Descubren en Egipto un templo del sol de hace 4.500 años.

Los investigadores lo hallaron mientras excavaban un templo construido por el faraón Nyuserra. Es uno de los seis templos del sol construidos.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Egipto es uno de los países con una mayor riqueza arqueológica del mundo. Los descubrimientos en suelo egipcio se han repetido a lo largo de los años y el último de ellos es de los importantes: un templo dedicado al sol que había estado perdido durante los últimos 4.500 años. 

Un hallazgo que se ha dado a conocer en el último programa Lost Treasures of Egypt (Tesoros perdidos de Egipto), de National Geographic.

Los arqueólogos lo encontraron los restos enterrados en el desierto de Abu Gorab, al norte de la localidad arqueológica de Abusir, y se cataloga como uno de los más importantes hallazgos en varias décadas. De acuerdo con Telegraph, es uno de los únicos seis templos solares que se cree que se construyeron. Y de ellos, solos se han encontrado dos. Estos templos fueron construidos cuando los faraones de la Quinta Dinastía estaban vivos.

Su construcción se hacía para otorgar a los gobernantes el estatus de dioses, en contrapunto con las pirámides, que les garantizaban dicha condición también en la otra vida. 

Tras excavar los restos del templo solar construido por Nyuserra Ini, faraón que gobernó entre 24 y 35 años a finales del siglo XXV a.C. en la Quinta Dinastía, se halló una base todavía más antigua. Esta base estaba hecha de ladrillo de barro, lo que indicaba la existencia de un edificio previo en el mismo lugar.

Estructura original «impresionante»

Tras este hallazgo, los expertos descubrieron una base de 60 centímetros de profundidad de un pilar de piedra caliza blanca. Las dimensiones de estos restos sugieren que la estructura original que estaba construida era «bastante impresionante. Ahora nuestros hallazgos demuestran que este era un edificio completamente diferente, construido antes de Nyuserra», dijo Massimiliano Nuzzolo, profesor asistente de Egiptología en la Academia de Ciencias de Varsovia, a Telegraph.

Lo que encontraron más tarde no hizo sino refrendar las sospechas que tenían en relación al descubrimiento: unas jarras de cerveza llenas de barro, la prueba final de que se trataba de un antiguo templo, pues se considera una ofrenda en estos lugares sagrados. «Ahora tengo muchas pruebas de que lo que estamos excavando aquí es uno de los templos del sol perdidos», explica Nuzzolo.

La construcción, un misterio

A pesar de estos descubrimientos, todavía no se conoce para quién se hizo ni cuándo, aunque se cree que fue para un gobernante del momento. Los faraones de la conocida como Quinta Dinastía reinaron durante cerca de 150 años a comienzos del siglo XXV a.C. hasta mediados del siglo XXIV a.C., y solo algunos gobernantes había creado estos templos en nombre del dios sol Ra, en la orilla del Nilo. La construcción fue diseñada una generación o dos antes de que viviera Nyuserra.

Entre los hallazgos se encuentran sellos grabados con los nombres de los reyes que reinaron antes de Nyuserra, usados en algún momento como tapones de jarras. El monumento, de acuerdo con CNN, fue posteriormente destruido por Nyuserra para construir su propio templo solar. Aunque estaban dedicados al dios sol Ra, el rey legitimó su poder de esta forma y se presentó como el único hijo del dios sol en la Tierra. 

El edificio inicial de adobe no habría sido construido por Nyuserra, puesto que no hay constancia de que reyes egipcios hayan construido templos con ladrillo para luego reconstruirlos con piedra. «Suele ocurrir que cuando un rey por alguna razón tiene prisa construye el monumento en ladrillos de barro con elementos clave en piedra», destaca Nuzzolo.

Imagen de portada: Gentileza de National Geographic

FUENTE RESPONSABLE:  AS Actualidad. Por Raúl Izquierdo P. Noviembre 2021 Arqueología/Antiguo Egipto/Templo del Sol/ Descubrimiento/ Investigación/Sociedad y Cultura

 

 

Por qué los antiguos egipcios estaban obsesionados con los gatos.

Estos animales domésticos tan queridos llevan siendo objeto de veneración por parte de los humanos durante miles de años. Pero también hacían con ellos grandes crueldades

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Su comportamiento, tan diferente del resto de mascotas y animales domésticos, les han hecho saltar a la fama en Internet en múltiples ocasiones: ¿cuándo no es buen momento para un nuevo meme o gif de gatitos en cada conversación telemática? 

Desde las grandes estatuas o esfinges hasta las más ínfimas joyas que decoraban las manos y brazaletes de los grandes personajes de esta civilización tan remota, las figuras de los gatos están presentes y han sobrevivido durante milenios. 

Incluso, edificaron grandes camposantos dedicados a estas criaturas. 

¿Por qué se les valoraba tanto en los tiempos de las pirámides? ¿Por qué, según escribió el historiador griego Herodoto, los egipcios podían llegar a afeitarse las cejas en señal de respeto y dolor cuando moría un gato de la familia a la que pertenecía? 

Un estudio publicado en ‘Scientific Reports’ reveló que a muchos gatos les momificaban justo después de ser asesinados para ser enterrados 

A lo largo de los años, la ciencia ha dado diferentes respuestas a la fascinación que sentían los egipcios por los gatos. Una de las últimas es la que ofrece una exposición del Museo Nacional Smithsonian de Arte Asiático instalado en la capital de Estados Unidos, Washington DC: los antiguos pensaban que las figuras de poder de su cultura, que venían a ser tanto dioses comos gobernantes, poseían cualidades felinas. 

Entre ellas, la de ser protectores, leales y cariñosos a veces, pero también la fama de ser grandes estrategas, belicosos e independientes.

Según recoge ‘Live Science’, los antiguos egipcios vieron a los gatos como criaturas de gran valor espiritual, lo que explica la teoría de por qué se levantaron grandes estatuas con forma de esta mascota. 

La gran Esfinge de Giza, sin ir más lejos, tiene la cara de un hombre pero el cuerpo de un felino, tal vez por eso es una de las joyas arquitectónicas más majestuosas del valle del Nilo que atrae a millones de visitantes al año junto con las pirámides. 

Otros dioses, como la poderosa Sakhmet, era representada con la cabeza de un león (lo que no deja de ser un gato bastante grande y salvaje) sobre el cuerpo de una mujer. En este caso, se trataba de una deidad protectora y no amenazante.

Protectores contra plagas y peligros

Otra de las explicaciones que aporta la ciencia es que eran unos grandes cazadores de ratones y de serpientes. 

Los primeros podían ser transmisores de grandes plagas y enfermedades dentro de la ciudad, de ahí que la función de los gatos salvajes fuera tan imprescindible para mantener a salvo a la población de infecciones. 

Tampoco está del todo claro cuando empezaron a adiestrarse, aunque se especula con que empezaran a entrar en los hogares para vivir con los humanos en torno al 3.800 a.C., fecha en la que se datan los primeros entierros de gatos. «Su crianza era muy industrial, había hasta granjas dedicadas a su venta para ser momificados y enterrados» 

Un estudio publicado en ‘Scientific Reports’ el año pasado reveló que a muchos de estos gatos les momificaban después de ser asesinados para ser enterrados junto a sus dueños. 

Lo peor es que muchos de ellos apenas eran crías cuando se les sacrificaba, poniendo en tela de juicio de que en realidad fueran tan venerados, pasando a figurar más como un objeto de distinción entre los egipcios o de protección espiritual que como lo que en realidad es: un animal doméstico que merece vivir en paz y armonía. 

En dicha investigación, los científicos analizaron mediante un escáner de rayos X a un conjunto de animales momificados y hallaron que varios de ellos correspondían a cadáveres de gatos de muy corta edad debido a su pequeño tamaño. 

«Era un gato muy joven», aseguró en su día Richard Johnston, autor del estudio y profesor de la Universidad de Swansea en Reino Unido. «Cuando lo vimos en la pantalla, nos dimos cuenta de que cuando lo mataron era apenas una cría». Una vez analizado, la momia de este gato tenía tan solo cinco meses de edad.

«Fue impactante», reconoció el científico a la revista ‘Words Side Kick’. 

«A menudo eran criados con ese propósito. Su crianza era muy industrial, había hasta granjas dedicadas a la venta de estos felinos». Mary-Ann Pouls Wegner, profesora asociada de arqueología egipcia en la Universidad de Toronto, cree que esto era debido a que se les usaba como sacrificio para honrar a los dioses. 

«Era un medio para apaciguar su furia o buscar su ayuda», aseguró. «Lamentablemente, no está del todo claro por qué adquirían gatos solo para ser enterrados, pero parece que la línea entre la veneración y el enamoramiento por estos animales era muy fina en aquella época».

Imagen de portada: Gentileza de iSTOCK

FUENTE RESPONSABLE: Alma, Corazón y Vida. Abril 2021

Joyas/Mascotas/Reino Unido/Antiguo Egipto/Gatos/Sociedad/Cultura

 

Por qué los egipcios dejaron de construir pirámides.

Construyeron esas magníficas estructuras con la idea de vivir eternamente, hasta que, misteriosamente, dejaron de hacerlo. Pero, ¿por qué cambiaron de idea

Gobernaron durante miles de años junto al Nilo, creando un imperio inigualable plagado de misterios y magia, y después desaparecieron fundiéndose con los granos de arena del desierto. 

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La civilización egipcia sigue fascinándonos, y aún conocemos muchos de sus poderosos nombres, que culminarían con la muerte de la ptolemaica Cleopatra debido a la mordedura de un áspid (o eso cuentan las leyendas). 

Pero antes ya trataron de abrazar la inmortalidad construyendo, paradójicamente, monumentos funerarios a la altura de sus vidas. 

Gracias a la increíble conservación de algunas pirámides, todavía podemos verlas con nuestros propios ojos. Lugares que en su misterio mudo han sido testigos del paso del tiempo y albergaron para la eternidad los cuerpos de muchos faraones, los cuales tenían el propósito de llegar al Más Allá con un corazón justo, que pesase menos que una pluma. 

Los faraones se preservaban con la idea de llegar al Más Allá con un corazón justo, que pesase menos que una pluma Son muchos los secretos que guardan tras sus puertas. La pregunta que suele surgir a todo aquel que se adentra a descubrirlas es lógica: ¿por qué tantas civilizaciones que no coincidieron en espacio o tiempo decidieron aventurarse a crear monumentos tan similares? 

En otra ocasión, Rosa Pujol, presidenta de la Asociación Española de Egiptología, nos contestó a esa duda: «Todas esas culturas tendían a buscar la inmortalidad, y ello comportaba que, de alguna manera, quisieran elevarse hacia sus dioses».

Sin embargo, hay un misterio igualmente fascinante: por qué dejaron de construirse. 

Se estima que a inicios del Imperio Nuevo los egipcios dejaron de levantar sus estructuras más características y decidieron enterrarse en tumbas excavadas en las montañas. 

Grandes nombres de la historia del Imperio se han encontrado en el famoso Valle de los Reyes, necrópolis declarada Patrimonio de la Humanidad: Thutmose I, el joven y famoso Tutankamón o Amenhotep II, entre otros.

Eran poco eficaces para evitar los saqueos

Es una opción. Teniendo en cuenta que los ladrones de tumbas en el Antiguo Egipto eran relativamente frecuentes, no parece una mala idea. 

De hecho, aunque el saqueo de tumbas estaba castigado con la pena de muerte y era un ‘oficio sacrificado’ (por decirlo de alguna manera), los ladrones en Egipto no se cortaban haciendo uso de sus malas artes. 

Hasta nuestros días ha llegado la importancia del respeto al descanso eterno que profesaban los egipcios, pero eso le daba igual a los saqueadores de tumbas, bastante descreídos de todo el asunto ese de vivir después de la muerte. 

No dudaban en rasgar las envolturas de las momias, arrancarles las extremidades si era necesario, o hacerles bromas macabras. Thutmose I, artífice del Valle de los Reyes, ordenó a su arquitecto y mano derecha Ineni construir su tumba con total discreción 

Los arquitectos reales tuvieron que devanarse los sesos para crear trampas y pasadizos, y aun así la mayoría de las tumbas están saqueadas, por tanto, parece natural que un subterráneo en la tierra llamaría menos la atención que una pirámide enorme. 

Por poner un ejemplo, Thutmose I, artífice del Valle de los Reyes, ordenó a su arquitecto y mano derecha Ineni construir su tumba con total discreción. «Nadie me vio, nadie me oyó», diría Ineni después.

Quizá se construyeron con peores materiales

También se baraja que, con el paso del tiempo, las técnicas de construcción empeoraran. La IV Dinastía dejó el listón muy alto, y probablemente las siguientes generaciones no llegaran a su nivel, produciéndose un retroceso. 

Quizá hubo un cambio de materiales y el diseño y su posterior realización empeoraran, llevando las pirámides a la decadencia. Quizá no se dejaron de construir, pero, simplemente, no han llegado a nuestros días.

O su mejora fue su perdición

Una teoría que se publicó en 2013 en ‘Structure’ es diferente. 

Cuando los egipcios comenzaron a pulir sus técnicas de construcción y a hacerlas más precisas, eliminaron los huecos entre las piedras, provocando que las estructuras fueran menos capaces de absorber los flujos de la piedra caliza. 

El movimiento térmico, es decir, las contracciones y dilataciones provocadas por los cambios de temperatura en la zona, habría agrietado los bloques de las pirámides, haciendo que se cayeran a pedazos. 

En resumen, los métodos de construcción cada vez más sofisticados aceleraron el daño. La discreción los salvó paradójicamente del olvido, con tumbas mucho más difíciles de encontrar y escondidas en el desierto 

De cualquier manera, que dejaran de construir pirámides fue, en parte, su salvación. 

La discreción los salvó paradójicamente del olvido, con tumbas mucho más difíciles de encontrar y escondidas en el desierto (con el colapso de la civilización, la capital se trasladó de Tebas a Tanis, y el Valle de los Reyes fue progresivamente olvidado). Algo similar a lo que le sucedió a Akenatón: el ser condenado a la ‘damnatio memoriae’ o condena de la memoria, sirvió para que la tumba de su hijo Tutankamón, olvidada entre los de su tiempo, se preservara perfectamente para las generaciones venideras. 

Es irónico, sin duda. Los faraones con grandes ambiciones de lograr la eternidad mediante la construcción de pirámides perecederas, han quedado olvidados debido a la desaparición de sus torres de Babel particulares. 

Muchos de los que se enterraron con menos alhajas, en tumbas bajo tierra, han quedado preservados en perfecto estado, alcanzando ese deseo tan humano de vivir para siempre.

Imagen de portada: Gentileza de iSTOCK

FUENTE RESPONSABLE: Alma, Corazón y Vida. Por Ana Nuño. Noviembre 2021

Antiguo Egipto/Arqueología/Piramides/Sociedad/Cultura

 

Arqueólogos descubren la tumba del tesorero del faraón Ramsés II en Egipto.

La tumba se mantuvo cerrada durante los últimos 3,000 años y posee paredes talladas que se han conservado casi intactas.

Si deseas conocer mas sobre este tema; cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.  

Hace poco más de tres mil años, Ramsés II se convirtió en el tercer faraón de la XIX Dinastía que gobernó Egipto. 

Su larga administración se extendió durante 66 años, en los que el Imperio Nuevo alcanzó el punto más alto de su poderío y es recordado por la creación de obras colosales en los márgenes del Nilo y el traslado de la capital a Avaris.

Sin embargo, Ramsés II no gestionó al Imperio en solitario: una nueva excavación encabezada por la Universidad de El Cairo junto con el Ministerio de Turismo y Antigüedades encontró la tumba de uno de sus hombres de mayor confianza.

Se trata de un templo-tumba donde descansan los restos de Ptah-M-Wia, el tesorero y escriba real de Ramsés II durante su reinado, quien fue enterrado en la necrópolis de Saqqara, ubicada 30 kilómetros al sur de El Cairo.

tumba tesorero Ramsés II Egipto3

Foto: Ministry of Tourism and Antiquities

Aunque la entrada del templo fue descubierta a mediados del siglo XIX, es la primera vez que se revelan los distintos patios de su interior, decorados con pilares de Osiris y paredes recubiertas de yeso que representan una serie de escenas bien conservadas de la vida de Ptah-M-Wia.

Además de fungir como Jefe del Tesoro, Ptah-M-Wia era supervisor del ganado y responsable de las ofrendas divinas de Tebas durante el mandato de Ramsés II. Alrededor del sitio donde fue hallada la tumba, se han encontrado otros mausoleos de la élite egipcia de aquél entonces. 

tumba tesorero Ramsés II Egipto3

Foto: Ministry of Tourism and Antiquities

A diferencia de otras tumbas, las paredes talladas con jeroglíficos revelan que se trataba de una persona con un rol primordial en la administración del Imperio Nuevo. Al interior, algunos bloques de piedra resquebrajados sugieren que el techo pudo haberse derrumbado en algún momento de los últimos 3,000 años; sin embargo, serán necesarias nuevas excavaciones para revelar el contenido de la tumba.

El hallazgo se une al ambicioso programa del gobierno egipcio para continuar con las excavaciones arqueológicas e impulsar el Gran Museo Egipcio, con el objetivo de recuperar el turismo cultural tras la pandemia.

Imagen de portada: Gentileza de Ministry of Tourism and Antiquities

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en español. Por Alejandro López.

Antiguo Egipto/Egipto/Arqueología/Sociedad/Cultura