El brillo de un cisne que jamás se ensucia

Notable homenaje poético…traducción de Laura Valeria Cozzo. Muchas gracias.

Mi Jean Cocteau

Tuve la suerte de tener una madre admirable. Decidida y tierna. Era de una familia donde la aparición corría el riesgo de provocar escándalo. Con su ojo negro que la señora de Noailles llamaba nuestro ojo de ruiseñor, mi madre me seguía y me comprendía. Ella daba fe de que una leyenda bulliciosa y ridícula se superponía a mi amor por el trabajo y la casa. Es a causa de ella que el barro no me alcanza. Sin duda que ella me dio un poco de su brillo que posee como los cisnes que nacen en el agua y no se ensucian jamás.

texto 2

Ver la entrada original

Un viaje…para curar un dolor.

Había planificado como siempre,
en solitario mi viaje a Italia
haciendo cabecera en Salerno,
luego del dolor de terminar
la relación de años con Bárbara.

Alojado en Salerno
no podía dejar de viajar a Pompea,
tanto había leído de su desgraciada
desaparición en los libros de historia,
imaginando el trágico momento de pánico
de todo un pueblo y fuera cubierta por siglos
por esa lava de carbón negruzco,
producida por el extremo calor
del infierno tan temido, el volcán Vesubio.

Una tenue luz iluminaba
la calle que llevaba al camposanto,
es decir, al “jardín de los fugitivos”
en donde figuras de yeso
moldeadas por los cuerpos hallados,
se exhiben en las posiciones en que estaban
al producirse la hecatombe,
manos crispadas, rostros sorprendidos,
otros plenos de terror.
algunos intentando taparle la boca
a un ser amado, para evitar el aire toxico.

Las calles de piedra, con aceras angostas
más la llovizna persistente y la humedad,
no hacía fácil observar cada una de las ruinas
que quedaban, en algunos casos casi intactas
y en otras destruidas por lo cual,
uno reconstruía desde la imaginación subjetiva.

La panadería, el lugar donde se encontraban los baños
que además se utilizaban para las “tranzas” políticas,
o el local en donde un gran aljibe albergaba
lo que en su momento, había sido la casa
que la madama regenteaba, para quienes
podían pagar sus placeres y lujuria,
las maravillosas las termas estabianas
como así también, las del Foro.

La historia de Pompea fue relatada
según se dice por Plinio “el joven”,
sobreviviente de la terrible erupción,
aún puede verse como en toda ciudad romana
el Foro, centro cívico de la ciudad.

Pero lo que me llamo la atención,
fue el Templo de Apolo,
en donde se destacaban estatuas
de Venus, Hermafrodito y Artemisa con su arco.

Me quedé impresionado observando
la belleza de esas pequeñas, pero hermosas obras.
Cavilando, pensé en Bárbara
en que nos habíamos equivocado,
y en como mi dolor en el pecho
seguramente por la angustia
me oprimía cada día, más y más.

Debido al clima, no había turistas
a la vista.
Atine a sentarme, mareado
y creo que en ese mismo momento
me desvanecí y creo haber soñado
con la asistencia de Artemisa,
la Deidad de la caza, del parto
y de la vida silvestre.
Su delicada mano se puso en mi pecho,
y ahí convulsionando, desperté
con los ojos al cielo, ya despejado.

No creí de que era un sueño,
solo que ingreso el oxigeno
que necesitaba al desvanecerme,
y ello me había vuelto a ponerme en sí.

Pero, no acostumbro a ser hipócrita.
Por lo que trato de pensar irracionalmente,
e insisto en mi mente, que sí fue un sueño
solo para recordar, el hermoso rostro de Artemisa.

¿Que nos sucede, “miserables hombres de humo”?

¿Qué le sucede al “homo sapiens”? Es una constante encontrarse con la brutalidad machista, en todas sus formas (física, psíquica, económica, etc., etc.) denigrando a la mujer –ergo: a esa mujer que lo pario, ni el mínimo respeto-, Y no me vengan con cuentos de que los traumas de la niñez, las cosas que paso y tantas otras “nubes de humo”, ayudaron a construir una personalidad de miserable misógino.

No voy a cuestionar pero si pedir perdón –dada la época en que nací en donde los derechos femeninos estaban altamente desvalorizados- y que por mandato social los abusos o se callaban, pero también finalmente producían daños psíquicos irreversibles para toda la vida, llegando incluso al suicidio.

En mi caso, quizás cometí el pecado de levantar la voz o hacer valer mi opinión por sobre toda aquella compañera que tuve –de lo que me arrepiento y solo expreso “lo siento, perdón y gracias”. Pero jamás de los jamases, he levantado una mano sobre una mujer, porque para la mayoría de mi generación eso era de poco hombre (…o como dicen algunos actos de “machos de entrecasa”).

No soy muy afecto a estar desinformado, leyendo los medios o viendo los programas periodísticos “non sanctos” o de “prensa amarilla” de la tele; pero a veces dejo el televisor encendido (les parecerá de “locos”) para que mi mascota Daysi, se sienta acompañada.

En algún momento de la mañana de hoy; deje mi escritorio y me levante a buscar unos papeles, cuando al pasar por donde se encontraba “la tele o el plasma” como les guste llamarla, pasaban un vídeo en donde un jugador de fútbol uruguayo de la 1era. Categoría profesional, integrante del conocido club Montevideo Wanderers FC, de apellido Albarracín trompeaba –sí…golpeaba con sus puños- a su pareja, frente a los dos pequeños hijos. Albarracín tuvo su paso exitoso como delantero y había sido campeón con el reconocido Peñarol.

¿Cómo llego el vídeo a los medios?

La mujer de Albarracín, la actriz y modelo Natalia Camilo harta ya de las agresiones del futbolista dejo su celular en filmación, grabando secuencias brutales de la agresión que sufrió por parte del jugador. El vídeo fue difundido por la actriz Nazarena Vélez, que contó detalles del caso: “Así trata Nicolás Albarracin a su pareja desde hace años, Natalia Camilo. Ella me mandó el vídeo hace unos días en un claro pedido de ayuda. Hoy volvió a agredirla y la amenazó pero en público y fue detenido. Ojalá alguien haga algo.”.

Me quedé estupefacto –pero no sorprendido, luego les diré mis razones- viendo las brutales secuencias de la agresión física.

Por otra parte y en concordancia con ese caso, el canal pasaba el dictamen de Ezequiel Farina, de 24 años, fue condenado de forma unánime por el Tribunal Oral en lo Criminal 5 de ese distrito por el delito de “tentativa de homicidio agravado por violencia de género y por el propósito de causar el sufrimiento a la víctima”, en perjuicio de Gina Certoma. En esa audiencia, el ahora condenado había declarado y pedido “perdón” a la víctima por el maltrato que ejerció sobre ella durante la relación, pero Certoma prefirió ausentarse en ese momento. Reconoció además haber tenido una “actitud machista” y dijo que el día del hecho le tiró alcohol pero no la quiso “matar”. Sin embargo, no supo explicar “cómo se prendió fuego”.

La joven, quien sufrió quemaduras en el 60% de su cuerpo, declaró como testigo el día anterior en el inicio del debate oral, por el supuesto intento de femicidio. Ante el tribunal, señaló a Farina como la persona que la roció con alcohol y la prendió fuego luego de decirle que la iba a “matar”, a la vez que aseguró que el acusado ejerció “violencia de género” durante la relación y en varias oportunidades,Cual fue la razón de que en un momento escribí – “Me quedé estupefacto –pero no sorprendido

En nuestro país, las estadísticas oficiales son aberrantes ( y ello sin contar aquellas mujeres, que por distintas razones no realizan la denuncia, llámese MIEDO por sí mismas, sus hijos u otros familiares).

Me abrumaron esas noticias de tal manera, que como digo siempre como “rumiante pensador” que soy, comencé a investigar no en profundidad pero que me indigna como integrante de sociedad sin limites. Así descubrí que en menos de 48 horas cuatro víctimas, fueron la consecuencia del drama incesante de la violencia contra las mujeres. Y que en nuestro país, muere una mujer cada 26 horas víctima de la violencia de género. A septiembre de este 2019, ya son 239 las victimas según estadísticas oficiales. Las cifras son en si mismas, alarmantes. Y son el resultado como bien lo informa el Observatorio Mujeres de la Matria Latinoamericana: “ Estos casos;  no son casos aislados, nos la encuentran muertas, son victimas de un sistema patriarcal que nos mata todos los días”. ¿Contundente y escalofriante, no?. Si no hay políticas públicas del Estado ejemplifica doras, todo esto continuara siendo una constante. Pienso; “como puede haber tanto hijo de puta-perdón por el vocablo- suelto cometiendo estas atrocidades sin arrepentimiento alguno, continuando en su mente enferma creyendo que la mujer es de su propiedad como si fuera un objeto.

Algunos otros casos que me dan asco propio y ajeno.

 

Una nena de 11 grabó con su celular cuando un cura abusaba sexualmente de ella

 

¿Y en el mundo que sucede?

Londres: difunden el video del ataque homofóbico contra la azafata uruguaya,

En Nuestra América Honduras es el país de la región con el mayor número total de femicidios (531 en 2014), lo cual representa 13,3 femicidios por cada 100.000 mujeres. “Las tasas más altas a nivel regional corresponden a El Salvador y República Dominicana. En términos de números absolutos, Argentina y Guatemala se ubican en segundo y tercer lugar, con más de 200 femicidios cada uno en 2014″. El OIG aclara que esas cifras corresponden a “la cuantificación anual de homicidios de mujeres de 15 años de edad y más, asesinadas por razones de género” y que, dependiendo del país, se pueden denominar: “femicidio, feminicidio u homicidio agravado por razones de género”. De acuerdo a BBC Mundo, este es el comportamiento en América Latina.

Ya asqueado de todo esto, estoy agotado como para descubrir lo que sucede en Italia, España, Francia países latinos y también en aquellos cuyas sociedades patriarcales, cometen todo tipo de abusos sobre niñas, adolescentes, mujeres y ancianas de manera perversa y hasta en banda.

No tener ganas de seguir escribiendo, NO SIGNIFICA NO PONER EN ESTADO DE ALERTA A TODO AQUELLA/EL ESCRITORA/OR para que juntos, podamos ser quienes difundamos desde este lugar,  nuestro pequeño aporte ante una situación tan aberrante, que es responsabilidad de toda la sociedad y de las Políticas Publicas que deben accionar todos los Gobiernos del mundo.

Un abrazo a tod@s, y si herí susceptibilidades lo lamento. Lo que digo es sin filtro, no he podido evitarlo en toda mi vida, Muchas Gracias. Abrazos sinceros.

Los años a algunos, nos mejoran…

Seré yo, quien habita este cuerpo
u otro ya se ha apoderado del mismo.
Los años no cambiaron mi estructura,
pero en este caso, la vida sí que me ha mejorado.

Hace tiempo ya que dejé de ser centro,
y he sabido correrme a un costado.
Perfil bajo…creyendo ser mejor persona,
sin mencionar ni publicitar que hago
a favor de quien o no conozco.

Es como que un yo espiritual
se haya apoderado de mi Alma,
dejando atrás aquel que fui,
no malvado ni codicioso
pero con esa seguridad, sinónimo
para muchos, de un dejo de soberbia.

Aprendí viviendo, lastimándome
y tropezando varias veces,
experiencias que te doblan o mejoran,
y doy gracias a Dios o al Universo
que en mí, se operó el milagro
de sentirme una mejor persona
que disfruta ese privilegio de dar
o acompañar a quien lo necesita
sin siquiera extender mi mano,
ya que lo dice a través de su mirada.

Me adelanto algo…con un hasta luego.

Hola amig@s; les escribo estas líneas pero primero como debe ser,  el sincero deseo de que tod@s se encuentren de maravillas y aquel que no lo esté; lo lamento y si puedo en este mundo imaginario nuestro: darle no una sino ambas manos, no tiene más que pedírmelo.
Constituimos un grupo heterogéneo de escritoras/es, algun@s para el bronce –con formación literaria otros autodidactas como yo u otr@s, que solo deslizamos emociones y sentimientos-, cuando escribimos.

El motivo de estas líneas es que desde el 25 de diciembre hasta el  de enero del 2020, me iré a un pueblo de montaña en nuestra provincia de Mendoza –tierra del buen vino, si las hay- para pasarla con mi hijo Martín y su familia. Allí no hay señal y es como si estuviéramos en una cápsula de naturaleza.
Ante esto, para aquell@s que creen y también para los que no, el deseo de una Feliz Noche Buena y mejor Navidad. Y además dar de patadas al año viejo; y dejar entrar al de las esperanzas renovadas, el jovial 2020.
Volveré a Buenos Aires; pero el 10 de enero partiré hacia México. Por ello, habrá lapsos en que no podré conectarme con vosotr@s, a quienes les tengo un gran respeto y estima.

Pero no sonrían, ya tendré tiempo para leer lo que han escrito en esos periodos de ausencia y tendrán que soportarme con mis comentarios, a veces sarcásticos, a veces mordaces, pero siempre con la mejor de las intenciones.

Un abrazo desde el corazón, para tod@s!!

Dime tú…pero la verdad. ¿Que opinas?

Yo señor? No señor!
-pues entonces quien la tiene?-
El azul
Yo señor? No señor!
Pues entonces quien la tiene?
El rojo.
Viejos juegos infantiles…
como el ahorcado, la batalla naval,
la rayuela y tantos otros.

A falta de la tele, la tablet y el móvil,
la imaginación y la creatividad
para saber que a los autos de plástico,
los gramos adecuados de masilla,
los hacían más firmes y veloces
en esas curvas dibujadas con tiza
sobre el cemento gris de las calles,
por lo general desiertas, ya que era
de gente “rica” poseer un automóvil.

La sociedad era otra, menos temerosa
más afable con el vecino, solidaria.
Las puertas durante el día, sin llave
y al sonido del golpe de la “manito” de bronce,
aparecía el lechero con su faja
en la cintura, sus tarros y el servidor,
ya habiendo bautizado la leche
con un poco de agua no milagrosa,
como una picardía, “secreto a voces”.

Así también a la tarde, el grito conocido
de quien manejaba el carro tirado por caballo,
con el logo de Panificación Argentina,
ofreciendo esas crocantes baguettes,
aún mejores que las “gomosas” de hoy.

Y ni que hablar, cuando dos meses antes
de Noche Buena, se escuchaba el canto
del “pavero” , quien con una larga vara
separaba el pavo que el vecino elegía,
para engordarlo para la festividad y
llevarlo a cocinar al horno de una panadería
solo por unas monedas, ya que era de favor.

El que lee esto, se preguntará
¿Éste tipo nació en la época de la Colonia?
Para nada!! Década del 60…
los buenos de los Beatles,
los malos de los Rolling.

Hasta los sabores de casi todo
ha cambiado, por los conservantes
o los peligrosos pesticidas,
que ya se cobraron unas cuantas vidas.

Desaparecieron enfermedades endémicas,
aparecieron nuevas, algunas sin cura.
Eramos libres de ir donde quisiéramos
siempre avisando, y hoy los niños
viven encerrados en sus casas
por la inseguridad y la pedo filia.

Ya las puertas poseen tres o más llaves,
alarmas y muros que se electrifican.
Son casi castillos inexpugnables.
Son pocos los vecinos a los que se conoce,
y de ser lo contrario, salvo el saludo formal
nada de entrar en una confianza
que a la larga, puede resultar dañina.

Nostalgia…dirán algunos. ¡No, para nada!
Solo me pregunto, como ha sido posible
que nos vaciaran de valores.morales
en tan pocas décadas. ¿No?

Maravillosa la ciencia y la tecnología,
perversa la obsolescencia programada
de algunos CEO de empresas,
que son quienes determinan la vida
y duración de un producto, cualquiera sea.

Antes con poco, hacíamos mucho
hoy con tanto, nos aburrimos
y dejamos de usarlo al poco tiempo.

Antes era el boca a boca,
lo que proclamaba
la bonanza de un producto.

Hoy es un ejército de profesionales
del marketing, psicólogos, sociólogos
entre otros, que generan estrategias
por los medios, según el perfil
del consumidor, al que quieren seducir.

Ni hablar de las marcas de alta gama,.
aún con la “mujer objeto” seducida,
por un auto deportivo o una fragancia
que patrocina una celebridad del cine.

No niego los avances de la tecnología.
Soy un convencido que solo podemos
vivir dentro de un sistema capitalista,
porque así fue planificado por pocos,
hace poco más de trescientos años.

Ahora lector, lectora
¿eres consciente de lo que hemos perdido
y que nos acecha en el cortísimo plazo?
Si tienes una respuesta convincente,
me agradaría conocerla. Anímate…

La viuda negra

Pareces no darte cuenta
que produces luces y sombras,
con tu andar furtivo
en búsqueda de tus presas.

Luces cegadora, por lo que prometes
al seducir a los más genitales en pensar,
sombras furtivas que utilizas,
con aquellos más avezados que dudan
de cada palabra o movimiento tuyo.

Aplicas tu inteligencia, comienzas
siempre por lo más sencillo,
aquellos que se tragan tu juego
de seducción, cayendo adormecidos
y vaciados, por tus pócimas mágicas.

De ahí, es que te denominan “la viuda negra”
como la araña que posee igual estrategia
con su presa, la que una vez adormecida
es devorada, sin siquiera darse cuenta.

No te importan los segundos, más avezados
si tienes que dedicarles dos o más citas,
hasta te acuestas con ellos parodiando
un amor y goce extremo, que solo actúas.

Los haces sentir los avengers de Marvel,
pobres infelices, que al final al igual
que los más confiables, su destino esta marcado y quedarán como llegaron
a este mundo, sin nada salvo con lo puesto.

Un detalle, usas tu belleza delirante,
tu simpatía y cultura sin igual,
y los crédulos siguen cayendo
en esas telarañas que tejes con esmero.