Venecia inmortal

Venecia sin ti, cantaba
el inolvidable Aznavour.
como que la ciudad milenaria
era otra, sin ese amor partido.

Hoy, la plaza San Marcos
bastión de los enamorados
y de los amantes de un buen café
con vista a la Basílica,
se inunda con las lagrimas
del desatino de la naturaleza.

Y también de los hombres
que se ahogan en la avaricia,
fe a la que solo comulgan.

Pobre hermosa ciudad
surcada por infinidad de canales,
que nos han enseñado
donde vivieron Mozart, Casanova
y tantos otros que la inmortalizaron.

Cantemos juntos, y también oremos
no importa en quien creas.
Si amas lo bello de contemplar
y mantener en tu memoria,
solo hazlo.
Tu alma te lo agradecerá.

Qué bueno tenernos…

Sé que te incomoda
que mi mirada se pose en ti
en forma frecuente.

Te produce rubor, lo se
pero no puedo ni debo dejar de hacerlo,
por lo tanto que te amo.

Tus cabellos trigueños
que se deslizan hasta tu cintura,
tu piel morena que es como la seda,
tus labios rosados, tentación plena.

Doy gracias de ser correspondido,
ya que de no tenerte
no sé qué sería de mi vida…

Amar sin miedos…

Allá en donde la ladera
de la verde serranía,
se cortaba en las aguas cristalinas
del arroyo límpido que corría
lento, buscando su refugio final.

Allá bajo los árboles centenarios
en qué nos prometimos para siempre,
amarnos sin detenernos ante
nada ni nadie en el mundo…

Tal como éramos, noche cerrada yo
amanecer placido y soleado, tu.

Veloz y verborragia mi habla,
el silencio frecuente en la tuya.

Y sin embargo, tan parecidos
en dar y pensar primero en el otro,
como si ello, nos hiciera más fuertes
en nuestro andar juntos por la vida,
alcanzando juntos aquella silenciosa
promesa, que el amor nos propusiera.
Que felices somos, sin temores
y a corazón abierto…

El misterioso mundo de los sueños

Hola amigas/os, si bien no soy para nada ocioso ya que cuando no tengo actividades me las creo, solo para sentirme bien conmigo mismo. Muchas veces a pesar de encuentros circunstanciales y de las reuniones con los amigos de siempre; el vivir en soledad acompañado de mi fiel y leal mascota Daysi, cruza  de Schnauzer y Dachshund mini, a veces me provoca que los descansos por la noche resulten insufribles y discontinuos, generalmente provocados por el inconsciente que necesita pulsar lo que sucede o sucedió en el consciente, a través de los sueños. Obviamente, por algún lado tiene que salir. Por dicha razón hago mi terapia con una profesional fantástica con la cual nos reímos más de lo que conversamos sobre todas aquellas circunstancias del día a día. Fue ella la que me sugirió anotarlos por aquello de la “memoria corta” en que pasado cierto tiempo no recordamos claramente la construcción o lo que sucedió en ese sueño. Y así lo hice. Ustedes se estarán preguntando que está diciendo este individuo y por qué se explique de una vez. ¿Verdad? No se enojen, solo transcribiré mi sueño de antenoche y recién hoy con Analia (mi psicóloga) desciframos cada una de sus partes. Es maravilloso como las pulsaciones del mundo consciente, perduran en el inconsciente como fuente de una caja de pandora inacabable. Se lo transcribo tal como se lo envié a la profesional…

“…Estaba sobre unas montañas de arcilla o barro  en medio Oriente o El Líbano, y comenzaban a explotar volcanes con lava, que provocaban la desaparición de casas que se hundían entre el fuego. Escapaba asustado y con dificultad ya que la tierra era blanda y no me permitía sujetarme. Estaba acompañado por alguien que me guiaba. Escapamos y me encuentro con un hombre de nacionalidad árabe que me recibe en su casa con amabilidad y me dice que tiene 3 hijos y a su hija la crió mi abuela Zeta. (Mi abuela materna era libanesa)

Cambia el escenario y me encuentro al lado del locutor de Telefe (un canal de aquí de TV abierta) que está hablando con Pablo Granados (un actor cómico y cantante que no suelo ver) de esquina a esquina fumando (yo no lo soporto) le pregunto desde cuando fumaba -no me responde- Granados nos invita a su casa con un gran parque donde nos muestra como construyó el mismo un exótico paisajismo con piedras y plantas con flores descomunales. De repente, van apareciendo los que alguna vez trabajaron con Granados entre ellos Almada, Yayo (otros actores cómicos, que tampoco suelo ver porque prefiero Netflix con una buena película o serie) y los otros y corren de un lado a otro. Me sumo a ellos y hacemos la parodia de un scrum de rugby. Están preparando la comida, bebiendo y fumando. Les digo que salgo porque no puedo respirar; me preguntan porque y les comento que sufro de una incipiente enfisema por nódulos en ambos pulmones.
Paso a otro cuadro; en un consultorio, donde estamos un médico, Granados y yo.
El médico me pide estudios y al verlos me dice que tengo un pólipo o tumor maligno en el colon ¿? Le digo que hace como treinta años que siempre me han encontrado solo pólipos benignos. Sin golpear la puerta aparece Almada ebrio haciéndose el gracioso, y el médico insistiéndole varias veces pero sin violencia, lo hace irse. Le pregunto al médico que expectativas tengo y me dice que no sabe. Quizás un año. Me angustio y comienzo a llorar…”

Conclusión: Todo sueño tiene un significado implícito, de lo que nos sucede en la vida real…

“Gata maula”

Juegas conmigo como decia la letra

de aquel tango de Gardel, Razzano y Lepera.

Recordas aquello de “Mano a Mano”

donde ni vos ni yo habíamos nacido,

en que una de sus frases debilitan

la figura del afamado guapo, despechado

por el amor perdido que se fue con un bacán,

que solo se atreve a declamar en su despecho

algo absolutamente sublime y desesperado,

“como juega el gato maula con el mísero ratón”.

Esa es nuestra relación, me acechas

me arrinconas aprovechándote de un amor

que como el mío, no tendrás jamás.

Solo basta que me encuentres

para que sin dudarlo me atormentes,

llevándome donde lo haces siempre.

Tu dormitorio es el palacio de la lujuria,

el antro en que el demonio se apodera de ti

y te transformas saboreando los fluidos

de mi cuerpo y haciendo que yo te imite.

Las bocas se juntan, las lenguas penetran

por todo lugar conocido, pero es solo el preámbulo

de lo que vendrá, lo hacemos suavemente

pero recorriendo cada centímetro de nuestra piel.

Han pasado ya tres horas, y aun sigues insaciable

y yo exhausto me transformo en el mísero ratón,

mientras tu “gata ardiente” no caminas por el tejado

sino por todo y cada lugar de mi cuerpo.

Sigue y no detengas nunca…

Ese lado de Corrientes (Marcelo Birmajer)

ESTAMPAS DE BUENOS AIRES

El Gañán se enamoró locamente, y dejó el resto de su vida. Ya no dilapidábamos las madrugadas.

“Ese lado de Corrientes”, relato de Marcelo Birmajer. Ilustración: Hugo Horita

Si alguien me preguntara hoy qué buscaba yo en la avenida Corrientes, entre el Obelisco y Callao, todas las noches, a la salida del diario, no sabría qué contestar. Entonces tampoco. Pero no era el único, aunque eso nunca es una excusa. Formaba parte de una bohemia inocua: un restaurant parrilla, las librerías, una ginebra, el café sin culpa del insomne. Más me hubiera valido hacer gimnasia.

No tenía teléfono. La avenida Corrientes era muy parecida a la que hoy conocemos. A veces incluso la gente es la misma. Yo tenía un amigo de fuera del diario: el Gañán. No sé quién ni cómo ni por qué le había puesto el apodo, pero yo había escuchado muchas veces la palabra en canciones…

Ver la entrada original 1.180 palabras más

No te olvido

Me detuve hoy, sorprendido
pero no pude siquiera moverme,
mis pies quedaron atornillados al piso
ante la sorpresa infinita de verte
después de tanto tiempo.
.
Fuimos para ambos, el amor primero.
El primer beso, nuestro despertar sexual
en esa cabaña del bueno del viejo Juan,
que con su complicidad le usábamos
para encontrarnos y alejarnos de curiosos.

Corríamos por el vergel de las plantas
y de las flores, hasta que en el verano
nos tirábamos al río que estaba cerca,
jugando y riéndonos emocionados
por estar siempre juntos apoyándonos
y alentándonos uno al otro en sus sueños.

Nos besábamos bajo la glorieta de glicinas
y en la noche, mirábamos las estrellas
aguardando esa misteriosa y fugaz que cayera
para sellar nuestro compromiso de amor sin tiempo.

Te amé y seguiré amando hasta el último suspiro.
Me aleje de ti, para no verte sufrir.
Mis malos momentos de aquel entonces,
podían dañarte y quise evitarte dolor alguno.

Doy gracias, que no me has reconocido
no hubiera sabido que decirte,
aun mi corazón…continua sollozando.