¿Cómo prevenir la demencia vascular y la pérdida de la memoria?

La pérdida de memoria normal relacionada con la edad no impide vivir una vida plena y productiva.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La demencia vascular es una pérdida gradual y permanente del funcionamiento cerebral. Esta ocurre con ciertas enfermedades. Afecta la memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Los síntomas preliminares de demencia pueden incluir: dificultar para hacer tareas que se solían hacer con facilidad, problemas del lenguaje; extraviar artículos; cambios de personalidad y pérdida de las destrezas sociales. La biblioteca señaló que a medida que la demencia empeora, los síntomas son más obvios y la capacidad para cuidarse disminuye.

Hay que señalar que no hay ningún tratamiento para reparar el daño al cerebro causado por los accidentes cerebrovasculares pequeños, pero puede evitarse llevando una vida saludable basada en los siguientes aspectos: no fumar; evitar o moderar el consumo de alcohol; evitar el sobrepeso; evitar el estrés; mantenga el colesterol LDL “malo” en menos de 70 mg/dL.

Los beneficios de comer frutas y verduras

Sobre la misma línea, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, hizo otras recomendaciones para cuidar la memoria:

1. Realizar actividad física, ya que es importante realizar ejercicio al menos treinta minutos diarios, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pues esto aumenta el flujo sanguíneo al cuerpo entero, incluso al cerebro y ayuda a mantener la memoria activa.

Además, las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen un riesgo de muerte entre 20 % y 30 % mayor en comparación con las personas que alcanzan un nivel suficiente de actividad física.

2. Mantenerse activo mentalmente, porque así como hay que ejercitar el cuerpo, hay que ejercitar la mente con actividades que estimulen el cerebro y lo mantengan en forma. Para hacerlo, la entidad recomienda hacer crucigramas, jugar bridge, tomar caminos diferentes cuando conduzca, tocar algún instrumento, entre otros.

3. Socializar regularmente, pues esto previene la depresión y el estrés, que pueden contribuir a la pérdida de la memoria.

4. Organizar las tareas diarias, ya que el escribir las citas, tareas o eventos ayudará a recordar más fácilmente. Además, Mayo Clinic, recomienda evitar las distracciones y no hacer demasiadas cosas a la vez. “Si se concentra en la información que está tratando de retener, es más probable que la recuerde más tarde. También puede ser útil relacionar lo que está tratando de retener con una de sus canciones favoritas u otro concepto familiar”, señaló.

5. Dormir bien, porque ayuda a consolidar los recuerdos de modo que se puedan recordar más adelante. La mayoría de los adultos necesitan de siete a nueve horas de sueño por día.

6. Seguir una alimentación balanceada, ya que esto es bueno para el cerebro y para el corazón. La entidad recomienda comer frutas, verduras y granos integrales, elegir fuentes de proteína bajas en grasa, como pescado, frijoles y carne de pollo sin piel. Asimismo, señaló que el alcohol puede causar confusión y pérdida de memoria, al igual que el consumo de drogas.

De hecho, el Grupo Sanitas de España reveló que una dieta rica en vegetales, frutas y cereales integrales, aportará la cantidad necesaria de antioxidantes para contrarrestar el efecto que los radicales libres tienen sobre las neuronas y el proceso general de envejecimiento. También los ácidos grasos Omega-3, presentes en diferentes tipos de pescado cumplen con una función protectora frente a la demencia.

Los alimentos recomendados son: mango, uvas, plátano, peras, huevos, legumbres como las lentejas, frutos secos como los anacardos, acelgas, espinacas, lácteos, entre otros.

De igual manera, los nutricionistas recomiendan mezclar alimentos de distintos colores, porque así la persona asegura que toma diferentes tipos de nutrientes. Cuantos más colores haya, más nutrientes va a tener un plato y si son frescos, mejor.

¿Cuáles son los alimentos que oxigenan el cerebro?

Este padecimiento puede llegar a causar daños irreversibles en la salud de las personas.

El cerebro es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, ya que este regula el sistema nervioso, entre otras funciones importantes del organismo, y, aunque no sea comúnmente sabido, este sería uno de los que más energía consume, según estipula el portal Noticias en Salud, el cual, citando a expertos de la Ludwig Maximilians Universitaet, en Múnich, Alemania, recalca que el consumo de oxígeno en esta parte del cuerpo se relaciona directamente con la actividad de algunas células nerviosas.

Por esta razón, mantener un correcto flujo de oxígeno hacia el cerebro debería ser una de las preocupaciones de las personas para contribuir con el buen funcionamiento de su cuerpo. Es más, hay una enfermedad llamada anoxia cerebral, que se presenta cuando este órgano no recibe suficiente oxígeno, según recoge el portal español Neural, que también explica que esta lesión frecuentemente resulta de otro diagnóstico llamado hipoxia.

“El cerebro es un órgano especialmente vulnerable a la falta de oxígeno, una disminución del flujo sanguíneo durante unos 5-6 minutos, produce un daño cerebral irreversible”, acota el portal, haciendo referencia a la importancia de contar con este elemento para el buen funcionamiento del cuerpo.

Agrega que un paro cardiorrespiratorio es uno de los resultados frecuente de la falta oxígeno en el cerebro, como causa de la anoxia y, claramente, un daño irreversible. Otros padecimientos que pueden llegar a desarrollarse son “crisis asmáticas severas, obstrucción de la vía aérea por atragantamiento, ahogamientos por inmersión o por estrangulación”, según Neural, entre otros.

Como síntomas de alarma, este portal recoge la visión borrosa, la pérdida de memoria, el mareo y los desmayos. Si estos son recurrentes de manera conjunta, es recomendable asistir a un centro médico y pedir orientación sobre el actual estado de salud.

Ante este panorama, es importante tener a la mano una buena dieta que incluya alimentos que ayuden con el proceso de la circulación del oxígeno por medio de la sangre, no solo al cerebro, si no también al resto del cuerpo.

El portal World Health recoge una serie de recomendaciones para combatir este padecimiento y llegar a mejorar el flujo del elemento en el cerebro.

Uno de los alimentos recomendados son los arándanos, pues ayudan a fortalecer el flujo de oxígeno por contener polifenoles, los cuales son antioxidantes esenciales para este proceso. Además, recalca que “los frutos pueden ser rojos o morados, y por lo general, según la creencia médica contienen propiedades cardiovasculares”, haciendo referencia al beneficio de consumir este tipo de frutas.

Seguido de este, otro de los sugeridos son el brócoli y el coliflor, los cuales tendrían propiedades importantes para combatir la pérdida de la memoria, además ayudan al proceso de aprendizaje, todo esto si se consume frecuentemente, ya que este mejora la actividad cerebral. El té verde, por su capacidad de relajación y reducción del estrés, también se recomienda para fortalecer el funcionamiento del cerebro.

La avena sería uno de los ingredientes principales en las preparaciones de aquellos que padecen de oxígeno en el cerebro, ya que según World Health, es un “equilibrante para el sistema nervioso”, por su alto contenido de vitamina B1, ayuda al órgano en medio de trabajos importantes de alto consumo intelectual.

Entre tanto, también se recomienda la ingesta de nueces, ya que contienen antioxidantes y omega 3 que son esenciales para combatir el natural envejecimiento del cerebro, y por tanto mantiene las funciones y la actividad de este órgano en una buena proporción, explica el portal.

Imagen de portada: Gentileza de Getty Images/iStockphoto

FUENTE RESPONSABLE: SEMANA

Sociedad/Salud/Cerebro/Memoria/Alimentación

Guarnición de insectos en el menú de las vacas.

¿Son las vacas omnívoras? Debido a la gran cantidad de insectos ingeridos accidentalmente en su alimentación, un nuevo estudio de la Sociedad Americana de Ecología sugiere que deberían considerarse como tales.

Si deseas profundizar sobre este tema, por favor cliquea sobre el link siguiente. Muchas gracias.

El ganado, al parecer, consume más que plantas. Se trata de una de las principales y controvertidas conclusiones de un artículo que bajo el título Revealing cryptic interactions between large mammalian herbivores and plant-dwelling arthropods via DNA metabarcoding, se publicaba a principios de octubre en la revista Ecology de la Sociedad Americana de Ecología.

Los grandes mamíferos herbívoros se encuentran con frecuencia con insectos y artrópodos que habitan en las plantas de las que se alimentan, sin embargo, su ingestión y el alcance de esta interacción trófica directa rara vez había sido abordado.

El estudio, basado en la secuenciación del ADN hallado en boñigas frescas de vaca, ha encontrado que estos animales ingieren de forma habitual una amplia variedad de insectos que habitan en las plantas. Así, el equipo de científicos liderado por Moshe Inbar, del Departamento de Biología Evolutiva y Ambiental, de la Universidad de Haifa, en Israel, tropezó con que más de tres cuartas partes de los excrementos de vaca analizados contenían ADN de varios grupos de insectos.

Más de tres cuartas partes de los excrementos de vaca analizados contenían ADN de varios grupos de insectos

Entre el ADN hallado más frecuentemente se encuentra el de algunos grupos más inmóviles como orugas e insectos que se alimentan dentro de los propios tejidos de las plantas, sin embargo, aunque en menor medida, también se halló el de algunos artrópodos como arañas. «Identificamos los grupos de insectos vulnerables a la ingestión, como especies sésiles y etapas de vida inmaduras, explican los autores. «En total, se ingirieron 25 familias de insectos y 4 familias de arácnidos, un patrón que varió durante la temporada, pero no con la intensidad del pastoreo», continúan.

«Probablemente el ganado no esté buscando a estos invertebrados, pero aun así, esta depredación incidental podría tener grandes consecuencias tanto para las vacas como para sus presas«, añaden. «Nunca antes se había medido la contribución de los insectos a la dieta de los mamíferos que pastan, pero los resultados sugieren que estos herbívoros podrían considerarse omnívoros«, concluyen con una afirmación que probablemente dará mucho de qué hablar.

Imagen de portada: Gentileza de iSTOCK

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC España por Héctor Rodriguez.

Por qué antes de la Segunda Guerra Mundial las papas se comían más horneadas o hervidas y después, fritas o asadas. Final.

Pero esta conveniencia tiene su costo.

En EE.UU. la ingesta de calorías entre adultos aumentó en un 10% entre los años ´70 y ´90, pero no se debió a las comidas regulares.

Los culpables fueron los snacks, que suelen ser alimentos procesados.

Los psicólogos -y el sentido común- sugieren que esto no debería sorprendernos.

Hamburguesa con papas fritas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Cuando comemos por impulso solemos elegir la comida menos saludable.

Experimentos realizados por científicos del comportamiento muestran que tomamos decisiones muy diferentes sobre qué comer, dependiendo de cuán lejos está la comida.

Una comida planeada con mucho tiempo suele ser nutritiva pero cuando comemos por impulso solemos elegir comida chatarra.

Por otra parte, la invención de la comida industrial -en todos sus formatos- ha llevado a un profundo cambio en la economía moderna.

El síntoma más obvio es cómo ha cambiado el gasto en comida.

Las familias estadounidenses gastan cada vez más en comer fuera de sus hogares, ya sea en comida rápida, restaurantes, sándwiches o snacks.

En los años ́60 sólo un cuarto de lo que se gastaba en alimentos se hacía fuera del hogar.

Esa cifra fue aumentando y en 2015 se alcanzó un récord: por primera vez en la historia, los estadounidenses empezaron a gastar más en comida y bebida fuera del hogar que lo gastan en las tiendas de comestibles.

Supermercado

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los estadounidenses gastan más en comida y bebida fuera del hogar que en las tiendas de comestibles.

Incluso dentro de las casas, las comidas son cada vez más procesadas para ahorrarle tiempo y esfuerzo a quien las cocina.

Hay ejemplos obvios, como la bandeja de comida precocinada. Pero también hay cosas menos obvias.

Por ejemplo, las ensaladas cortadas y lavadas en bolsa, las albóndigas o los kebabs ya preparados para poner en la parrilla, el queso rallado, la salsa para pastas.

Incluso el té que viene en bolsitas individuales o el pollo que se vende desplumado, destripado y a veces hasta con rellenos de especias.

Cada innovación le resultaría extraña a la generación anterior.

Yo nunca he desplumado una gallina y quizás mis hijos nunca piquen su propia ensalada.

Todo esto ahorra tiempo, mucho, mucho tiempo.

Ensaladas de paquete

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

¿Venderán verdura para hacer ensalada en el futuro o solo se conseguirán las ensaladas de paquete?

Estas innovaciones son un fenómeno moderno.

Cuando la economista Valerie Ramey comparó el uso del tiempo en EE.UU. en los años ´20 y en los años ´60, encontró que muy poco había cambiado.

Ya sea que una mujer tuviera un bajo nivel educativo y estuviera casada con un granjero o si era altamente educada y casada con un profesional urbano, durante esos 50 años gastaba una cantidad de tiempo similar en tareas de la casa.

Fue a partir de 1960 que ese patrón cambió.

Muchos creen que la invención que permitió la emancipación de la mujer no fue la cena precocinada sino el lavarropas.

Es una idea atractiva. Después de todo, una cena precocinada no se siente como un avance, comparado con una saludable cena hecha en casa.

En cambio la lavadora es limpia y eficiente y reemplaza un trabajo muy aburrido.

Por supuesto que fue una innovación revolucionaria.

Sin embargo, no revolucionó la vida de las mujeres tanto como se cree.

Ama de casa

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Lo que realmente liberó a las mujeres de la casa no fue el lavarropas sino la comida industrializada, pero tuvo su costo.

Las estadísticas muestran que no ahorró tanto tiempo porque antes de la invención del lavarropas la realidad es que la ropa no se lavaba tan seguido.

Cuando se tardaba todo un día lavar y secar unas camisas la gente usaba cuellos y puños desechables y vestía capas oscuras para tapar la suciedad.

En contraste, cuando se tardaba dos o tres horas para preparar una comida, alguien tenía que tomarse ese tiempo.

No había una alternativa.

La máquina de lavar no ahorró tanto tiempo como la comida lista porque no estábamos dispuestos a pasar hambre pero sí a apestar.

Sin embargo la aparición de las cenas precocinadas ha tenido algunos efectos secundarios lamentables.

La obesidad aumentó fuertemente en los países desarrollados entre 1970 y el comienzo del siglo XXI, a la par del desarrollo de estas innovaciones culinarias.

Personas obesas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Pasamos muchas menos horas cocinando pero comemos mucho peor y engordamos mucho más.

Según los economistas de la salud, esto no es casualidad: el costo de comer muchas calorías bajó dramáticamente, no sólo en términos financieros sino en términos de costo de tiempo.

La industrialización de la comida cambió la economía de dos formas importantes.

Liberó a las mujeres de horas de tareas domésticas, quitando del medio un gran obstáculo para que pudieran seguir carreras profesionales.

Pero al hacer aún más fácil la adquisición de calorías vacías, también liberó y ensanchó nuestras cinturas.

El desafío ahora -como con tantas invenciones- es disfrutar del beneficio sin también sufrir los costos.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC, Serie: “50 cosas que hicieron la economía moderna” por Tim Harford.

Por qué antes de la Segunda Guerra Mundial las papas se comían más horneadas o hervidas y después, fritas o asadas. I parte.

Los cambios en cómo consumimos la papa simbolizan la gran transformación que trajo consigo la industrialización de la comida.

Es un martes típico de noviembre para Mary, que vive en el noreste de Estados Unidos.

Tiene 44 años, un título universitario y su familia es próspera -está dentro de las familias más adineradas del país.

¿Qué crees que estuvo haciendo Mary hoy?

¿Es abogada? ¿Una maestra? ¿Una consultora?

No. Mary pasó una hora cosiendo y tejiendo, dos horas poniendo la mesa y lavando los platos y mucho más de dos horas preparando y cocinando la cena.

Y esto no es inusual. Porque el año es 1965 y en 1965 muchas mujeres casadas -incluso aquellas que tenían una excelente educación- pasaban muchas horas al día ocupándose de alimentar a su familia.

Para estas mujeres «llevar algo de comer a la mesa» no era una metáfora sino algo que literalmente hacían y que les tomaba muchas horas a la semana.

Sabemos cómo era un día típico de Mary -y de muchas otras personas- gracias a encuestas de uso del tiempo que se realizaron en todo el mundo.

Mujer en los años ´60

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Hasta los años ´60 las mujeres pasaban varias horas al día preparando la comida de la familia.

Estas encuestas son como diarios que detallan cómo uno usa su tiempo.

Y para las mujeres educadas, la forma en que usan su tiempo en EE.UU. y otros países ricos ha cambiado radicalmente en el último medio siglo.

Hoy las mujeres estadounidenses dedican en promedio unos 45 minutos al día a preparar la cena y limpiar.

Eso sigue siendo bastante más que lo que dedican los hombres a esas tareas: apenas 15 minutos por día.

Pero es un cambio muy grande con respecto a las cuatro horas diarias de Mary en 1965.

El motivo principal que permitió que se use mucho menos tiempo fue un cambio radical en la manera en que se empezó a preparar la comida.

Ese cambio se puede simbolizar con la aparición, en 1954, de la cena precocinada (o TV dinner, cómo se lo conoce en EE.UU.).

Bandeja de comida precocinada

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La bandeja de comida precocinada fue inventada en 1954 por la bacterióloga estadounidense Betty Cronin.

Se trataba de una bandeja de aluminio que parecía salida de una nave espacial, con carne y verdura preparados de tal forma que requerían el mismo tiempo de cocción.

La inventora de la cena del pavo congelado precocinado fue una bacterióloga llamada Betty Cronin.

Trabajaba para la empresa procesadora de comida Swanson, que buscaba nuevos negocios una vez que empezó a decaer la venta de raciones de comida para las tropas estadounidenses.

Pero la cena precocinada fue solo uno de los cambios que trajo consigo la aparición y el fácil acceso a congeladoras, microondas, conservantes y líneas de producción.

Hasta ese momento la comida se producía casi invariablemente en el hogar.

Hoy la preparación de los alimentos se ha industrializado y se ha tercerizado a restaurantes, locales de comida para llevar, negocios de venta de sándwiches y fábricas que preparan comida lista para comer o para ser cocinada.

El mejor ejemplo de cómo cambiaron las cosas es lo que pasó con la humilde papa, que hace tiempo es un clásico de la dieta estadounidense.

Antes de la Segunda Guerra Mundial las papas se comían, por lo general, horneadas, hechas puré o hervidas.

Papas fritas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Antes de la Segunda Guerra Mundial las papas eran por lo general horneadas, hechas puré o hervidas. Hoy la gran favorita es la papa frita.

Hay un motivo para esto: para asar las papas debes pelarlas, cortarlas, hervirlas brevemente y luego asarlas.

Hacer papas fritas también requiere pelar, trozar y luego freír.

Todo esto consume tiempo.

Las papas ahora se pueden comprar peladas, cortadas, fritas y congeladas. Luego se vuelven a freír en los restaurantes de comida rápida o se ponen en el microondas en una casa.

El consumo de papas en EE.UU. aumentó en un tercio entre 1977 y 1995 gracias casi exclusivamente a la popularidad de las papas fritas.

Las papas fritas de paquete son aún más sencillas porque una vez empacadas se pueden almacenar por varias semanas.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC, Serie: “50 cosas que hicieron la economía moderna” por Tim Harford.

Por qué está aumentando tanto el precio de los alimentos en todo el mundo (y qué se puede hacer para enfrentar su impacto).

El Día Mundial de la Alimentación se celebra el 16 de octubre en medio de una advertencia de Naciones Unidas sobre el nivel «catastrófico y sin precedentes» de inseguridad alimentaria y el temor a un mayor aumento del precio de la comida a nivel mundial.

Si deseas conocer más sobre el tema; por favor cliquea en donde esté escrito en «negrita». Muchas gracias.

«Cerca de medio millón de personas están experimentando condiciones de hambruna en Etiopía, Madagascar, Sudán del Sur y Yemen. En los últimos meses, las poblaciones vulnerables en Burkina Faso y Nigeria también han sido sometidas a estas mismas condiciones», dijo la ONU en un comunicado.

El organismo llamó a destinar inmediatamente fondos para ayudar a 41 millones de personas en varios países en peligro de una hambruna.

Según la organización benéfica con sede en el Reino Unido The Hunger Project, 690 millones de personas en todo el mundo viven con hambre crónica, 850 millones están en riesgo de pobreza debido a covid-19.

De esos 690 millones, el 60% son mujeres.

Aquí analizamos lo que el alza en el precio de los alimentos significa para todos y qué alternativas se están considerando para ayudar a reducir la pobreza alimentaria.

Pero antes que nada, te explicamos el porqué de ese incremento.

¿Por qué suben los precios?

alimentos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La pandemia ha incrementado el precio de los alimentos.

El gigante internacional de alimentos Kraft Heinz advirtió esta semana que la gente tendrá que «acostumbrarse a precios más altos de los alimentos» como resultado de la inflación «generalizada» posterior a la pandemia.

La doctora Sarika Kulkarni, fundadora y fideicomisaria de Raah Foundation, con sede en Bombay, India, está de acuerdo con la opinión de Miguel Patricio, el jefe de Kraft Heinz, de que los precios de los alimentos se mantendrán altos.

Durante la pandemia, muchos países vieron caer la producción de materias primas, desde cultivos hasta aceites vegetales.

Las medidas para controlar el virus y la enfermedad limitaron la producción y distribución.

A medida que se ha ido recuperando la oferta, muchas economías no han podido ajustarla a la demanda, lo que ha llevado a un alza de los precios.

El aumento de los costos salariales y energéticos se han sumado a la carga a la que se enfrentan los fabricantes.

«Los precios son una correlación directa de la demanda y la oferta», explica Kulkarni, experta en alivio de la pobreza.

«Mientras que la población aumenta y la demanda de alimentos se incrementa continuamente, la cantidad de hectáreas bajo cultivo está disminuyendo debido a múltiples desafíos y problemas que incluyen la disponibilidad de agua, el deterioro del suelo y su calidad, el cambio climático y el aumento de casos de variaciones climáticas extremas, el desinterés de las nuevas generaciones en la agricultura como ocupación, etc.».

«Los agricultores enfrentan diversos retos que se reflejan en el precio de los alimentos, que continúa aumentando», agrega.

«Sexo a cambio de comida»

manos con alimentos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Según el subsecretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, Martin Griffiths, «cuando finalmente se abre la puerta a la hambruna, se vuelve viral de una manera en la que otras amenazas quizás no lo hacen».

Las mujeres y las niñas son particularmente vulnerables como resultado del aumento de la pobreza y el aumento de los precios de los alimentos.

«Las mujeres nos hablan de las medidas desesperadas que deben tomar para encontrar con qué alimentar a sus familias, incluido el intercambio de sexo por comida, el recurrir a matrimonios precoces e infantiles, como escuché hace poco cuando estuve en Siria», recordó.

Algunos de los que más inseguridad alimentaria sufren a nivel mundial son los pequeños agricultores, dice Karen Hampson, gerente de Desarrollo de Programas en Farm Radio International.

«El aumento actual del precio de los alimentos es un arma de doble filo para ellos», le apuntó a la BBC.

«Por un lado, las familias campesinas necesitan comprar los alimentos que no pueden cultivar, por lo que sus costos aumentan o su acceso a los alimentos disminuye, lo que genera hambre y desnutrición», explicó.

Y «por otro, al menos en teoría, el alza del precio de los alimentos debería significar más ingresos por los productos que venden».

«Sin embargo, en la mayoría de los casos, el aumento de los precios de los alimentos no parece traducirse en más ingresos para los agricultores, especialmente para los de pequeña escala en África».

Como señala la doctora Kulkarni, la pobreza es directamente proporcional a los precios; a medida que la pobreza aumenta, desafortunadamente los precios también aumentan, destruyendo los pequeños presupuestos que tenían.

«El alza del precio de los alimentos está causando desnutrición, hambre y muchos otros desafíos relacionados con la salud para las comunidades más pobres. Las está atrapando en un círculo vicioso de hambre, mala salud y pobreza».

Development Initiatives es una organización global que aprovecha el poder de los datos y la evidencia para tratar de acabar con la pobreza, reducir la desigualdad y aumentar la resiliencia, y su director ejecutivo, Harpinder Collacott, está de acuerdo con Kulkarni.

«La pobreza extrema en particular se calcula sobre la base de los ingresos necesarios para satisfacer las necesidades básicas, y la comida es una proporción significativa de eso», explica.

«Si el costo de estos alimentos aumenta, cada vez más gente no puede satisfacer sus necesidades básicas, lo que significa que es empujada a la pobreza extrema o por debajo de la línea de pobreza extrema», agrega.

¿Qué se puede hacer?

Para hacer frente al impacto del alza del precio de los alimentos, los habitantes de los países desarrollados pueden optar por evitar los artículos de lujo, pasar menos vacaciones en el extranjero o incluso administrar cuidadosamente su presupuesto.

En los países subdesarrollados, como se mencionó anteriormente, no todos tienen esas alternativas y hay quienes están desesperadas que a menudo se ven obligados a comerciar sexo por comida, tal como ya mencionamos.

La ONU, los organismos regionales y los gobiernos respectivos pueden adoptar enfoques convencionales para sacar a las personas de la pobreza, para enfrentar el desafío del aumento de los precios de los alimentos. Y muchas organizaciones benéficas de todo el mundo se están centrando en métodos innovadores.

«La asistencia alimentaria y de medios de subsistencia debe prestarse en conjunto», dice el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Que Dongyu.

«Apoyar los sistemas agroalimentarios y brindar asistencia a largo plazo allana el camino hacia la recuperación más allá de la supervivencia y aumenta la resiliencia. No hay tiempo que perder», dijo.

Maria Mchele y agricultores en Tanzania

FUENTE DE LA IMAGEN – SUSUMA SUSUMA

Los programas de radio ayudan a educar para sacar mejor provecho de la tierra y los recursos naturales.

Pero Collacott le dijo a la BBC que la pobreza alimentaria no se resolverá solo con más dinero.

«Necesitamos una reforma radical de los sistemas y estructuras que mantienen a la gente en la pobreza», señala.

«Necesitamos un esfuerzo global, de todos los gobiernos, instituciones, empresas y ONG, que coloque a las personas más pobres en el centro de su enfoque para cambiar el status quo y cree un sistema global que no deje a las personas atrás».

Según Kulkarni, lo que se necesita es impulsar la agricultura climáticamente inteligente, aumentar la adaptabilidad al cambio climático como la mejora de la capacidad de recolección y almacenamiento de agua de lluvia, bajar el precio de las semillas y otras materias primas relacionadas con la agricultura, alentar a los agricultores a que reserven lo que necesitan para el autoconsumo y obtengan ingresos vendiendo el resto.

En los últimos siete años, la Fundación Raah les ha garantizado agua a 105 aldeas, por lo que más de 30.000 habitantes han tenido acceso a ella durante todo el año.

«Hemos estado alentando a los jóvenes a que se dediquen a la agricultura como una ocupación de tiempo completo, proporcionándoles los incentivos necesarios y creando corredores agrícolas para garantizar que la agricultura enfocada genera mejores rendimientos y, por lo tanto, ingresos», dice Kulkarni.

Según Hampson, una de las causas de la pobreza alimentaria es que los hogares rurales de los países en desarrollo no tienen un acceso adecuado a información sobre precios en diferentes mercados, por lo que no pueden negociar muy bien con distribuidores y mayoristas; o sobre prácticas mejoradas o clima localizado.

Farm Radio International, una ONG canadiense, utiliza la radio interactiva para responder a las necesidades de comunicación e información de los pequeños agricultores del África subsahariana.

«Los programas de radio agrícolas pueden cambiar eso ofreciendo consejos sobre cómo obtener mejores precios por sus productos u otra información precisa y oportuna», le dijo Hampson a la BBC.

«Por ejemplo, en un proyecto reciente sobre servicios climáticos en Tanzania, el 58% de los oyentes calificaron su conocimiento de cómo usar información meteorológica para mejorar su agricultura como ‘mejor’ después de escuchar los programas de radio, y el 73% informó que habían mejorado sus prácticas de deshierbar después de escuchar los programas de radio «, agregó.

¿Ahora que?

mujeres tomando notas

FUENTE DE LA IMAGEN – SUSUMA SUSUMA

Si bien es posible que personas de todo el mundo, tanto en los países desarrollados como en desarrollo, se pregunten cómo enfrentar el aumento del precio de los alimentos, los activistas expresan su esperanza de que se pueda evitar una crisis, siempre que los líderes del mundo adopten medidas rápidas y mesuradas.

«Personalmente, diría que siempre hay esperanza», dice Hampson.

Pero solo si «escuchamos a mujeres, hombres y jóvenes agricultores, les dejamos liderar y escuchar sus preocupaciones, los incluimos en los diálogos de políticas y apoyamos sus esfuerzos, ya sea a través de cooperativas, grupos de agricultores y de mujeres o la innovación».

Agrega que hay que «centrarse en la respuesta al cambio climático y apoyar especialmente a los grupos marginados y responder a sus necesidades: igualdad de acceso a los mercados, acceso al crédito, acceso a la información «.

La doctora Kulkarni expresa una opinión similar: «Tenemos esperanza, ya que todavía hay tiempo para abordar las brechas tal como se conocen e identifican».

Pero advierte: «Si las seguimos ignorando, podríamos tener un problema y la esperanza podría desvanecerse».

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Servicio Mundial de la BBC

Economía/Sociedad/Hambruna/Alimentación