Así fue Babilonia: la gloriosa capital imperial de Mesopotamia.

En medio de lo que ahora es desierto, Babilonia floreció para convertirse en una ciudad influyente y centro de la civilización mesopotámica durante miles de años.

La antigua Babilonia floreció y vio su ocaso a unos 100 kilómetros al sur de Bagdad, en lo que ahora es Irak, cerca del río Éufrates. Fue la cuna de imperios y reyes, jardines colgantes reverdecidos, arquitectura desafiante, dioses de oro, y un estricto código de leyes conocido por el «ojo por ojo».

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

La ciudad fue centro de la civilización mesopotámica desde aproximadamente el 2,000 a. C. hasta el 540 a. C. Los importantes descubrimientos babilónicos en matemáticas, física y astronomía, la convirtieron en un gran centro intelectual, que se contrapone a su fama bíblica.

Los antiguos registros de este imperio todavía son utilizados por los astrónomos para estudiar el cambio de la rotación de la Tierra, y los métodos desarrollados para medir el tiempo siguen vigentes.

Hammurabi, el autor del código de leyes más antiguo

Getty

Sobre la historia temprana de Babilonia y su fundación, se conoce poco arqueológicamente. Se cree que la ciudad se fundó previo al reinado de Sargón de Acad, entre 2334-2279 a.C. Algunas fuentes lo reconocen como fundador, y responsable de la construcción de los templos.

La historia conocida inicia con el famoso rey Hammurabi, quien tras la abdicación de su padre, el rey King Sin Muballit, tuvo un gran impacto en la fortuna del territorio, y transformó el pequeño reino en un imperio poderoso e influyente de Mesopotamia.

El Código de Hammurabi fue un conjunto de leyes inscritas en una piedra por el propio rey, su aplicación era dura, permitía la mutilación de partes del cuerpo y estableció un uso libre de las sentencias de muerte. En ese entonces, también fue reconocido como un ejemplo de reglas para mantener la paz y lograr la prosperidad.

«Entonces Anu y Bel [ambos dioses] me llamaron por mi nombre, Hammurabi, el príncipe exaltado, que temía a Dios, para establecer el gobierno de la justicia en la tierra, para destruir a los impíos y al malvado. hacedores, para que el fuerte no dañe al débil», menciona una traducción hecha por Leonard William King.

Hammurabi fue un gestor exitoso del reino y de la guerra, por lo que en un corto periodo, Mesopotamia quedó bajo el dominio de Babilonia. El declive vino después de su muerte.

Cliquea en el siguiente link para ver el vídeo

Babylon

La grandeza de Babilonia no solo se midió por la extensión que llegó a ocupar, más de cuatro millas repartidas a orillas del río Éufrates; su arquitectura también fue monumental en tamaño y extensión.

“En su seno había catorce santuarios diferentes, y otros veintinueve estaban repartidos por el resto de la ciudad. Eso fue bastante aparte de los cientos de capillas y santuarios en las calles», escribió Andrew George, profesor de la Universidad SOAS de Londres, en el libro Babilonia: Ciudad de las Maravillas.

Uno de los actos desafiantes fue la construcción de la Torre de Babel, que, según la referencia bíblica, buscaba llegar al cielo. Esta habría sido una estructura tipo piramidal conocida como zigurat, y que era común en la ciudad.

En la ciudad, deslumbraban las calles pavimentadas, los edificios de ladrillos esmaltados, las ocho puertas monumentales de la muralla, incluyendo la impresionante Puerta de Istar con relieves de leones y dragones; y la abundante agua que corría a través de un complejo sistema de canales, que servía de riego para sustentar la agricultura.

Nabucodonosor, el segundo gran rey de Babilonia, gobernó un imperio que se extendió desde el Golfo Pérsico hasta las fronteras de Egipto. Este periodo ha sido considerado como el de mayor gloria por el desarrollo y las construcciones.

La ciudad albergaba tres palacios principales: el palacio del sur medía, el palacio de verano, y el palacio del norte, este último con terrazas espectaculares cargadas de árboles y vegetación, de lo que habría sido parte de los Jardines Colgantes de Babilonia.

Babilonia, la caída de una ciudad de santuarios.

Replica de las puertas de Ishtar en las ruinas de Babilonia, Irak

En la antigua Mesopotamia, no había mejor manera de humillar al pueblo vencido, que a través del robo de sus deidades. Babilonia vio salir a sus dioses por las puertas monumentales, convirtiendo el significado de su nombre ‘puerta de dios’, en un presagio.

La estatua de Marduk, el principal dios de los babilonios, viajó por varias ciudades como botín de guerra. Nabucodonosor la recuperó y la devolvió a uno de los santuarios más grandes, llamados Esagil, y ahí permaneció hasta que la destrucción alcanzó a la ciudad.

La caída del imperio ocurrió durante el reinado de Nabónido. Ciro el Grande, el legendario gobernante persa, tomó la ciudad en lo que llamó un acto sin resistencia.

Tras cientos de años de dominación persa, el imperio fue capturado por Alejandro Magno en el 331 a.C. El emperador planeó reconstruir los sitios en ruinas de la ciudad. Sin embargo, murió en uno de los palacios de Nabucodonosor, y su imperio cayó mucho antes que cualquier ladrillo pudiera ser colocado de nuevo.

Babilonia, el imperio que un día brilló por sus avances, fue abandonado en los siglos posteriores y sus ladrillos fueron saqueados.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. 24 de septiembre 2022.

Babilonia/Código de Hammurabi/Jardines Colgantes de Babilonia/ Torre de Babel

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s