Cinco poemas de Diego Serebrennik

Familia

Hijo corazón,

otro hijo león,

esposa canción.

 

Paseo

Salgo acompañado por el pueblo

y los rojos liquidámbares,

la sinfonía del mar,

el perfume de los pinos

y los almuerzos que se preparan en las casas

están hoy más vivos que nunca.

 

Depresión

Llegó la hora de la depresión, en que el espíritu colapsa y sólo ve los fantasmas de los que uno ahora está hecho: cada persona es un enemigo, cada hecho anuncia un desastre, a cada joven se lo presiente ya decrépito, cada entusiasmo es una tragedia anunciada, cada instante un trozo de infierno que llenar, nada tiene sentido. No me extraña que se desee la muerte.

 

Flores

Vuelan, asesinas de sí mismas,

al cumplir su ciclo,

con su muerte suave.

 

Gestación

Suave en mí se va gestando

un poema que me mece,

pasa una musa volando

y el verso crece.

Su cadencia minuciosa

se va abriendo como un beso,

como se abre una rosa,

casi sin peso.

Y se despliega en el alma

y luego la calma.

 

Imagen de portada: Diego Serebrennik

FUENTE RESPONSABLE: Letralia. Tierra de Letras. 25 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s