Pesadilla

Dramático sueño

anoche tuve,

en que soltaba

tu mano de la mia,

cayendo hacia lo más

profundo del abismo

más oscuro que haya

conocido en mi vida.

 

Ese abismo

antesala de un infierno

te devoró sin piedad

aunque tus manos

hayas puesto en ruego.

 

¿Presentimiento?

¿Escarnio anunciado?

Quise salirme

del sueño y desperté,

tan grande mi temor

por tu destino

ya que ha pesar

de tu partida,

solo deseo

que seas el mejor

recuerdo de

esta vida mía.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest – Reeditado julio 2021

Solo espero

Quien me puede

impedir que 

contigo sueñe,

si te tengo presente

en cada pensamiento,

en cada recuerdo

de aquellos encuentros,

en que no éramos

como hoy lo somos

más próximos,

para que

una impensada

causalidad,

nos tuviera

tan cerca.

Sin pensarlo

deambulando yo

en una soledad

no deseada,

te encontré luego

de tanto tiempo,

mujer preciosa

tal cual como

te mire 

la primera vez,

por eso 

hoy deseo

que te decidas,

para juntos

transformarnos

yendo juntos

hacia un nuevo

e imaginable destino.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest – Reeditado julio 2021

Un imposible

Ha sido recordarte

la razón 

del porqué,

nuevamente

habías entrado

en mi vida.

 

Solo fue llamarte

el día de tu cumpleaños,

en el que tejimos

en un telar imaginario,

la posibilidad

de un reencuentro.

 

Se produjo,

nos dimos

un abrazo interminable,

hablamos entre risas

del pasado

y del presente

de cada uno

de nosotros.

 

Luego, lo frecuente

una a una 

cada videollamada

en tiempos

de pandemia,

hizo que sin permiso

en mi corazón

entraras

para quedarte.

 

En cambio 

el tuyo,

inmutable 

tal cual roca

se mantuvo,

como 

avergonzada

de esos diálogos,

ahogandolos

poco a poco,

hasta que 

en sutil humo

desaparecieron.

 

Te quiero,

porque ya

te quería.

desde antes

de que la vida

nos separara

hacia

rumbos distintos,

te invité

a construir

algo nuevo

sincero y adorable,

pero tu temor

por los otros,

por el que dirán

está por encima

de toda

la ternura

que pude darte.

 

Evasivas

una y otra vez,

por verte

nuevamente,

me hacen

pensar,

que si alguien

se aleja 

es por la

simple razón,

que no

le interesa

que uno 

se transforme

en un escollo

dentro de su

propia historia.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest-Reeditado

Reencuentro

Vuelves hoy

me han dicho,

luego de no verte

desde hace años.

Arribas a tus

terruño único,

pero seguramente

serás otra,

mucha fama ya

te acompaña.

Eres la

primera bailarina

del American Ballet,

lejos de la niña

de trenzas,

que a la escuela

de danzas

acompañaba.

Luego como

fiel amigo

te alentaba,

y llego para ti

el teatro Colón,

a partir de allí,

una esforzada

carrera,

tu llanto

entre los dolores

y decenas

de zapatillas

rotas.

Luego la beca

rusa del Bolshoi,

ahora eres

una bailarina

de elite,

la que en su

primera velada,

al mundo

sorprendió,

por belleza

y técnica,

danzando

tal cual

cisne

haciéndote

viento,

sin tocar

el suelo.

¿Volverás

a reconocerme?

Recordarás

esos besos

que te robaba,

sobre

las escalinatas

del Colon.

Quiero

convencerme

de que esas pequeñas

cosas del pasado,

tú tampoco

las has olvidado.

Aquellas únicas

tan blancas

y plenas

de pasión,

que rara vez

se olvidan.

¿Te sucederá

a ti lo mismo?

Solo me falta

ir a tu encuentro.

Espérame…

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest/Reeditado julio 2021

Amor para siempre

Navegamos
por un lago
tan transparente
como tus ojos,
te recuestas
sobre mi pecho,
siento el latir
acompasado
de tu corazón
conmovido,
como disfrutando
del silencio
que nos
va acompañando,
con algún canto
de las aves
que anidan
en los robles
de la extensa ribera.

Te tomo
del mentón,
veo tus ojos
color cielo,
tan feliz y plena
te percibo,
beso tus
húmedos labios
que aguardaban
ansiosos Invitando
a que lo hiciera.

Detengo
el pequeño crucero
soltando el ancla,
te tomo
las manos,
te invito
al pequeño
camarote,
sonríes
nos entrelazamos
con ardiente
pasión,
tan inmensa
y sentida
como nuestro
gran amor.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

La extraña…

Encontrarte fue
la causalidad
que debía darse,
o como dicen
el mismo instante
en qué los planetas
saben alinearse.

Fue ayer donde
como cada mes
visite a Esteban,
mi hermano
de toda la vida,
allí te
encontrabas,
la prima lejana
arribada del campo.

De visita para
festejar
la Nochebuena
recorrer
la misteriosa
ciudad de la
que tanto
te han contado.

Una belleza
salvaje
mostraste
al verme,
tan espontánea
fuiste
que me abrazaste
al saludarme,
como quien
me conociera
de toda la vida.

Claro gesto
de esa sencillez
que hace
más grande
a la buena gente,
ojos color almendra
piel con ese color
que da vivir
con la naturaleza
a tu alrededor.

Supe tu nombre
Laura,
no pude
contenerme,
ante la sonrisa
cómplice
de Esteban,
me ofrecí
a ser
tu guía turístico
en la gran ciudad.

Aceptaste
de inmediato,
ahora
mismo estamos
en el
Puente de la Mujer,
barrio
de Puerto Madero,
respuestas
a decenas
de preguntas
por esa
curiosidad tuya,
ante cada cosa
que se
te presenta
ante tu bella mirada.

Coincidimos
en tantas cosas
hablamos
de nuestras vidas,
parece que
nos hemos
desde siempre,
solo tendré
que invitarte
a sumarnos
en esa
dulce aventura
que se presenta
oportuna
una vez
en la vida,
para dos
desconocidos
destinados
a quererse.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

 

Olvido

Comencé 
a caminar
sin saber
donde ir,
tan confuso
estaba
con ese
adiós repentino,
que me iba
preguntando
la razón
de tu actitud,
si algo
hubiera hecho,
me lo
habrías
mencionado,
no eres
de quedarte
callada,
ante algo
que te
incomoda.

Pensé
casi frustrado,
largo trecho
sin encontrar
motivo,
sonó 
el celular,
era tu
hermano,
bromista
como siempre,
me pregunto
adonde
te había
llevado.

¿Por que?
le pregunte,
la respuesta
me derrumbo,
¡tú cumpleaños!

Como podía
ahora
remediar
ese olvido
imperdonable.

Te estoy
llamando,
no contestas,
eres dura
pero no tanto,
te dejo
con la rabieta
unos minutos,
intento
nuevamente,
¿Hola?
respondes.

Te pido
perdón
por el olvido,
te dijo
que te amo
mas que
a mi vida,
pero a veces
esta
me saca
del eje,
escucho
tu risa,
ven a casa
me dices,
festejaremos
juntos…

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Ven conmigo

Recoge tus cosas
y ven conmigo,
deja ya de vivir
amargamente
una vida
que no te mereces.

Nos amamos
eso sera el fuego,
que nos de
la energía
para salir airosos
en esta aventura
que te ofrezco.

Sé que no es mucho,
pero es aire limpio
para tus pulmones,
es pararte
desde ahora,
abandonando
eso de arrodillarte
pidiendo perdón
por nada,
sometida
a la humillación
no merecida,
se aprovechan
de ti, de tu bondad
de tu candor infinito.

No tendrás conmigo
por ahora los lujos
que ni siquiera hoy
puedes disfrutar,
tendrás adoración,
mi amor incondicional,
que no por ser heroico
sera el que te cobije
protegiéndote como
lo que eres,
un ser maravilloso
pleno de luz y ternura.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Flechazo…

Era una tarde
como esta,
mes de noviembre
primavera,
en que tus padres
nos visitaron,
por esa
vieja amistad
que tenían
con los mios,
me sorprendí
al verte,
nunca me
había sucedido,
ver a alguien
con cabello pelirrojo,
pero en tu caso
resultaba hermoso,
armonizaba con ese
par de ojos verdes
que traías contigo.


Nuestros padres
habitualmente
se encontraban
en una cena, un teatro
pero siempre solos
y sin adolescentes
que impacientaran,
esa fue una razón
para no conocerte.

Coincidimos enseguida,
los dos con una lengua
inspirada en los autores
de la pila de libros
ya leídos con voracidad,
mostrabas un bello rostro
parecido a la Taylor
de “Gambito de dama”.
pero me parecías aún
más culta e inteligente
como ninguna muchacha
con la que hubiera
disfrutado de una cita.

Ni lerdo ni perezoso.
te invite a la biblioteca,
mientras los otros
hablaban y reían 
de sus cosas,
te sorprendiste
al verla,
clasificados todos
por temática,
pero solo
fue una excusa,
para visitarla
contigo
y llevarte
a un rincón
con poca luz
y alejado,
en donde sincero
te dije
que me gustabas,
me sorprendiste
cuando
en puntas de pie
me diste
un beso
en la boca,
un querubín
había enviado
ese flechazo.

Acordamos nuestra
primera cita,
sin dar a conocer
nada de ello
a nuestros padres,
comenzaríamos
la hermosa aventura
de jugar al amor,
para transformarlo
con nuestra magia
en algo verdadero,
ha pasado un año
sabemos que esto
ya va en serio…

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Recuerdas?

Que felices eramos, recuerdas?
cuando nos conocímos ya
jugámos como el gato y el ratón,
llegaste un día respondiendo a un aviso
en tiempos donde se buscaba empleo
leyendo los domingos la sección de un periódico de gran tirada y muy popular.

No existían las redes, las consultoras
sólo se dedicaban a buscar «talentos «
que arreglaran los estropicios financieros
de las economías de las empresas,
que iban de proa a babor,de crisis en crisis.

La nuestra había publicado un par de vacantes,
ambas dependerian de mi como su jefe,
recuerdo que entrevisté 32 señoritas durante todo un día hasta que agotado dije «ocupadas».

Había seleccionado seis personas,
tú entre ellas luego de evaluar a todas,
las posiciones una como recepcionista
en esos tiempos la imagen de la empresa,
el primer rostro que vería cualquier visita,
la otra auxiliar de personal de mi sector.

Recuerdo ese día sonrio ahora con ganas
la razón? vivías a dos cuadras de mi casa,
no pude dejar de sorprenderme
de no conocerte cuando toda mi vida
desde que nací  transcurrió alli
siempre en ese mismo espacio y tiempo.

Fue un «tip» como para jugar con eso al ver
ese detalle en la forma que habías escrito
con tu letra redondita como pintada a mano,
hablamos de eso y no de tus capacidades
ahí supe que te habías mudado hacia dos meses, reímos por la «casualidad » de eso.

Superaste todas las evaluaciones posibles,
muñeca de porcelana enfundada en uniforme
te parecías a una azafata del afamado Jumbo,
pasaron nada más que cuatro meses cuando
un día baje del auto entrando para darte
bien doblado en cuatro un papelcito que decía,
«Gracias porqué al abrir la puerta, encuentro
tu rostro cada día «. Lo demás?

Ya es historia.