La lección clave que deberíamos enseñar a todos los niños, según el eminente físico Avi Loeb.

UN CONSEJO VITAL

El prestigioso físico Avi Loeb nos da las claves para conseguir descubrimientos realmente innovadores, lejos de los dogmatismos y los caminos trillados que transita la mayoría.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Durante el final de dos podcast en los que he participado en los últimos días, me pidieron mi consejo para los jóvenes. Empecé mi respuesta con una metáfora. 

Cuando nacemos somos como conchas marinas que llegan a la orilla por primera vez. Tenemos nuestros colores y formas únicos. Con el tiempo, las olas del mar hacen que estas conchas se rocen entre sí, eliminando sus colores especiales y rompiéndolas en granos de arena marina indistinguibles. 

Mi primer consejo es resistirse a los análogos de estas olas del océano que predominan en las redes sociales y preservar los verdaderos colores con los que has nacido. La erosión por fricción puede evitarse a voluntad. 

Presta menos atención a cuántos ‘me gusta’ obtienes en Twitter en cada momento que a lo que te haría sentir que el viaje ha merecido la pena en los últimos momentos de tu vida.

Creo que la ciencia habría progresado más rápido si los adultos que la practican se guiaran por su curiosidad infantil.

A menudo las circunstancias ponen obstáculos que bloquean nuestras incipientes ambiciones. Cuando era joven, me apasionaban las cuestiones más fundamentales de nuestra existencia. Estas pertenecían al ámbito de la filosofía

Pero el servicio militar era obligatorio en mi país natal, Israel, así que opté por estudiar física porque se consideraba útil para la defensa nacional. Posteriormente, me ofrecieron una beca posdoctoral de cinco años en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, con la condición de que me dedicara a la astrofísica. Cuando obtuve la plaza de Astronomía en Harvard, departamento que luego presidí durante nueve años, me di cuenta de que, aunque mi carrera se parecía a un matrimonio concertado, resultaba que estaba casado con mi verdadero amor.

Hay cuestiones filosóficas fundamentales, como «¿cómo empezó el universo?» o «¿hay algún vecino inteligente en nuestra manzana cósmica?», que tenemos el privilegio de abordar a través del método científico. Mi singular trayectoria profesional me dio una perspectiva filosófica de mi disciplina y me formó de manera diferente a mis colegas. 

La lección de mi experiencia personal es que, aunque las circunstancias te obliguen a seguir un camino diferente al que deseabas, puedes navegar hacia una posición única manteniéndote fiel a tu primer amor. Al final puedes llegar a un destino inspirador a pesar de los fuertes vientos en contra. En 1964, Nelson Mandela fue condenado a cadena perpetua por conspirar para derrocar el sistema racista del apartheid en Sudáfrica. En 1994, fue elegido el primer presidente negro de la nación. Ninguna celda de la prisión puede confinar tu pasión si dices la verdad, independientemente de lo impopular que sea a veces.

Nelson Mandela. (Reuters)

Hace unos meses, mis antiguos alumnos postdoctorales y colegas veteranos celebraron mi 60 cumpleaños en Martha ‘s Vineyard. Durante el evento, algunos profesores noveles me dijeron que se estaban replanteando si seguir en el mundo académico, dado el ambiente intelectual que suele reprimir la innovación y la desviación de los caminos trillados. 

Las flores que se elevan por encima del nivel de la hierba tienden a ser pisadas por la envidia. Les repetí el poema de Robert Frost, «The Road Not Taken», que termina con las palabras: «Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo tomé el menos transitado, y eso ha marcado la diferencia». 

Mi nota a pie de página del poema de Frost es que, a lo largo del camino no tomado, uno suele encontrar frutos más fáciles de alcanzar porque nadie fue a recogerlos. El segundo punto que destaqué en los podcast es lo importante que es mantener nuestra curiosidad infantil. Cuando somos niños, no tenemos miedo de hacer preguntas fundamentales, de plantear dudas sobre los dogmas y de cometer errores mientras exploramos lo desconocido. 

A menudo, los niños salen perjudicados porque hacen movimientos no calculados o se arriesgan por pura curiosidad. Pero a veces descubren lo inesperado porque hacen un movimiento no calculado o se arriesgan por curiosidad.

La investigadora Cecilia Payne-Gaposchkin.

Creo sinceramente que la ciencia habría progresado más rápido si los adultos que la practican se guiasen por su curiosidad infantil. 

En cambio, los ‘expertos’ suelen preocuparse por su imagen pública y pretenden explicar todas las nuevas pruebas basándose en sus conocimientos anteriores. 

Los demás tenemos el privilegio de comportarnos honestamente, como el niño del cuento de Hans Christian Andersen «El traje nuevo del emperador».

Todos podemos admitir que el emperador está desnudo. La razón por la que disfruto trabajando con jóvenes científicos es porque no cargan con ninguna mochila del pasado y se dejan llevar por la pasión más que por el ego y el orgullo profesional. Lo que quiero transmitir es que nuestra libertad viene de dentro. La regresión a la media, impulsada por las fuerzas sociales, no es buena para nuestra salud mental porque cada uno de nosotros es único y especial.

El investigador Fritz Zwicky.

Por último, una nota sobre el panorama general. Los periódicos y las redes sociales se consumen por los acontecimientos de la Tierra. Pero el universo es mucho más de lo que se ve en la Tierra. 

Permítanme ilustrarlo con tres ejemplos. En primer lugar, la tesis doctoral presentada en 1925 por la joven científica Cecilia Payne-Gaposchkin demostró que el Sol tiene una composición diferente a la de la Tierra y que está hecho principalmente de hidrógeno. 

La autoridad en materia de estrellas de la época, Henry Norris Russell, la disuadió de incluir esta conclusión en su tesis. Cuatro años más tarde, él mismo confirmó aquella conclusión. En el segundo ejemplo, de 1933, un joven Fritz Zwicky argumentó que la mayor parte de la materia del Universo está hecha de una sustancia diferente a la que encontramos en el sistema solar. 

Durante cuatro décadas, su sugerencia continuó siendo ignorada por sus colegas de Caltech. Ahora, la noción de Zwicky es la corriente principal, aunque todavía no sabemos qué es la materia oscura. 

En un tercer ejemplo, los dos primeros objetos interestelares descubiertos en los últimos cinco años, CNEOS 2014-01-08 y `Oumuamua, tienen propiedades anómalas en relación con los cometas y asteroides que se encuentran en el Sistema Solar. 

Sin embargo, se descarta la posibilidad de que tengan un origen artificial. Esto se da con el telón de fondo de que sabemos que los dados de la inteligencia se lanzaron decenas de miles de millones de veces solo en la Vía Láctea y que la humanidad lanzó cinco naves espaciales fuera del sistema solar en un período tan corto como una fracción de cien millones de veces de la edad del Sol. 

Mientras los ‘expertos’ adultos celebran lo ‘conocido’ y dejan de lado lo ‘desconocido’, el mensaje real que recibimos una y otra vez del cosmos es que no debemos pretender ser más que niños curiosos en su primer día de clase.

Imagen de portada: La escritora Leslie Kean y el físico Avi Loeb en el telescopio Gran Refractor de la Universidad de Harvard.

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Avi Loeb. 8 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Investigación/Innovación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s