La CIA quiere resucitar al mamut con ingeniería genética.

Una empresa financiada por la CIA es el último inversor de Colossal Biosciences.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; por favor cliquea adonde se encuentre escrito en “azul”.

Una firma de capital riesgo financiada por la CIA ha apostado oficialmente por recuperar especies extintas como el mamut lanudo y el tilacino, según un portfolio público visto por The Intercept.

La empresa se llama In-Q-Tel y su misión (según su web) es invertir en tecnologías que refuercen la seguridad nacional de Estados Unidos. In-Q-Tel tiene más de 20 años, pero solo ahora los dólares de los contribuyentes se han dirigido hacia la resurrección de animales extintos mediante ingeniería genética.

In-Q-Tel ha agregado Colossal Biosciences a su cartera pública; en otras palabras, la CIA ha gastado dinero de los contribuyentes estadounidenses en este proyecto de desextinción. Colossal fue noticia el año pasado cuando anunció su intención de traer de vuelta al mamut lanudo, el primo notablemente más peludo del elefante, que se extinguió hace unos 4.000 años. El objetivo declarado de la empresa es traer al mundo una cría gigantesca en un plazo de cinco años.

Colossal extendió esa declaración este verano, cuando anunció que también intentaría resucitar al tilacino, o tigre de Tasmania, un marsupial parecido a un lobo que fue llevado a la extinción por la caza excesiva a principios del siglo XX.

Colossal argumenta que “reconstruir” tales criaturas extintas apoyará las economías locales y ayudará a revertir los efectos del cambio climático teniendo un efecto positivo neto en la compensación de carbono.

Los críticos de la desextinción plantean varios problemas: argumentan que los hábitats originales de la mayoría de los animales extintos ya no existen y que sería mejor invertir los fondos destinados a la desextinción en la protección de las especies que aún existen. Colossal y sus partidarios sostienen que la financiación de la investigación genómica detrás de la extinción y la financiación del trabajo de conservación no son mutuamente excluyentes.

Para complicar aún más las cosas a nivel conceptual, los animales que se mezclan a partir de los genomas de especies extintas y sus primos más cercanos no serían los mismos animales que desaparecieron hace años. Serían especies representativas: animales que se parecen y podrían actuar como los que se han ido.

Incluso si la desextinción se lleva a cabo sin problemas, es decir, sin dañar a los animales utilizados para producir los animales sustitutos ni a los propios animales sustitutos, las características de comportamiento no se pueden extrapolar de los genes. En otras palabras, los animales no tendrán una población preexistente que les enseñe a actuar como un mamut o un tilacino.

Foto: Topical Press Agency/Hulton Archive (Getty Images)

En su sitio web, Colossal también declara su intención de resucitar al pájaro dodo, un ave no voladora endémica de Mauricio que fue cazada hasta su extinción en el siglo XVII.

En un debate de 2019 sobre la extinción, el cofundador de Colossal, George Church, dijo que traer de vuelta al mamut no es solo un proyecto de vanidad, o algo inventado para recrear un animal genial. La investigación de la extinción de mamuts podría significar ayudar a curar el virus del herpes en los elefantes asiáticos. Church dijo que las preguntas sobre la culpa humana por la extinción son “casi irrelevantes” y que “la pregunta es, ¿estas especies tienen algo que ofrecernos?”

Dado que la misión de In-Q-Tel consiste en invertir en tecnología que fortalezca la seguridad nacional, es posible que te preguntes si veremos supersoldados marsupiales carnívoros o proboscídeos peludos en el horizonte. ¿O solo me lo pregunto yo? La realidad es mucho más simple, aunque tan simple como la hazaña real de la extinción.

En una publicación de blog en el sitio web de la compañía el 20 de septiembre, dos ejecutivos enfatizaron la importancia de comprender la genómica y aplicar la nueva potencia informática a los conjuntos de datos biológicos. “Estratégicamente, se trata menos de los mamuts y más de la capacidad”, escribieron.

Junto a Colossal, In-Q-Tel nombró a Chi Botanic y Living Carbon (ambas trabajan en plantas de ingeniería genética) como empresas que realizan investigaciones útiles en bioingeniería compleja. Colossal es el único de los tres que In-Q-Tel tiene en cartera.

Sin embargo, los oficiales de la CIA pueden beneficiarse de la investigación. The Intercept informó que los miembros del directorio de In-Q-Tel pueden formar parte de los directorios de empresas en las que invierte la empresa. En 2016, el Wall Street Journal descubrió que la mitad de los miembros de la junta directiva de In-Q-Tel estaban conectados con empresas en las que la empresa había invertido, lo que generaba preocupaciones éticas.

Algo parecido a un mamut o un tilacino bien podría surgir del trabajo de Colossal, ahora gracias a la financiación de la CIA. Pero si crees que el resultado final es similar al trabajo de Lazarus o Frankenstein, esa es otra cuestión.

Imagen de portada: Rob Stothard (Getty Images)

FUENTE RESPONSABLE: Gizmodo. Por Isaac Schultz. 29 de septiembre 2022.

Ciencia/CIA/EE.UU./Clonación/Controversias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s