Anne Carson actualiza las Bacantes de Eurípides.

La poeta canadiense tradujo Bakkhai, un clásico que no caduca y que gira alrededor del goce y el deseo.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

De origen oral, la historia y mitología de Dionisio y las mujeres que lo veneran (Bakkhai: Bacantes) nos llega a través de la tragedia griega, representada por primera vez en el 405 A.C. Eurípides no fue el primer poeta en trabajar en los temas en torno a Dionisio. Antes de él lo hicieron Tespis, Iofonte, Esquilo y Polifrasmon, entre muchos otros, así como el folclor popular.

En esta nueva versión, la poeta canadiense Anne Carson no sólo traduce la obra, sino que restaura el llamado de Dionisio sobre la necesidad de volver a lo primigenio a través del deseo del ser humano de tomar la voluntad como el primer motor de la vida, el goce y la entrega al hedonismo y a la tierra.

A diferencia de cualquier trabajo ensayístico preliminar sobre traducción, Carson nos entrega un nuevo poema de su autoría, titulado “desearía ser dos perros, así podría jugar conmigo”, donde se introduce y libera a Dionisio para la posteridad de nuestros días (“Exit Dionysos”): “Él es un dios joven. / De oscura mitología, / siempre llegando // a un nuevo lugar / para alterar el status quo, / con un asomo de sonrisa. // Los Griegos lo llamaron ‘extranjero’ / e invadieron con montajes / polis tras polis // con historias como esa / en las Bacantes de Eurípides. / Una obra estremecedora”.

Generalmente representado como una deidad del vino y del éxtasis de la embriaguez (fiestas dionisíacas, bacanales en Roma), para Anne Carson “Dionisio es dios / del comienzo / antes del comienzo”. Lo que plantea en principio una dificultad ontológica, posible de pronunciar y dejar vivir solo a través de la poesía: “Los comienzos son especiales / porque la mayoría son falsos. / La nueva persona en la que te conviertes / con ese primer sorbo de vino / ya estaba allí”.

Dionisio representa algo más que la voluntad o el deseo, y mucho más que un principio (según la autora, ya estaba presente en las tablillas de la Lineal B del siglo XII A.C.). Se trata del deseo antes del deseo, “el lamido del comienzo para saber que no sabes”.

Bakkhai cuenta la historia de un hombre (el rey Penteo) que, luego de encerrar e injuriar a Dionisio, termina siendo descuartizado por las bacantes y su propia madre, vistiendo las ropas de una mujer. Esto ha despertado distintas interpretaciones sexuales, de índole represivas, y asimismo es una de las polisémicas lecturas que ha respaldado Carson en su poema inicial: “Mira a Penteo / girando alrededor con un vestido, / tan satisfecho con su disfraz de niña / al borde de las lágrimas. / ¿Debemos creer / que este deseo es nuevo? / ¿Por qué guardaba / ese vestido en el fondo / del clóset, por cierto? / El disfraz es carne”.

En lo que respecta a la obra original, construida generalmente a partir de narraciones polifónicas sin principio, el trabajo poético y modernizador de traducción de Carson, de corte métrico más desenfrenado y libre, se percibe mejor en las odas corales. De acuerdo a la tradición, Eurípides utilizaba el trímetro yámbico para las partes de diálogo de la obra y los metros líricos en las odas corales.

Conocedora de estos principios, los riesgos que se introducen en las odas corales se perciben ya desde la configuración visual y por tanto rítmica de los textos (pausa versal o sangría, elementos inexistentes en las tragedias), tal como Ezra Pound introdujo estos mismos avances en la traducción que hizo al inglés de la poesía China en Cathay.

El ejercicio de la traducción de clásicos en la literatura, al menos en los casos afortunados, demuestra cómo las sensibilidades y necesidades poéticas cambian y se reformulan con el paso del tiempo.

Sin dudas Carson sintió de manera más natural las formas menos tradicionales (cerradas) para explorar y actualizar la tragedia de Eurípides; de la misma forma que Seamus Heaney en su versión de Beowulf combinó la aliteración de las kenningar, fusionando el inglés antiguo con modismos contemporáneos.

Bakkhai de Eurípides, Versión de Anne Carson. Traducción de Bernardita Bolumburu. La Pollera Ediciones, 163 págs 

Imagen de portada: Anne Carson

FUENTE RESPONSABLE: Juan Arabia. 6 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/Literatura/Anne Carson

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s