Cruzando el Atlántico

He vuelto desde la calle
de pasear a mi mascota
fiel a sus necesidades caninas,
ni siquiera la llovizna fastidiosa
nos prohibió hacer nuestra rutina
de cada día; mañana y atardecer.

En mis diálogos internos
caminé pensando en ella,
no la conozco pero si la conozco,
desde que leo sus palabras
voy construyendo su imagen
no corpórea pero si de su espíritu.

La imagino dentro de lo subjetivo
que es extremadamente independiente,
porque ha sufrido mucho por los otros
ahora utiliza como defensa
la suficiente valentía
para volcar apreciaciones
sin guardarse nada,
como si quisiera
definitivamente
sacarse de encima
toda frustración pasada.

Fantaseo
pensando que ambos
poseemos
desde las letras
demasiadas cosas
en común,
quizás luego
de un par de años
de no cruzar el Atlántico,
vuelva a planificar
un nuevo viaje
en solitario
lo que será
una intima excusa
para lograr con ella
un deseado encuentro.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s