5 poemas de Ghérasim Luca

En el año 2013 se cumplieron cien años del nacimiento de una de las figuras clave en el surrealismo internacional del siglo XX: Ghérasim Luca. Además de sus aportaciones al surrealismo (sus descubrimientos en torno a la objetología, sus esfuerzos por renovarlo de cara a mantener su radicalidad original o la abundante correspondencia que mantuvo con miembros del movimiento surrealista como Victor Brauner o André Breton, fueron esenciales en su desarrollo tanto teórico como práctico) y sus contribuciones al psicoanálisis (Deleuze, por ejemplo, reconoció que sus teoría del Anti-Edipo se había basado en las teorías no-edípicas de Luca), son muy interesantes sus poemas fonéticos (su célebre tartamudeo, por ejemplo), sus investigaciones en torno a la oralidad, así como sus collages y cubo manías. En España sólo se han publicado en castellano hasta la fecha dos de sus libros, El inventor del amor y La muerte muerta, en un mismo volumen y traducidos por Eugenio Castro (este volumen se editó en La Poesía, señor hidalgo) aunque de El inventor del amor ya se había publicado años antes una traducción de Jesús García Rodríguez.

Con La zozobra de la lengua se da un paso gigantesco para dar a conocer en castellano la obra «lucasiana». La antología cuenta con una introducción de Vicente Gutiérrez Escudero: un exhaustivo repaso de su vida y obra, aportando una visión global y explicando sus principales inquietudes y motivaciones. Cuenta además con fragmentos de la entrevista que en 2013 Vicente Gutiérrez Escudero y Noé Ortega realizaron en persona a Michelline Catti, su viuda, en su domicilio parisino, y de otra entrevista realizada al poeta Guy Girard, ese mismo año. Respecto a la obra traducida, el libro incluye un primer bloque de traducciones inéditas de siete poemas pertenecientes a su etapa rumana (correspondientes al inicio de la década de 1930) realizadas por la profesora de la Universidad de Valencia, Catalina Iliescu, y un segundo bloque, formado por una selección de traducciones del francés (todas ellas, salvo El inventor del amor y La muerte muerta, inéditas hasta el momento) de poemas de todos y cada uno de sus libros —incluyendo algunas de sus cartas y algunos de sus poemas visuales— pertenecientes a su larga etapa parisina, realizadas por Eugenio Castro, Jesús García Rodríguez y Vicente Gutiérrez Escudero. La selección de los poemas ha corrido a cargo de este último.

Zenda comparte cinco poemas de Ghérasim Luca.

***

¿DEDOS?

Déjame que te hable ahora

de la mujer sin dedos:

Llegó una noche,

yo fijaba sábanas en las ventanas,

para tomar el baño de la noche.

Estaba desnudo hasta el dedo

ella era la mujer ciega y sin dedos

en el dedo.

Al palparme desnudo, se asustó

y me pidió tocarle el seno

para confirmarme;

al enganchar mi dedo en su blanco pezón

me lo robó en su ventrículo

y tal y como había aparecido se esfumó.

Y a mi amigo del cuarto de al lado,

a cada uno un dedo.

El edificio sin dedo se apoda ahora

nuestro edificio.

Esta es la historia de la mujer que

no tenía dedos.

Traducción del rumano de Catalina Iliescu

***

DISCURSO INAUGURAL EN UNA EXPOSICIÓN DE PINTURA

damas y caballeros

hoy traeremos ante ustedes al hombre más forzudo del mundo

pasen, señores, pasen, señoras

este hombre es más fuerte que una roca

este hombre es más fuerte que una flecha

este hombre es más fuerte que Maciste

señores

en una sola mano lleva cuarenta y cuatro mujeres flor y nata

en una sola cabeza lleva dos ojos flor y nata

y esos ojos están llenos de mazut y de puñales, señores

no le juzguen por lo menudo y escuchimizado como la roña

él saca a hombres de la tierra

él parte el cielo

se bate con los muertos

quién no le ha visto de noche aullando con los perros

podrá verle aquí, señores

quien no le ha visto de noche mordiendo a las damas

podrá verle aquí, señores

en su cabeza se han juntado los demonios

en su dedo la sangre aflora y un gato que llora

de noche todavía tiene guerras de palos con los espectros

y con las hembras,

hey, tú, el del gorro de lado

hey, tú, la damisela de las tetas más salidas que el guiñol,

hey, tú, barrendero

hey, tú, comerciante

hey, tú, mendigo

dejad de rebuscar en los bolsillos

que el espectáculo más grande es gratis

más gratis que la flor del cuco

más gratis que la hoja del saúco

más gratis que el fez del turco

ja, ja, ja, qué contentos se pondrán los locos…

Traducción del rumano de Catalina Iliescu

***

TRAGEDIAS QUE HAN DE OCURRIR                                                                                                                                                             

Soy libre

y puedo observar con especial atención las cosas que me rodean

mis dedos temblorosos como álamos y cortos como balas

agarraron hoy con fuerza el cuello blanco de mujer amada e inspiradora

agarraron con fuerza el cuello blanco de mujer

tal como agarraron los viejos poetas en sus habituales ataques de amor por la naturaleza

las flores – las ovejas – el campo y las estrellas

poetas de hoy, poetas de dedos temblorosos como álamos y cortos como balas

cada uno tiene en su casa un cuello blanco de mujer que ha de ser asesinado

la lucidez con la que contemplemos luego las cosas que nos rodean es tan necesaria

y su lengua violeta, cuán cómico espectáculo.

Ahora, como somos libres, nuestro callejear presenta una importancia de la que hemos de ser conscientes:

las mujeres son más elegantes y más provocadoras hoy

los caballeros más sonrientes

y los escaparates de las tiendas más repletos y alumbrados

nuestros bolsillos normalmente llenos de caramelos y notitas contienen piedras hoy, de todos los tamaños.

Junto a nosotros, salieron de paseo otros hombres por las grandiosas avenidas de la ciudad

tienen los dedos blancos y gorditos como pedazos de tocino, tienen los dedos en los bolsillos

y junto a ellos, junto a la foto más reciente de la novia, un pañuelo lleno de mocos.

Los poetas de hoy en día, poetas de dedos temblorosos como álamos y cortos como balas

poetas con piedras de todos los tamaños en todos los bolsillos

deben saber que lo único difícil es romper el primer escaparate que se les presente en las grandes avenidas

pues los demás escaparates se rompen por sí solos igual que basta apagar una estrella para que las demás se apaguen por sí solas

Pido perdón por este símil de la estrella

poetas,

es un recuerdo de antaño

cuando quedaba extasiado ante los árboles en flor y desmayado con cada amanecer.

Poetas de hoy en día, poetas de dedos temblorosos como álamos y cortos como balas

pueden apedrear el símil de la estrella

y tal vez sea éste el primer escaparate que rompáis

y los demás escaparates por sí solos ya se romperán.

Traducción del rumano de Catalina Iliescu

***

CERO DISPARO

Tus zapatos deslizan la contraseña

bajo el paladar de mi boca

Mi lengua chupa la contraseña

Bajo el paladar de tu boca

mi lengua se desliza

Tus zapatos se deslizan en el ala derecha

bajo el paladar de mi boca

Tus zapatos se deslizan en el ala izquierda

Tu zapato derecho bajo el paladar de mi boca

Tu zapato izquierdo en el ala derecha

Mi lengua se desliza en tu zapato derecho

Mi lengua calza tu zapato izquierdo

Bajo el paladar de mi boca

tus zapatos calzan mi lengua

Tu lengua chupa la contraseña

En tu zapato izquierdo mi lengua se desliza

En el paladar de mi boca tu zapato derecho

Mi lengua calza tu zapato derecho

Tu zapato izquierdo se desliza

en el paladar de mi boca

La contraseña calza la contraseña

y el ala derecha el ala izquierda

Bajo el paladar de tu boca mi lengua se desliza

Tu zapato derecho calza mi lengua

tu zapato izquierdo la chupa

y calza el ala izquierda en el ala derecha

se desliza bajo el paladar de mi boca

zapato izquierdo en zapato derecho

tu lengua en mi boca

Tu lengua calza mi boca

y mi boca tu lengua

Tu zapato derecho se desliza

bajo el paladar de mi boca

y tu zapato izquierdo sobre mi lengua

Tu lengua en mi boca

la contraseña en el zapato derecho

el ala izquierda el zapato derecho

el zapato derecho chupa el ala izquierda

se desliza bajo el paladar de mi boca

caza mi lengua calza mi boca

sobre tu zapato derecho mi boca se desliza

en el ala derecha bajo el paladar de tu boca

pasa de zapato derecho a zapato izquierdo

sin zapato izquierdo ni zapato derecho

tu lengua en mi boca

sin contraseña

ni ala derecha ni ala izquierda

bajo el paladar de tu boca

tu boca se desliza sin zapato izquierdo

ni zapato derecho

mi lengua pasa

m’i-lengua pasa

t’u-zapato se desliza

m’i-lengua pasa

Traducción del francés de Jesús García Rodríguez

***

EL BALANCEO DE MI LENGUA

Palabras dulces

y desde la salida escondidas:

la caracola del silencio roza a la de los arrecifes…

de donde este relato

Atropellado por el amante del sinsentido

digo aproximadamente esto

para decir precisamente eso

Existo ¡ay!

luego me piensan

(El ciego apunta al águila

y dispara sobre un sordo)

Es así que vivo

lo que veo

y que mi voz se consagra

al yo que se extingue

Como el «dulce» en la duda

¿soy el «sonido» de mis sueños?

En esta orgía de palabras

y de ascetas a la escucha

mi Demonio sonoro actúa

sobre un mundo que se niega

se anega y se anuda

en lo hondo de mi garganta

Hechicero por ondas ritmos

hordas…

Para el rito de la muerte de las palabras

escribo mis gritos

mis risas peor que locas: falso

y mi ética fonética

la lanzo como un dado

sobre el lenguaje

En este lado de esto

y más allá de eso

fuera fuera de mí

Pues estar en otra parte

tira de la hora primero

y el metro a continuación

su llegada está aquí

muro del sonido

donde se fusila a un héroe

infinito

cuya marejada escondida

lanza un tejido de palabras

—una ínfima sábana de muerto—

sobre el desnudo de una mujer muda

acostado como un ocho

en los brazos del cero

Traducción del francés de Jesús García Rodríguez

—————————————

Autor: Ghérasim Luca. Traductores: Catalina Iliescu, Vicente Gutiérrez Escudero, Eugenio Castro y Jesús García. Título: La zozobra de la lengua. Editorial: El Desvelo. Venta: Todos tus libros, Amazon y Casa del Libro.

BIO: Ghérasim Luca (1913-1994)

Figura esencial del surrealismo. Nace en Bucarest. En sus primeros años de juventud participa en revistas rumanas de clara influencia dadaísta, como Unu o Alge, y en sus respectivos «suplementos»: Muci y Pula, actividad que le llevó, junto con los otros editores, a ser encarcelado unos días por difundir “literatura escandalosa». Durante los años 30 inicia en diversos periódicos una defensa de la “poesía proletaria” y escribe artículos en los que atacaba de forma directa al fascismo. En 1938, debido a sus orígenes judíos y al ambiente de represión de los años previos al advenimiento del régimen de Ion Antonescu huye a Paris, estableciendo contacto directo con los surrealistas franceses. Allí le sorprende  la guerra. De regreso a Rumanía funda junto con Gellu Naum el conocido como “grupo surrealista de Bucarest”, integrado además por Virgil Teodorescu, Paul Păun y Dolfi Trost, con quienes desarrolla gran parte de su actividad —tanto individual como colectiva, y en muchos casos clandestina- hasta su segundo exilio, propiciado por la llegada del régimen comunista. Tras un breve paso por Israel, recala en Paris en 1952, en donde se asienta definitivamente. Sin renegar del surrealismo, pero marcando cierta distancia con éste, colabora estrechamente con numerosos poetas, pintores y artistas multidisciplinares. Además de sus poemas y manifiestos —el propio Gilles Deleuze llegó a reconocer la influencia de los manifiestos no-edípicos de Luca en su teoría del anti-Edipo— hay que destacar sus poemas visuales, cubomanías, objetos, libros-objeto y collages, así como sus célebres poemas fonéticos y sus lecturas, de las que existen varias grabaciones. En 1991 él y su compañera Micheline Catti, y demás vecinos, fueron desalojados del piso parisino en el que habían vivido durante décadas por motivos de renovación urbana. Se mudaron a otro barrio y las autoridades le obligaron a solicitar la nacionalidad francesa. Tres años después, a la edad de 80 años, Ghérasim Luca se suicidó arrojándose al Sena.

Imagen de portada: Ghérasim Luca

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Apuntes, Libros y Cía. Por Laura Di Verso. Editor: Arturo Pérez-Reverte. 27 de febrero 2023.

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s