Las civilizaciones más antiguas de la historia.

HAY VIDA MÁS ALLÁ DE GRECIA

Los primeros imperios que prosperaron se forjaron a lo largo de ríos imponentes y nos dejaron grandes muestras de su imponencia.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Algo nos separa irremediablemente de todas aquellas personas que vivieron hace tanto tiempo que, en lugar de gente real, parecen simples mitos. Es difícil sentir empatía por civilizaciones que pasaron a la historia mucho antes de que nuestros antepasados más remotos nacieran. La historia antigua está ahí, recordándonos cuánto de antiguo es nuestro mundo, y nos asomamos a ella con curiosidad y lejanía. Generalmente, siempre nos acercamos a la misma historia: Roma, Grecia y Fenicia, pero antes de ellos hubo otros, igual de fascinantes. La historia de la humanidad ha querido que los primeros imperios que prosperaron se forjaran a lo largo de ríos imponentes, del Tigris y el Éufrates al Nilo o el Amarillo, y que colapsaran debido a las irremediables guerras. Por suerte, durante el tiempo que existieron nos dejaron grandes muestras de su imponencia, y algunos inventos que a día de hoy nos siguen sirviendo.

Sumeria

Mucho se ha hablado de Sumeria, uno de los imperios más fascinantes de todos los tiempos. La región que se formó entre los ríos Tigris y Éufrates sigue en vuelta en un halo de misterio que ha propiciado algunas historias ‘magufas’ sobre extraterrestres. Pero fue mucho más que eso. A los sumerios se les atribuye la invención de la escritura, la rueda, la primera obra literaria de la humanidad (‘La epopeya de Gilgamesh’), la fascinante puerta de Istar, muchos relatos religiosos ‘reutilizados’ después e, incluso, la guardería más antigua y el primer chiste de la historia: «Algo que nunca ha ocurrido desde tiempos inmemorables; una mujer joven no se tiró un pedo sobre las rodillas de su marido». 

No siguió una continuidad única, sino que pueblos como los asirios, los babilónicos o los acadios formaron todos parte de la historia de Mesopotamia

Pese a todo ello y, sorprendentemente, quizá por su misterio, el imperio mesopotámico nunca ha gozado de tanta popularidad como los griegos o los egipcios. Quizá porque 5.000 años de diferencia son tantos que nuestros cerebros no pueden ni siquiera concebirlo y, quizá, porque no siguió una continuidad única, sino que pueblos como los asirios, los babilónicos o los acadios formaron todos parte de la historia de Mesopotamia.

Acadia

Aunque los sumerios aportaron tanto a la humanidad, las luchas entre sus diferentes ciudades-estado acabaron debilitándolos, provocando la llegada de los acadios y su rey Sargón (que hablaban una lengua que podía asemejarse al hebreo y el árabe). Asimilaron la cultura, religión y muchas costumbres de la primera civilización de la historia, y a cambio aportaron algunas novedades como su lengua. Los sumerios pudieron seguir autogobernándose, pero subordinados al rey acadio. Podríamos decir que los sumerios inventaron y los acadios perfeccionaron, unificando lo que sí sería el primer gran imperio, hace más de 4.000 años.

El Antiguo Egipto

Egipto es un don del Nilo, diría Heródoto. Por supuesto, no podía faltar la cultura que nació a orillas de este río. Poco se puede decir que no se haya dicho ya de esta fascinante civilización de la que siguen descubriéndose cosas. La complejidad de sus enterramientos, sus dioses, sus faraones y, en general, su riqueza histórica que terminó con Cleopatra y la picadura de un áspid. Quizá una de las cosas más peculiares de Egipto es, como, a lo largo de 3.000 largos años los que formaron parte de su imperio se sintieron siempre unificados en una historia común.

Menfis fue capital del Antiguo Egipto.

La Antigua China

Otra cuna de la humanidad, también nacida a orillas de un río, en este caso el Amarillo. Las primeras dinastías (Xia, Shang, Zhou) surgieron hace aproximadamente unos 5.000 o 6.000 años y se funden entre la historia y el mito, pues no quedan muchos registros históricos. Como suele suceder en la historia del ser humano, al mismo tiempo que los sumerios, ellos inventaron su propia escritura y después difundieron a otras zonas cercanas como Japón o Corea.

El Imperio Aqueménida

Menos antiguo que los anteriores, pero igual de excelso. El primer (y más extenso) de los imperios de los persas se extendió por multitud de estados: desde Irán a Egipto, pasando por Irak, Turkmenistán, Afganistán, Uzbekistán, Turquía, Rusia, Chipre, Siria, Líbano, Israel, Palestina e incluso Grecia. Debía su nombre a la dinastía que lo gobernó, fundada por un personaje semilegendario que, según identificaba Platón, habría sido hijo de Perseo y Andrómeda (antepasados de los persas en la mitología griega).

Bajorrelieve de piedra en la antigua ciudad de Persépolis, Irán, capital del imperio aqueménida.

El imperio como tal fue fundado por Ciro el Grande, cuando conquistó Media en el 550 a.C. e independizó Persia, y alcanzó su máximo apogeo durante el reinado de Darío el Grande. Pasó a la posteridad, sobre todo por su condición de rival de los antiguos griegos, especialmente durante los períodos de las Guerras Médicas y las campañas de Alejandro Magno, que terminaron con él.

Imperio Jemer

Todavía nos queda Angkor para visitar las ruinas de lo que fue el imperio que se desarrolló en lo que es hoy el sudeste asiático (Camboya especialmente, pero también parte de Tailandia, Laos, Vietnam, Birmania y Malasia). Heredero de la cultura india y surgido en el siglo VII, su población practicaba el hinduismo brahmánico y su líder fundador fue el rey Jayavarman II, que se declaró a sí mismo ‘chakravartin’ (algo así como ‘rey del mundo’).

Siem Reap (Cambodia), 29 11 2020.- Tourists visit Angkor Wat temple in Siem Reap province, Cambodia, 29 November 2020. According to local ?media reports, Cambodian Government has granted NagaCorp a 50-year lease on land for a theme park project south of the Angkor Wat complex, which attracts about five million tourists each year. (Camboya) EFE EPA MAK REMISSA

Tuvo un esplendor cultural y arquitectónico palpable en la ciudad sagrada de Angkor, aunque su decadencia sigue siendo un misterio (se habla desde cambio climático a enfermedades), pero finalmente entró en declive en el siglo XV.

Imagen de portada: Antiguo palacio asirio. (iStock)

FUENTE RESPONSABLE: Alma, Corazón y Vida. Por Ada Nuño. 16 de septiembre 2022.

Historia/Civilizaciones antiguas