El último tren.

Créeme aún
nos queda
una vida
por vivir,
quizás la mejor
de todas,
esa en que
el agua
se transforma
en almíbar.
porque se vive
con la paz
interior que
solo se logra
con los años.

Ya hemos
aprendido
más que lo
suficiente,
para comprender
que si no
nos decidimos
por dudar
del otro,
en un momento
sin percibirlo,
nos veremos
solos
en una oscura
estación de tren,
en que el último
ya ha partido.

Cada uno
solo verá
su figura
reflejada,
frente a un espejo
preguntándose,
si valió la pena
perder el
último tren.

Decídete
de una vez,
no dejes
que el miedo
te paralice,
se valiente
y solo vuelve a vivir…

Tu decides

Vibrante reto
tenaz y persistente,
que enfrentaré
sin temor alguno,
porque más
que desearte,
busco conquistar
ese tu corazón
rebelde y huidizo
que no deseas
entregar fácilmente.

Será supongo por
lo que pasaste,
quizás por creer
que ya no tienes
más que dar,
quizás por creer
avergonzarte
por el que dirán.

Aún sabiendo
que nadie
nada te dará,
cuando necesites
que alguien
te acompañe,
aún en tu silencio.

Deseo abrazarte
una y otra vez
por siempre,
asegurandote
que jamás
de los jamases,
sola te verás
pase lo que pase,
en el devenir
delfinito tiempo
que nos queda.

Amor de verano

¿Qué te sucede,
pequeña?

Veo tus ojos
desbordados
por la melancolía.

Tu blanca
palidez
ha quitado
de tu rostro,
el bello
rubor que
has tenido
desde niña.

¿Qué no
te ha escrito,
desde
el pasado
verano?

Te lo he dicho
tantas veces,
los hombres
a menudo
son tan distintos
a ustedes
en los afectos.

La mayoría
suponen
al verano
como un escape
para cazar
nuevos amores,
pasionales
pero así como
también efímeros.

No estés triste
deja de pensar
en él que
ni siquiera
te merece,
disfruta
de esta vida
única
y maravillosa,
qué te ha
sido regalada.

Ya volverá
a palpitar
tu corazón,
por alguien
que lo merezca,
si no repites
el error
de entregarte,
sin antes
ver esas señales
cuando difícil, eres.

Imagen: Marta Sena – Pinterest

Muñeca de trapo

Muñeca
de mirada triste,
la que vaga
sin destino,
detrás
de la ventana
de ese bar,
que es tu refugio.

Has creído
en cada verso,
que en boca
del mentiroso,
no solo
te ha desgarrado
por dentro,
también te ha usado
como si fueras
de trapo.

Ahora sufres
ese tu dolor
interminable,
crédula e inocente
por quien
juro amarte,
siendo para el
solo un juguete
para exhibirse.

Eres niña mujer
y aun para ti,
habrá tiempo
de no entregarte
nuevamente,
a todo aquel
que roba
del poeta,
amores de ensueño
como señuelos
de un engaño.

La quise tanto

Baila muchacha, baila así desenfadada
como si solo tu y la música existiera,
no prestes atención a los hombres
que no pueden dejar de mirarte,
ni tampoco a las mujeres que solo
envidian las figuras que haces con tu cuerpo.

Baila para mi, como nunca lo has hecho
a pesar del oscuro cuarto y mis ojos ciegos,
deja que mi imaginación te arrulle y acompañe
con el ritmo de tus castañuelas en el aire.

No necesito verte para saber como eres
graciosa, sensual y brillante,
con esa flor que seguramente llevas
en tu cabello renegrido azabache.

Ese taconeo del flamenco que termina
en el aire con tu talón por encima
de tus dedos apoyados en las tablas,
un derroche de pasión y de fuerza
como aquella mujer que descalza
solo le bastó su danza para nunca olvidarla.

Sin límites…

Son dos cuerpos que se deslizan entre las sábanas
uno siguiendo a la otra la que no pretende escapar,
por el contrario sólo desea que en la clandestinidad
de ese cuarto la alcance y con voracidad la posea.

Siente sus manos fuertes cuanto la toma de la cintura
lo deja que la de vuelta besándola una y otra vez
en cada centímetro de su cuerpo de arriba hacia abajo
adonde durante unos largos minutos su viaje amarra,
ella estalla se enciende como una luz luminosa y salvaje
tal como amazona lo domina sobre las blancas sábanas
juegan como dos adolescentes que recién se conocen
se acarician en la humedad que la oscuridad acompaña,
sin prurito alguno para disfrutar de esa noche infinita.

Saben que se aman con desenfreno, no se detienen siquiera
a pensar que un día puede ser diferente a lo que hoy sienten,
no les interesa el mañana que solo es una ilusión deseada
es preferible vivir plenamente el presente así como lo hacen
porque así lo desean y no hay santidad que se interponga.

Hagámoslo…

Comencé con aquel sentimiento hace años
cuando me sentía atraído tanto hacia ti,
supuse que te sería fácil robarme el corazón,
pero sabiendo de tu compromiso hacia el altar,
no me atreví entonces a nublar ese, tu futuro.

Pero hace tiempo que ambos estamos en soledad,
hace meses no he dudado en decir más de un “te quiero”,
porque el amor es ese sentimiento fuerte en que dos
al conocerse de verdad con todas sus virtudes pero
también con sus defectos llegan a lo sublime en estado puro,
al saber realmente que la vida no será igual sin el otro.

Este fuerte sentimiento alejado de la pasión de otrora
me lleva a susurrarte que quiero abrazarte pausadamente
en cuerpo y alma para volver a sentir esa vibración única
que te conmueva al producir esa magia que sabremos hallar.

Sé que temes, porque me has dicho que no te sientes bien
que no deseas ser una carga para mi pero sabes también,
que tocaría el cielo con mis manos si me dejas amarte,
dejarme hacerte feliz y hacerte olvidar lo que significa
derramar lágrimas a las que juntare una a una para
construir una bella orquídea de luces color esmeralda,
a cambio de entregarte para siempre mi amor y alma.

Detente corazón

A veces es más que ingrato
escribir sobre el más sublime
y noble amor embargado en el lamento,
cuando al creer haberlo encontrado
el dolor a quien la puerta se le cierra,
lo deja con total desamparo y tristeza.

Pero no cesaré jamás de escribir al amor
porque en algún momento, en algún lugar
esa persona que será lo más importante
de esta vida mía solitaria y errante,
llegara a mi cuando menos lo espere.

Detente corazón mío deja de sufrir
se paciente y confía en que mi esperanza
traerá sus ojos, su cuerpo, su piel, su alma
para desandar conmigo solo un viaje de ida.

Imagen: Gentileza wsimag.com

Mi luz…mi guia…

Eres alba y noche cada día en el que vivo
iluminas mi vida con mi corazón en tus manos
me proteges de la oscuridad de lo indeseado
eres mi fuerza y mi debilidad al mismo tiempo.

Como no amarte con ardiente pasión
y pretender vivir contigo esta ilusión,
deseando que sea un sueño inacabable
porque tú sin saberlo me enseñaste
a dejar de ser un vagabundo errante,
cuando ya creía que la magia del amor
por el tiempo ya vivido, era algo inalcanzable.

Dejaste de ser un deseo, una ilusión
para convertirte en mi hermosa compañera,
la que con su luz hizo que a creer volviera
por favor te ruego que no la apagues nunca,
porque sin ti mi vida no tendría más mañanas.

Me quieres hoy…me amarás mañana.

Me quieres hoy…me amarás mañana.

Te has decidido a romper esas imaginarias

cadenas que te ataban ambas manos

para dejar atrás tu pasado creando nuevo futuro

comprometiéndonos ambos a estar con el otro.

En pocos días nos encontraremos en un cálido

lugar dispuesto para que no pases el frío otoñal,

que buscaré protegido y a la vez entrañable

en una vereda ya que por el invisible enemigo,

no podremos estar dentro de ningún lugar conocido

solo en una mesa afuera nuestras manos entrelazadas,

ya imaginándome ver frente a mi, al último amor

que conocido desde hace tiempo decidió llegar ahora

para acompañarme en el último tramo de esta vida

y darme la felicidad de niño frente a lo más deseado.