estrellas más cercanas si la nave viaja cerca de la velocidad de la luz. Desarrollar la tecnología de propulsión que pueda alcanzar una quinta parte de la velocidad de la luz es el objetivo de la iniciativa Breakthrough Starshot, cuyo consejo asesor dirijo. 

Una vez instaladas en un cúmulo galáctico, sondas autorreplicantes podrán saltar de una estrella a otra para cosechar recursos como las mariposas que revolotean sobre las flores a la caza de su néctar. 

Cuando Stephen Hawking visitó mi casa para la cena de Pascua en abril de 2016, dijo: «La semana pasada en Nueva York, Avi y yo anunciamos una nueva iniciativa que tiene que ver con nuestro futuro en el espacio interestelar.

Breakthrough Starshot intentará construir una nave espacial que alcance el 20% de la velocidad de la luz. A esa velocidad, mi viaje desde Londres habría durado menos de un segundo, sin contar con el tiempo en la aduana del aeropuerto JFK. 

La tecnología que desarrollará Breakthrough Starshot — haces de luz, velas y la nave espacial más ligera jamás construida — puede llegar a Alfa Centauri sólo veinte años después de su lanzamiento. Hasta ahora, sólo podíamos observar las estrellas desde la distancia. Ahora, por primera vez, podemos alcanzarlas».

Visualización de la nave espacial que puede alcanzar un 20% de la velocidad de la luz usando velas solares. (Project Breakthrough Starshot).

Dos años después, Stephen Hawking falleció. Se me llenaron los ojos de lágrimas mientras escuchaba el coro de estudiantes cantar la canción de Frank Sinatra «Fly Me to the Moon«, al final de su funeral en la Gran Iglesia de Santa María de la Universidad de Cambridge. 

A pesar de nuestra corta vida, como ilustra la muerte prematura de Hawking, la noción de que una nave vuele hacia una estrella asignada a cada uno de nosotros individualmente puede aportar un mayor peso a nuestras acciones.

Estas ‘flechas tecnológicas’ que la humanidad puede lanzar hacia las zonas habitables de las estrellas de la Vía Láctea podrían llegar a las puertas de civilizaciones extraterrestres avanzadas. Dado que el volumen del sistema solar es un factor de cuatrillones (quince potencias de diez) mayor que el volumen de su región habitable, el número de flechas bien dirigidas podría ser mucho menor que las lanzadas al azar, sin apuntar. Debemos tener en cuenta este factor del cuatrillón a la hora de interpretar el descubrimiento de objetos anómalos cerca de la Tierra. 

Las sondas dirigidas podrían ser mucho más abundantes de lo que esperamos de los objetos naturales con trayectorias aleatorias. Y como su aspecto es diferente al de las abundantes rocas heladas del Sistema Solar, éstas podrían considerarse objetos naturales de un tipo nunca visto, como un iceberg de nitrógeno o un meteorito más duro que el hierro.

El Proyecto Galileo trabaja sobre la hipótesis de que otras civilizaciones hayan mandado sondas a otros sistemas solares como el nuestro.

La segunda iniciativa que dirijo, el Proyecto Galileo, pretende buscar objetos que procedan de una civilización tecnológicamente avanzada en las regiones del espacio cercanas a la Tierra. Si alguna vez encontramos un mensaje extraterrestre amistoso en una botella, podríamos considerar la posibilidad de una iniciativa interestelar con socios de nuestro vecindario cósmico. 

Un proyecto de ingeniería cósmica por el interés común sería una tercera iniciativa en la que me encantaría participar. ¿Qué podría suponer un proyecto de este tipo? Permítanme dar un ejemplo. La expansión acelerada del universo aleja de nosotros los recursos extragalácticos a una velocidad cada vez mayor. Una vez que el Universo envejezca por un factor de diez, todas las estrellas fuera de nuestro Grupo Local de galaxias ya no serán accesibles para nosotros, ya que se estarán alejando más rápido que la luz. ¿Hay algo que podamos hacer para evitar este destino cósmico?

Imagen de campo profundo del cúmulo de galaxias Virgo.

Siguiendo la lección de la fábula de Esopo «Las hormigas y el saltamontes«, sería prudente recoger todo el combustible posible antes de que sea demasiado tarde, con el fin de mantenernos calientes en el gélido invierno cósmico que nos espera. 

Además, sería beneficioso para nosotros residir en compañía del mayor número posible de civilizaciones extraterrestres con las que pudiéramos compartir tecnología por la misma razón que algunos animales pueden estar más seguros y sobrevivir agrupados en grandes manadas. 

Después de escribir cuatro artículos sobre la lúgubre soledad que nos espera en nuestro futuro cósmico a largo plazo (que podéis leer aquí, aquí, aquí y aquí) recibí un correo electrónico optimista de Freeman Dyson en 2011 en el que sugería planear un vasto proyecto de ingeniería cósmica para que nuestra civilización — en colaboración con cualquier civilización vecina viable — pudiera concentrar los recursos de una región a gran escala a nuestro alrededor en un volumen suficiente como para permanecer ‘atado’ por su propia gravedad y no expandirse con el resto del universo.

El cúmulo de galaxias Coma. La barra roja muestra una parte de la cola que emerge del descentro de la galaxia espiral D100, a la derecha. (ESA)

Afortunadamente, la madre naturaleza ha sido amable con nosotros y espontáneamente dio a luz la misma reserva masiva de combustible que Dyson aspiraba a captar por medios artificiales. Las perturbaciones de densidad primordiales del universo primitivo provocaron el colapso gravitatorio de regiones de decenas de millones de años luz, reuniendo toda la materia en ellas en cúmulos de galaxias, cada uno de los cuales contiene el equivalente a mil galaxias como la Vía Láctea. 

Gracias a ello, una civilización avanzada no necesita embarcarse en un gigantesco proyecto de construcción como el que sugiere Dyson. Sólo tiene que propulsarse hacia el cúmulo de galaxias más cercano y aprovechar los recursos que ofrece como combustible para su prosperidad futura. La concentración masiva de galaxias más cercana a nosotros es el cúmulo de Virgo, cuyo centro está a 54 millones de años luz. Otro cúmulo masivo, Coma, está seis veces más lejos.

Las sondas Von Neumman, máquinas autorreplicantes que se expanden por el universo. (Imagen del juego Drone Swarm)

Por las razones anteriores, los avatares de las civilizaciones avanzadas de todo el universo podrían haber migrado hacia los cúmulos de galaxias en la historia cósmica reciente, de forma similar al movimiento de las civilizaciones antiguas hacia ríos o lagos. 

Para poder atravesar cien millones de años luz dentro del tiempo estimado que le queda al universo, las naves espaciales necesitan viajar a un porcentaje significativo de la velocidad de la luz. Una vez instaladas en un cúmulo, las sondas autorreplicantes podrán saltar de una estrella a otra y cosechar recursos como las mariposas que revolotean sobre las flores a la caza de su néctar. 

Esta tercera iniciativa futurista sería una impresionante hazaña de planificación a largo plazo. Al mirar los álbumes de fotos de hace miles de millones de años, nuestros descendientes tecnológicos, muy probablemente en forma de sistemas autónomos de inteligencia artificial, podrían rememorar su origen detallando los milenios en los que su primitiva civilización tecnológica vivió dentro de la Vía Láctea. Para entonces, la Vía Láctea estará alejándose de ellos a una velocidad cada vez mayor gracias al efecto de la expansión cósmica hasta que su imagen se congele y se desvanezca en la eternidad.

Imagen de portada: La nave generacional de la película Passengers. (Columbia Pictures).

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Avi Loeb* 18 de agosto 2022.

Espacio/Física

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s