No existe edad…para amar

Jamás considere a la edad
como obstáculo o influyente,
en cada amor que amarraba
largando mi pesada ancla
en todo momento de la vida.

Y ello, por la simple razón
que al no ser eternos,
vale más amar y ser amado
aun cuando ello sea efímero.

Es tan sublime entregarse
como alegres amantes,
sin tener en cuenta la ceguera
de aquellos, que miran con encono.

Por ser ignorantes de que se siente
en el amor desenfrenado de la prisa,
que contra todo prejuicio se entregan
dos a sí mismos, por lo que dure aun
un solo instante, un lustro,  lo que sea.

Porque no hay mayor tristeza
que iguale esa espantosa sensación,
de no tener en los brazos a esa mujer
que dice amarte para siempre,
aun cuando el futuro se apresure.

Asignatura pendiente

Éramos matrimonios amigos,
pero sabíamos ella y yo
qué bien podríamos
haber sido ardientes amantes,
si las circunstancias inertes
no nos hubieran indicado 
en distintas veredas.

Ella no estaba 
realmente enamorada,
en cambio yo estaba 
por primera vez 
hasta la médula,
pero ello no evitaba
la enorme atracción 
que nos teníamos.

Hoy ambos, estamos solos
hace un tiempo nomas
me atreví a contactarla,
se resiste a lo virtual
y sin leer lo que le escribo,
será imposible lograr
coincidir en un encuentro.

Recuerdo su ojos celestes
color cielo, la dulzura
de sus formas, de su andar
en puntillas, vergonzoso.

Creo que además de haber
sabido dejar ir o bien soltar, 
tengo que resolver
como bien dice Arjona,
esta asignatura pendiente…

Imagen de Thomas Ostmann

Sensatez

Tan nerviosa estabas
que no sabías eludir,
preguntas que los demás
te hacían de tu pareja,
en realidad de la nuestra
más que tortuosa pareja
de casi dos décadas.

En un ángulo del salón,
te observaba con mi copa
jugueteando entre mis dedos.

Vi tu rostro tenso
ante la sutil indiscreción,
como si no soportaras
la estupidez de otros,
supe convencido al conocerte
que te produjo esa sensación
de ahogo y pánico, y a la vez
angustia como nunca antes.

No entendieron siquiera,
que nos separamos
para mantener nuestro amor,
ya que la convivencia
se había transformado
en la lenta agonía.

Nos dejamos abrazar
por esa falta de voluntad 
de reconocer errores 
y corregirlos con la inmediatez
que debimos esgrimir
con sensata adultez.

O bien construir sorpresas
que ahuyentarán las rutinas.

Sin embargo hoy ciertamente
volvemos a ser felices,
ya que el amor fue más fuerte
que la propia mimetización
en aquella, otrora convivencia. 

¿Quien eras?

Ha pasado el mediodía,
inicio la tarde
frente al teclado,
y vuelvo a pensarte
en el recuerdo
de ese sueño de anoche,
donde la encantadora luz
de tu presencia,
me lleno de paz
aunque fuera
solo por un momento,
mirando tu rostro
como lo hice hace tanto,
pero ahora juvenil y difusa,
contraria a mis años
con los que hoy, convivo.

Extraña mezcla
de imágenes encontradas,
en donde me llevabas
por caminos para mí
desconocidos, solo
para alcanzarme a lo
que un día
fue mi hogar,
brindándome esa sorpresa
de encontrarme frente
a aquel que abandone
hace un tiempo,
y nosotros, ambos extasiados
riéndonos como adolescentes
junto a mis hijos, compartiendo
ese nuestro y tan desigual amor.

Reencuentro tardío

Sucede cada minuto, cada hora
en el transcurso de un nuevo día,
aguardando ansioso tu llamado
el que me motiva a desearte
junto a mí, como aquel viejo anhelo.

Es solo escucharte respirar
entre la sinfonía de tu voz,
toda vez que dices amarme
como en aquel tiempo ya lejano,
cuando adolescentes éramos
jurándonos caminar juntos,
intenciones que solo fueron
ciegas a nuestros deseos.

Hoy, que los años han pasado
volvemos a encontrarnos,
como en aquellos tiempos
y como entonces juntamos
aún más fuerte nuestras manos,
para emprender este camino
regalándonos lo deseado,
un amor sin dobleces, que sera eterno.

Prisionero

La fina arena de la playa
en el momento que el sol
del mediodía, le cae sin respiro.
confunde su color en oro,

Tú no te preocupas, tal como
como si fueras demonio encantado
salido de un infierno desconocido,
que uno niega una y otra vez
al ver tus dorados cabellos que caen
hasta tu cintura, dándote esa belleza
que solo estremece y mete miedo.

Miedo a acercarte a ti, ninfa
de engañosa figura humana,
que pretende arrancar mi corazón
para llevárselo lejos y hacer de el
en tu torre encantada, prisionero.

Como huir de ti, si ya al mirarte
me has seducido con tu desenfado.

Insensatez

Brumosa mañana, calles desiertas
frío intenso que hace que la soledad
llegue más intensamente hasta el alma,
preciso instante en que pienso en ella
moviendo mis recuerdos para decirme
una y otra vez, lo que me llevo a perderla.

No saber escuchar, cuando a veces
acompaña más el silencio a lo que te dicen,
que dar una respuesta sin entender
las palabras que te brindan en un mensaje
no de aprobación, solo diciéndote
algo tan simple que se alejara de ti
hoy, mañana o cuando llegue el día
en que se harte de obcecada ceguera.

Y no reaccione, porque solo pensaba en mí
me había enquistado en la costumbre,
de que el mundo giraba a mi alrededor
sin importarme que el mismo era de a dos,
por ello, así pago hoy este dolor infinito.

“Caprichosa”

No te vayas así,
presurosa y enojada
porque no he aceptado
uno de tus caprichos,
te resistes a dejar de ser niña
porque has sabido manipular
a las personas que te han amado.

Tu niñez hace rato dejo de ser,
para transformarte en sensual
mujer adolescente que pretende
tener el mundo a sus pies,
con un simple chasquear de tus dedos.

Te sabes deseada pero te confundes,
los años llegaran y la sensualidad
se convertirá quizás solo en cosmética,
allí será muy tarde para preguntarte
si has valorado el amor que recibiste,
encontrándote sola contigo misma
siendo tu quien escribió su propia vida,
seguramente negando ser la autora.

Cambia…estas a tiempo, no te pierdas
por un mero capricho, el amor que recibes.
Sabe ser humilde, sin declinar tu libertad.

Enséñame ese mundo…

Eres alegría con tu mirada,
proyectas sueños día a día
como si ambos fuéramos
eternos dentro de una vida
finita, pero a la que niegas.

Como detenerte, si cada día
me arrastras a creer en tus deseos,
ilusiones que no podre sacarte
porque es la fuerza y amor intenso
que te lleva a arrastrarme contigo,
y así deberá ser porque si
en alguien confió a ciegas, es en ti.

Me aseguras otro mundo, mas bueno
y como no creerte, tan convencida
estas cuando tus manos toman
mi rostro y me besas hasta
el alma, y yo pretendo sosegar
ante esa tu infinita, inmensa pasión
que no conoce de nones ni de
todo aquello que para ti, no es imposible.

Me rindo, dejo que me lleves
al destino que desees, no me resisto
porque me amas mas de lo deseado,
como perderte a ti, única ilusionista
me has dado el mas puro y sentido amor.

Decídete

Sabes te noto ausente
como si por dentro
algo te preocupara,
ya te he preguntado
otras veces, lo sé
pero es como que
el celeste de tu mirada
nuevamente se colorea
como una obscura tormenta.

Nunca has querido decirme
pero sé que es por él,
que ya jamás a tu vida
podrá volver aunque tú lo desees.

Entiendo tu dolor, veo también
que mi amor no es suficiente,
no puedo compartirte hoy
ni mañana, piénsalo y dime
si estos días se repetirán,
porque de ser así, me alejare
aunque mi corazón estalle
como una copa en mil pedazos.

No puedo amar a alguien,
que pretende compartir
su corazón con quien no está,
al que nunca podré enfrentar
para acompañarte de por vida.