El final llegara, y seremos otros.

Ven, solo demos rienda suelta
a esa imaginación que es nuestra.

Oteemos un horizonte tan diferente
luego de esta vida, que ahora transcurre.

Imaginemos que dejaremos de ser
quienes fuimos, para transformarnos
en mejores, luego cuando todo termine.

Quizás no sabremos jamás la verdad
de lo que ha pasado, quedaran dudas
como tantas otras veces en el pasado.

Pero qué más da. Ya te lo dije.
Ni tú ni yo, tenemos tamaño poder
como para finalizar con esto.

Dolores profundos quedaran
en las almas dolientes,
que ni siquiera pudieron
despedirse de sus muertos.

Solo nos queda esperar, juntos
aferrados a esa buena vibra de fe,
la misma que nos unió en el ayer.

¿No nos cansamos de ser como somos?

Todo es grito de desesperanza para que cada cual, alcance su propia locura. La realidad en números es mayor, tanto en infectados como de victimas de lo que se dice. Mientras tanto la depresión hace estragos en sus múltiples manifestaciones patológicas y la terrible recesión económica, atraviesa todos los estratos de las sociedades, golpeando como siempre aún más, a los que menos tienen. 
La certeza de una confabulación nunca se sabrá, y como tantas otras será una más, de las tantas acciones que hace décadas se han activado y se cobraron miles de vidas sin importar su número ni lugar del mundo, solo para fortalecer la hegemonía geopolítica mundial. 
No hay interés genuino ni lo hubo jamás, de investigar cada suceso acaecido en los últimos setenta años. La memoria colectiva, parece haberse acostumbrado a no dudar y cuando lo han hecho fue duramente castigada, porque los medios han sabido siempre maquillar la barbarie.
He insistido que el COVID-19 no es una nueva mutación. Fue creado e introducido en una sociedad superpoblada que facilitaba su exponencial propagación. Era castigar la soberbia del Imperio del Centro de disputar la hegemonía mundial, como de la misma manera la traición de Europa, fundamentalmente Italia en acercarse a Moscú como a China, orientada con Rusia a crear la “nueva ruta de la seda”. 
Pero antes de exponer lo que ha dicho Chomsky, con defensores y detractores por igual, me interesaría exponer juntos como nos encontramos hoy en este planeta.
Si pudiésemos imaginarnos la Tierra en miniatura y reducir su población a una pequeña aldea de cien habitantes, manteniendo las proporciones actuales existentes sería algo así: 57 asiáticos, 21 europeos, 8 africanos y 4 americanos. 
Así en otro subgrupo; 52 mujeres, 48 hombres, 70 no serían blancos, 30 serían blancos, 70 no cristianos, 30 cristianos, 89 heterosexuales y 11 homosexuales.
¿Es interesante la pequeña aldea, verdad?
Seis personas poseerían el 59% de la riqueza y dos (si, solamente 2) serían norteamericanos. De las 100 personas, 80 vivirían en condiciones infrahumanas.
Setenta no sabrían leer, 50 sufrirían desnutrición. Solo una (sí, solo una) tendría educación universitaria. En esta aldea, habría apenas una persona que posee computadora.
Ahora pensemos que si nos hemos levantado hoy con más salud, que enfermedades, entonces tenemos más suerte que millones de personas que no alcanzaran a sobrevivir esta semana.
Si nunca experimentamos los peligros de la guerra, la soledad de estar presos, la agonía de ser torturados o la aflicción del hambre, entonces nosotros estamos mejor que 500 millones de personas.
Si nosotros podemos ir a nuestra iglesia sin miedo a ser humillados, presos, torturado o muertos, entonces somos más afortunados que 3.000 millones de personas en el mundo.
Si nosotros tenemos comida en el refrigerador, ropa en el armario, un techo sobre nuestras cabezas y un lugar donde dormir, nosotros somos más ricos que el 75% de la población mundial.
Si alguno de nosotros guarda dinero en el banco, en la billetera y tiene algo de efectivo en la caja fuerte…entonces esta persona se encuentra entre el 8% más rico de este mundo. Si alguno de nosotros tenemos aún a nuestros padres juntos y unidos, ese alguien es una persona muy rara.
Nosotros que estamos leyendo esta declamación de la “aldea pequeña”, tenemos mucho mejor suerte que 2 mil millones de personas en este mundo, que ni siquiera saben leer.
Somos conscientes hasta aquí, de lo que hemos leído. Seguramente luego de hacerlo, alguien se sentirá mejor. 
¿Pero será consciente de la realidad de un mundo en que no hay aceptación del otro, educación y sobre todo, tolerancia? ¿Y nos hemos dado cuenta que solo somos marionetas de un guión ya escrito para nosotros y las generaciones futuras? 
Como lo dije antes, muchos de nosotros seguramente hemos leído algo Noam Chomsky; y seguramente polemizaríamos sobre algunas de sus aseveraciones. El rumor es que Chomsky asegura de una estrategia de los EEUU, Israel, la CIA y demás poderes mundiales, frente a la pretendida supremacía de la locomotora China en el escenario mundial, a través de una guerra bacteriológica de baja intensidad, y porque de baja intensidad porque no afecta tanto la morbilidad de los niños y jóvenes (mano de obra futura) y si de los ancianos (mano de obra inactiva), que nos recuerda la frase de ChristineLagarde (Ex Directora del F.M.I.) en que vivían demasiado y eran un riesgo para la economía mundial.
del coronavirus, Sars, Mers y Ebola, así tuvieron la coartada perfecta de acusar al gobierno chino e introducir el COVID-19, aprovechando justamente la conmemoración del nuevo Año Chino, para su propagación exponencial. Su segundo enemigo es Irán, sobre todo por el riesgo militar que puede representar para Israel. En tercer lugar, Europa la que se opone abiertamente a las medidas y recetas proteccionistas de Trump, por lo que se introduce el virus en Lombardía, en represalia al gobierno de Salvini, líder de la Liga Norte y considerado ser un traidor al apoyar a Rusia internacionalmente y verse implicado en sobornos rusos. También por entablar excelentes relaciones con China, para establecer una nueva ruta de la seda. La inteligencia norteamericana sabe que el efecto en Italia, detendrá la economía regional de la Unión Europea. La segunda fase será el control total de la guerra bacteriológica, al poseer desde el primer momento la vacuna contra la nueva cepa del Coronavirus, en laboratorios de los EE.UU. Así venderá patentes a su antojo a países amigos y no tanto a otros, para debilitarlos aún más para llegar al nuevo orden capitalista. La tercera fase, permitirá a los EE.UU. establecer el nuevo orden mundial capitalista con la desaparición de amenazas como la Unión Europea, Irán, Corea del Norte, Venezuela y otros, y el debilitamiento de China Continental y Rusia. El resto del mundo entonces, volverá entonces a ser su patio trasero.

¡Feliz cumpleaños, hijo!

Sábado caluroso y húmedo en Buenos Aires. Hoy es el cumpleaños de mi hijo menor Hernán y solo he podido llamarlo sin éxito o enviarle un chat deseándole con inmenso afecto, que tuviera un día fantástico. 
¿Estaré agotado por esta cuarentena y estaré perdiendo la cordura?
Un deseo que quizás pueda resultarle imposible de cumplir, pensando alrededor de la mesa con quien podrá estar. Ausentes también sus hermanos y sobrinos, con su madre seguramente, pero antes de seguir escribiendo volveré a intentar llamarlo y luego continuare con esto…
¡Genial! lo he logrado y hablado con él, no solo para volver a felicitarlo sino además para saber cómo andaban sus cosas. Y como todos, con sus complicaciones. Como profesional de educación física; paro obligatorio en el entrenamiento de particulares, en la colonia de adolescentes con capacidades diferentes y en el ámbito deportivo, ni que hablar. Pero bueno; no deja ser un obstáculo pero todo tiene solución, ya que tenemos el privilegio –gracias a Dios o al Universo- de que el entorno familiar mientras pueda, nos contiene en todos los sentidos. Lo pasara con su madre, pedirá un par de pizzas acompañadas de una buena cerveza. Le dije que el oso (yo), estaría a su lado; soplando la vela de la torta y que cuando esto pasara, le daría un abrazo con efecto retroactivo. No obstante, me ha quedado ese sabor amargo del desencuentro en fechas, que me han dado una inmensa satisfacción. Pero es lo que hay, como decimos aquí y no podemos hacer otra cosa. Cuidarnos es cuidar al otro, es nuestra obligación como ciudadanos.

Sera anécdota

Juntos crecimos, aprendimos
y el hoy nos encuentra unidos,
con tu latido y el mío
en este abrazo partido,
como si no quisiéramos
perdernos en este impensado caos.

No será posible perdernos,
hemos sobrevivido a tantas otras
circunstancias inesperadas que esto,
será solo una anécdota entre tantas
a recordar en los años por venir.

Lo adorable es poder deslizarnos
en nuestra piel, como siempre deseando
cada parte de nuestros cuerpos,
desde aquella vez mirando ese cielo
incrustado de estrellas y solo nuestro.

Todo lo intenso de nuestro amor
será inmensamente mayor,
cuando termine este aislamiento
y encontrara a aquellos jóvenes
en la piel de nuestros cuerpos,
más vehementes y amantes que antes.

Placidez

Es noche cerrada ya,
ningún ruido ni siquiera
el de mi propio respirar
pausado, llenándome con aire
los pulmones como aquel
que lo hace para sumergirse
en las olas rebeldes de los mares,
o como para tomar impulso
para arrojarme de un avión
junto a otros en acrobacia aérea
tomados de las manos.

Sueños que visualizados permiten
superar este ostracismo auto impuesto,
que me lleva a reflexionar lo ya vivido.

Como cual torbellino, recuerdos que vuelven
a mí, como capítulos del libro de mi vida.
Emociones, alegrías, tristezas, sorpresas,
un enjambre de sensaciones contrapuestas.

Y la felicidad de estar, para sacar de ellos
lo mejor y más auténtico de mi alma.
El amor adorable recibido
al igual que el brindado con pasión,
cualesquiera fuera el destinatario
que me da la placidez y sensación,
de estar junto a todos con quienes
he compartido cada etapa de mi vida,
sumergiéndonos juntos en ese mar
o tomándonos de las manos
en esa acrobacia de amor eterno.

Por nosotros…

Has visto, siempre aun en lo imprevisto
debemos ver el vaso medio lleno,
fíjate cuanto hace que mi mirada
no recorría tu cuerpo y verte descalza
caminando por nuestra casa.

Como nos deseamos ahora
jugando a lo que más nos gusta,
quien será de nosotros el primero 
en morder la manzana, de lo
que ya no es pecado.

Y a tus cuantos “te amo” 
que me has regalado,
respondí de igual manera, 
extasiados ambos como ayer 
cuando apostamos a convivir juntos.

Es como un reencuentro cuando jamás
nos hemos separado, pero aquello
ni siquiera era parecido a esto,
en donde hemos vuelto a mirarnos
como aquella vez primera, en que
caí bajo el embrujo de tus ojos negros.

Ven, acércate más. Sigamos bailando
hasta que las velas se apaguen
y las copas de vino, queden vacías.

Y luego, la manzana hará el resto…

Avanti Argentina

Ya me harte de los irracionales y displicentes argentinos; que no se solidarizan con los otros, ante una pandemia que ingresa sin pedir permiso a cualquier lugar del mundo en donde un infectado, arribe. Nuestra línea de bandera, ya ha traído en estos últimos días unos 20.000 argentinos varados en distintos puntos del planeta, y quedan aún 10.000 o más que han pedido ayuda para volver a la Argentina. Otros en el mundo siguen reclamando, cuando en realidad partieron ya declarada la cuarentena de manera irresponsable. La prioridad la tendrán los adultos mayores, las embarazadas y familias con niños. Los demás serán el “furgón de cola” por su irresponsabilidad.
Ahora lo más loco; son aquellos que en un numero de 30.000 personas y ya declarado el aislamiento de la población con “el quédate en casa”, se fueron de viaje en la última semana, desde el aeropuerto internacional de Ezeiza. Aeropuerto que según información extraoficial, se cerrara en la próxima semana.
O aquellos; que creen que la cuarentena es sinónimo de vacaciones y circulan creyéndose impunes, azorados cuando los detienen en un retén de control y sus automóviles quedan secuestrados y a ellos, “vivillos de cuarta” se les abre una causa penal.
Loable el desempeño del personal de Aerolíneas y la sincronización con los Ministerios de Salud y Seguridad. Loable el Ejército Argentino, que se ha comprometido por un lado a prepararse con Hospitales Móviles para adelantarse a lo que se viene y por el otro; a preparar a través de sus camiones especiales la comida y llevarla caliente, con la asistencia de cada Municipio a los más expuestos al hambre, aquellos que ya no tienen una changa (el cartonero, el albañil que ya no puede salir de su casa, el que vive el día a día) y les falta lo más esencial: la comida. Nuestro pueblo, históricamente se ha caracterizado por su solidaridad ante la tragedia. Pero las contradicciones están a la vista.
Durante toda la historia Argentina, los Gobiernos trabajaron duro para construir un pueblo ignorante. Y llego el día donde los mismos Gobiernos necesitan un pueblo inteligente, y ese pueblo inteligente no está. Sin embargo, no puedo aceptar esta frase; ya que la inteligencia nada tiene que ver con la racionalidad y el respeto al otro, para ser respetado. Mi solidaridad con todos aquellos que ven como otros, menosprecian la vida finita que tenemos. La denuncia de “esos trastornados”; se hace inevitable ante los organismos de control correspondientes.
Recuerda lo que hagas por ti, es cuidar al otro.