Por qué los insectos ya no se estrellan en tu parabrisas: 30 especies se extinguen cada día.

PARTE I: ALARMA

Una cuarta parte de los insectos de Europa está hoy al borde de la extinción. Las mariposas en España han caído un 70%. Hay un apocalipsis y toda la cadena alimentaria está en juego.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “azul”.

Cuando un especialista en mariposas sale al campo, rara vez mira el paisaje de frente. Los científicos que estudian estos insectos tienen la costumbre de dirigir su visión hacia los planos inferiores de los prados, y Constantí Stefanescu lleva tantos años estudiando invertebrados que su espalda ha adquirido cierta curvatura. Es un biólogo que trabaja para el Plan de Seguimiento de Mariposas de Cataluña, y hoy ha venido a medir la densidad de insectos en el Parque Natural del Montseny, un bosque al norte de Barcelona, España, que fue declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1978. 

El día es cálido y luminoso, condiciones ideales para que un entomólogo evalúe la intensidad con que las mariposas ocupan un prado. Sobre sus hombros, el biólogo lleva una red con la que caza los ejemplares que no puede identificar a distancia, antes de devolverlos a la libertad. Pero hoy apenas necesita utilizarla. De hecho, casi nunca lo hace. «En los últimos 30 años hemos podido comprobar que el 70% de las especies de mariposas de Cataluña está en regresión», explica. «El estado en que se encuentran las mariposas es un indicador del estado general de los insectos. Incluyendo, por ejemplo, las especies que polinizan los cultivos de los que dependemos».

Constanti Stefanescu, del Plan de Seguimiento de Mariposas de Cataluña. (S. D.)

El Plan de Seguimiento de Mariposas de Cataluña es uno de los pocos programas europeos que evalúan sistemáticamente las poblaciones de insectos en momentos y espacios determinados. «En la comunidad científica, desde hace muchos años, tenemos la impresión de que el declive es enorme, pero la financiación para estudiar los insectos siempre ha sido escasa», admite Axel Hochkirch, que dirige el Departamento de Invertebrados de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y es uno de los entomólogos más reconocidos del planeta (tanto es así que hace un par de meses se bautizó con su nombre una nueva especie de grillo descubierta en la isla de Creta, Grecia: Leptophyes axeli). En toda Europa, entre los científicos que estudian los insectos, existe esta broma recurrente: un mosquito no es tan sexy como un lobo, al menos cuando se trata de conseguir fondos para la investigación. 

En menos de 30 años en Alemania se produjo una pérdida de biomasa de bichos voladores de entre el 75% y el 82%

 «Hace cinco años, sin embargo, todo cambió», dice Hochkirch. En octubre de 2017, la Sociedad Entomológica de Krefeld (Alemania) publicó un estudio que hizo saltar las alarmas en todo el mundo. Con acceso a datos poco comunes recogidos durante 27 años, los científicos pudieron determinar que en menos de 30 años en las reservas ecológicas germánicas se produjo una pérdida de biomasa de bichos voladores del 75%. En los meses de verano, cuando los invertebrados están más presentes, las cifras llegaban al 82%. 

La noticia se extendió rápidamente por todo el mundo, y los periódicos informaron de que estaba en marcha un apocalipsis de los insectos, o Armagedón.[Axel Hochkirch. Foto: S. D.] Desde entonces, se han multiplicado los esfuerzos científicos para evaluar el alcance del problema. Las cifras no son nada alentadoras. «Los estudios más recientes de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza indican que 30 especies desaparecen diariamente de la faz de la Tierra», dice Horchkirch, que dirigió estas mismas investigaciones. También fue él quien dirigió los esfuerzos internacionales para crear una lista roja de invertebrados europeos sin precedentes.

«Gracias a ese esfuerzo realizado entre investigadores de todo el continente, pudimos determinar que una cuarta parte de los insectos del continente está actualmente en peligro de extinción». Para Alain Klein, biólogo del Parque Natural de Our, una de las tres reservas ecológicas que existen en Luxemburgo, la expresión «apocalipsis de los insectos no es tan incorrecta». El pequeño Gran Ducado fue uno de los primeros países europeos en apresurarse a crear un plan de protección de los insectos, y Klein ha estado en este proyecto desde el primer día. «Hay una emergencia que no podemos ignorar, tenemos que empezar a abordar el tema ahora». En el Centro de Investigación en Biodiversidad y Recursos Genéticos de la Universidad de Oporto, la entomóloga Sónia Ferreira habla de una carrera contrarreloj. «A medida que se revelan más datos, nos damos cuenta de que tenemos un enorme problema entre manos, aunque sea invisible para la mayoría de la gente. El mundo tal y como lo conocemos está en peligro. Sin los insectos, toda la cadena alimentaria del planeta está en juego».

Zona reservada para el desarrollo de los insectos en Luxemburgo. (S. D.)

El fenómeno, dice Ferreira, es visible a simple vista: «Si lo pensamos, hace unos años, cuando viajábamos unos cientos de kilómetros en coche en verano, había un momento en que necesitábamos parar en una estación de servicio para limpiar los cristales. Ahora hemos conseguido recorrer miles de kilómetros sin esa preocupación. Es hora de pararse a pensar en el miedo que da eso». 

En mayo de este año, un grupo de científicos británicos utilizó precisamente esta técnica para evaluar el declive. Comparando los datos de 2004 con los de 2021, los entomólogos del Kent Wildlife Trust pudieron determinar una pérdida del 65% de los insectos voladores que aparecen en las matrículas de los coches que circulan por Inglaterra. La misma técnica también había sido utilizada por biólogos daneses midiendo datos con 20 años de diferencia, en un estudio publicado en 2019: en un trayecto de 1,2 kilómetros por la campiña danesa, la reducción de bichos en las ventanillas de los coches fue del 80%. En un trayecto de 25 kilómetros, fue del 97%. La base de la cadena alimentaria del planeta está desapareciendo. 

«Estamos en un gran experimento global que no podemos reproducir. La humanidad no querrá saber cuál es el resultado de ese experimento» 

Lisa Reiss, bióloga de la Universidad de Tréveris, uno de los principales centros de investigación entomológica de Alemania, lo explica así: «Estamos en un gran experimento global que no podemos reproducir y del que desconocemos el resultado. La humanidad no querrá saber cuál es el resultado de ese experimento».

El efecto mariposa

La extinción total de los insectos es un escenario poco probable. A Axel Hochkirch le preguntan a veces si serán las diminutas criaturas o los humanos los que desaparezcan primero, y el científico tiene pocas dudas: «Los humanos irán primero». Su argumento es sencillo: «Los invertebrados están aquí mucho antes que nosotros, y constituyen tres cuartas partes de las especies del planeta. Sería arrogante pensar que les sobreviviremos».

Constanti Stefanescu sostiene una mariposa en el Parque Natural de Montseny. (S. D.)

Pero hay otro punto en el que el científico insiste. Los insectos desempeñan funciones esenciales para la vida humana: los servicios del ecosistema. Un tercio de todos los alimentos que consumimos depende de la polinización, por ejemplo. Y si ese es el problema, las señales ya son de alarma. A finales de julio, los precios del aceite de girasol se habían disparado en todo el mundo debido a la guerra en Ucrania. 

En India, tercer consumidor mundial, los agricultores se encontraron con un problema: había que aumentar la producción nacional, pero las abejas se habían vuelto tan escasas en el sur del país, donde se encuentran las grandes plantaciones, que los girasoles simplemente no florecían. Este verano, los agricultores del distrito de Tenkasi no tuvieron más remedio que polinizar las plantas a mano. Se trata de un proceso largo y complicado, en el que manos humanas recogen el polen de cada flor con un paño y lo frotan con otro. Para satisfacer la demanda, hay que contratar a trabajadores, lo que encarece los costes de producción, y no resuelven el problema tan rápidamente como los polinizadores

En el sur de China, y especialmente en la provincia de Sichuan, la región de los grandes huertos de peras y manzanas, la cuestión es objeto de un intenso debate desde hace más de una década. En la actualidad, casi toda la polinización en la región se realiza manualmente, algo que los expertos consideran insostenible a medio plazo. De momento, la cuestión es asiática, pero la desaparición de los polinizadores en Europa también preocupa.[Alain Klein. Foto: S. D.] Guillem Mas conduce su Jeep por el Pirineo catalán hasta un prado a 1.600 metros de altura. «Compramos unos terrenos aquí para proteger las mariposas hormigueras, que están desapareciendo a una velocidad vertiginosa», dice el biólogo español de Paisatges Vius, una asociación que trabaja por la recuperación de hábitats en esta región. Habla de una especie de mariposa de montaña llamada Phengaris alcon. Un insecto de alas azules conocido por su peculiar ciclo vital, y también por ser un importante polinizador en los paisajes de altura. 

«Compramos unos terrenos aquí para proteger las mariposas hormigueras, que están desapareciendo a una velocidad vertiginosa» 

Estas mariposas copulan en plantas específicas de los Pirineos, y es allí donde las hembras ponen sus huevos. Cuando la larva sale, se alimenta de las flores de estas plantas. En tres semanas desarrolla una forma y un olor similares a los de las larvas de hormiga. Entonces cae al suelo y es recogida y llevada a un hormiguero. Engañadas, las hormigas la llevan al nido, y durante 10 meses se alimenta de huevos de hormiga. A mediados de la primavera, comienza a formar una crisálida y no abandona el hormiguero hasta principios del verano.

Foto: S. D.

«El problema ahora es el cambio radical en la gestión del territorio que pone en peligro la viabilidad de estos animales», dice Mas. Las hormigueras solo se dan si hay plantas y hormigas específicas que apoyen su ciclo vital. Pero los prados donde prosperan estas especies eran pastoreados por ovejas y cabras. «En los últimos 20 años, las vacas han ocupado su lugar. Consumen mucha más hierba, lo que impide la floración ideal para los insectos», continúa. Sin estas mariposas, el paisaje pierde biodiversidad

Y, a falta de diversidad, los campos se vuelven menos productivos. «Entonces se compensa la falta de insectos con más fertilizantes, con más pesticidas, lo que crea un círculo vicioso en el que las especies no pueden revertir la amenaza», dice el científico español. «Todos sufrimos por ello». «El cambio climático es una parte del problema, pero no es la gran cuestión que explica la hecatombe de insectos», dice el biólogo luxemburgués Alain Klein. 

Los monocultivos que han invadido los paisajes, la producción intensiva —sobre todo de ganado y de los campos que lo alimentan— y los pesticidas y fertilizantes que ahora se utilizan a gran escala para hacer fértil la tierra explican en última instancia la ruina de los invertebrados. «A medida que las poblaciones humanas crecen, también lo hacen las necesidades alimentarias. Pero la forma en que promovemos este consumo a gran escala acabará por cavar nuestra propia tumba», defiende Klein.[Guillem Mas. Foto: S. D.] 

Edward O. Wilson, el científico estadounidense fallecido el año pasado y considerado el padre de la sociobiología y la biodiversidad, escribió en 1987 en su libro ‘Conservation Biology’: «Estimo que hay 42.850 especies de vertebrados en todo el mundo, de las cuales 6.300 son reptiles, 9.040 son aves y 4.000 son mamíferos. En cambio, se han descrito 990.000 especies de invertebrados —de las cuales solo 290.000 son abejas—, siete veces el número de todos los vertebrados juntos». 

El capítulo que dedicó a la conservación de los insectos se llamaba curiosamente ‘Las pequeñas cosas que dirigen el mundo’. Y su conclusión en el estudio era bastante clara: «Necesitamos a los insectos para sobrevivir, sí. Pero ellos no nos necesitan en absoluto».

El declive de los insectos: microhistoria de un desastre global

Esta investigación se ha realizado con el apoyo de la beca Earth Grant de journalismfund.eu. Mañana, El Confidencial publicará la segunda parte (2/3) de este trabajo periodístico en colaboración con otros medios europeos como ‘Público’, ‘Contacto’ y ‘Luxemburger Wort’.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Ricardo J. Rodriguez Sanne Derks. Traducción: Marina Quero. Edición vídeo: Patricia Seijas. 31 de agosto 2022.

Mundo sostenible/Pensamiento crítico 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s