Realizan un descubrimiento que podría acotar drásticamente la búsqueda de criaturas espaciales.

Un planeta similar a la Tierra que orbita alrededor de una enana M -el tipo de estrella más común en el universo- parece no tener ninguna atmósfera. Este descubrimiento podría provocar un cambio importante en la búsqueda de vida en otros planetas.Dado que las enanas M son tan omnipresentes, este descubrimiento significa que un gran número de planetas que orbitan alrededor de estas estrellas también pueden carecer de atmósfera y, por tanto, es poco probable que alberguen seres vivos.

El trabajo que condujo a las revelaciones sobre el planeta sin atmósfera, llamado GJ 1252b, se detalla en la revista Astrophysical Journal Letters.

Este planeta orbita su estrella dos veces en el transcurso de un solo día terrestre. Es ligeramente más grande que la Tierra, y está mucho más cerca de su estrella que la Tierra del Sol, lo que hace que GJ 1252b sea intensamente caliente, además de inhóspito. La presión de la radiación de la estrella es inmensa, lo suficiente como para hacer volar la atmósfera de un planeta, afirma Michelle Hill, astrofísica de la UC Riverside y coautora del estudio.

La Tierra también pierde parte de su atmósfera con el paso del tiempo a causa del Sol, pero las emisiones volcánicas y otros procesos de ciclado del carbono hacen que la pérdida sea apenas perceptible al ayudar a reponer lo perdido. Sin embargo, a mayor proximidad de una estrella, un planeta no puede seguir reponiendo la cantidad que se pierde. En nuestro sistema solar, éste es el destino de Mercurio. Tiene una atmósfera, pero extremadamente delgada, formada por átomos expulsados de su superficie por el sol. El calor extremo del planeta hace que estos átomos escapen al espacio.

Para determinar que GJ 1252b carece de atmósfera, los astrónomos midieron la radiación infrarroja del planeta mientras su luz quedaba oscurecida durante un eclipse secundario. Este tipo de eclipse se produce cuando un planeta pasa por detrás de una estrella y la luz del planeta, así como la luz reflejada por su estrella, queda bloqueada.

La radiación reveló las abrasadoras temperaturas diurnas del planeta, que se estima alcanzan los 1.227ºC, tan calientes que el oro, la plata y el cobre se fundirían en el planeta. El calor, unido a la supuesta baja presión de la superficie, llevó a los investigadores a creer que no hay atmósfera.

Impresión artística de 55 Cancri e, un planeta rocoso que orbita peligrosamente cerca de su estrella anfitriona | foto NASA

Incluso con una enorme cantidad de dióxido de carbono, que atrapa el calor, los investigadores concluyeron que GJ 1252b no podría mantener una atmósfera. El planeta podría tener 700 veces más carbono que la Tierra y seguiría sin tener atmósfera. Se acumularía inicialmente, pero luego se reduciría y se erosionaría, dijo Stephen Kane, astrofísico de la UCR y coautor del estudio.

Las estrellas enanas M suelen tener más erupciones y actividad que el Sol, lo que reduce aún más la probabilidad de que los planetas que las rodean de cerca puedan mantener sus atmósferas. Es posible que el estado de este planeta sea una mala señal para los planetas que están aún más lejos de este tipo de estrellas, dijo Hill. Esto es algo que aprenderemos del telescopio espacial James Webb, que observará planetas como estos.

El trabajo de Hill en este proyecto fue apoyado por una subvención del programa Future Investigators in NASA Earth and Space Science and Technology. La investigación fue dirigida por Ian Crossfield en la Universidad de Kansas. En ella participaron científicos de la UC Riverside, así como del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Caltech, la Universidad de Maryland, la Institución Carnegie para la Ciencia, el Instituto Max Planck de Astronomía, la Universidad McGill, la Universidad de Nuevo México y la Universidad de Montreal.

Hay 5.000 estrellas en la vecindad solar de la Tierra, la mayoría de ellas enanas M. Incluso si se pueden descartar por completo los planetas que orbitan alrededor de ellas, todavía hay aproximadamente 1.000 estrellas similares al sol que podrían ser habitables. Si un planeta está lo suficientemente lejos de una enana M, podría conservar una atmósfera. No podemos concluir todavía que todos los planetas rocosos alrededor de estas estrellas se reduzcan al destino de Mercurio, dijo Hill. Sigo siendo optimista.


Fuentes University of California, Riverside | Ian J.M. Crossfield, Matej Malik et al., GJ 1252b: A Hot Terrestrial Super-Earth with No Atmosphere, The Astrophysical Journal Letters, Volume 937, Number 1, DOI: 10.3847/2041-8213/ac886b

Imagen de portada:

FUENTE RESPONSABLE: La Brújula Verde. Magazine Cultural Independiente. Por Guillermo Carvajal. 24 de octubre 2022.

Sociedad y Cultura/Astronomía/Ciencia/Espacio exterior/Planetas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s