¿Cuál es el sitio arqueológico más antiguo del mundo?

Los antepasados de los humanos ya deambulaban por nuestro planeta hace seis millones de años, pero ¿cuál es el sitio más antiguo que contiene evidencia arqueológica de su existencia?

Según diversos académicos con experiencia en arqueología y antropología prehistórica, no existe un consenso en la comunidad científica para responder a esta pregunta.

Un lugar en Kenia y otro en Etiopía compiten por el título de sitio arqueológico más antiguo del mundo, explicaron los especialistas a Live Science.

El primer sitio se llama Lo Mekwi 3, está ubicado en una colina baja en el condado de Turkana (Kenia) y contiene huesos de homínidos y artefactos de piedra. Al fechar el sedimento en donde se encontraron los objetos arqueológicos, los científicos estimaron que la edad del sitio era de aproximadamente 3,3 millones de años, apunta un estudio publicado en 2015 en la revista Nature. Los hallazgos “marcan un nuevo comienzo para el registro arqueológico conocido”, se escribió en la revista científica en la ocasión de la publicación de la investigación.

Las herramientas encontradas en Lo Mekwi 3 probablemente fueron creadas por los Australopithecus afarensis, homínidos que habitaban la región en ese momento.

“Lo Mekwi 3 es el sitio arqueológico más antiguo conocido en el mundo”, asegura Jason Lewis, director asistente del Turkana Basin Institute y coautor del artículo publicado en Nature.

Si bien coincide con la afirmación de Lewis, Jeremy DeSilva, profesor asociado de antropología en Dartmouth College (Estados Unidos), señaló que no todos los estudiosos están de acuerdo.

“Lo Mekwi es controvertido y algunos de nuestros colegas siguen sin estar convencidos de la antigüedad de estas herramientas”, apunta DeSilva.

David Braun, profesor de antropología en la Universidad George Washington (EEUU), puso de relieve que una serie de artículos recientes “cuestionan el estatus de los artefactos de Lo Mekwi 3”. El académico sugiere que “los artefactos pueden no datar del mismo tiempo que el sedimento en el que se encontraron”.

Yonatan Sahle, profesor de arqueología en la Universidad de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) está entre los científicos que no creen que Lo Mekwi 3 sea el sitio arqueológico más antiguo de nuestro planeta.

“Para muchos de nosotros, incluido yo mismo, la evidencia inequívoca de los sucesos arqueológicos más antiguos viene en forma de herramientas de piedra de 2,6 millones de años de Gona”, afirma Sahle.

Gona es un sitio arqueológico ubicado junto al río Kada Gona, en la depresión de Afar, Etiopía. Al contrario de la investigación acerca de Lo Mekwi que se publicó por primera vez hace relativamente poco tiempo, los estudios en Gona se han publicado desde hace varias décadas y han resistido el escrutinio académico, según Sahle.

“Las inferencias hechas sobre el contexto cronológico y de comportamiento de los conjuntos arqueológicos de Gona derivan de décadas de investigación y, por lo tanto, han resistido la prueba del tiempo”, detalla Sahle.

Las herramientas de piedra encontradas en Gona pueden haber sido hechas por los australopithecus garhi, antepasados de los humanos que vivieron en el este de África hace unos 2,5 millones de años. Se han encontrado fósiles de esta especie cerca de los artefactos hallados en Etiopía.

Tim White, codirector del Centro de Investigación de la Evolución Humana de la Universidad de California en Berkeley (EEUU) coincide que Gona posee la mejor evidencia inequívoca de ser el sitio arqueológico más antiguo.

Braun de la Universidad George Washington agrega que, de no comprobarse la datación de los hallazgos de Lo Mekwi 3, su segunda opción de sitio arqueológico más antiguo del mundo no sería Gona. El académico cree que el trofeo queda en manos de Ledi-Geraru, también en Etiopía, que se remonta a unos 2,8 millones de años.

En Ledi-Geraru, los investigadores encontraron un pedazo de una mandíbula de homínido, la cual fecharon al examinar la edad del sedimento circundante.

La datación de este tercer sitio arqueológico también es blanco de controversia. Sahle de la Universidad de Ciudad del Cabo apunta que, en realidad, puede ser considerablemente más joven que 2,8 millones de años y que Gana es el sitio con la mejor evidencia inequívoca.

Imagen de portada: Gentileza de SPUTNIK MUNDO

FUENTE: SPUTNIK MUNDO – Ciencia/Kenia/Arqueología/Etiopía/Fósiles

 

Pompeya: la “excepcional” carroza descubierta por los arqueólogos en las ruinas romanas.

Un equipo de arqueólogos ha descubierto en Italia una carroza ceremonial cerca de las ruinas de la antigua ciudad romana de Pompeya.

El carruaje, de 4 ruedas, fue hallado cerca de un establo donde en 2018 ya habían salido a la luz los restos de tres caballos.

Los expertos creen que la carroza se usaba en fiestas y desfiles.

Los arqueólogos han descrito el hallazgo como “excepcional” y han destacado que se encuentra en un “excelente estado de conservación”.

Pompeya, destruida por una erupción del volcán Vesubio en el 79 d. C. es un tesoro arqueológico que sigue sorprendiendo a los investigadores.

La erupción enterró la ciudad en una gruesa capa de ceniza, lo que preservó los restos de muchos de sus edificios y habitantes, que hoy pueden observarse casi como se encontraban en el momento en que el volcán acabó con Pompeya.

La carroza se localizó en un pórtico de dos niveles que conectaba con los establos en una antigua villa en Civita Giuliana, al norte de los muros de la ciudad.

Uno de los restos de Pompeya.

FUENTE DE LA IMAGEN – EPA

Un comunicado emitido por el sitio arqueológico detalló que el carruaje tiene “elementos de hierro, hermosos adornos de bronce y estaño” así como cuerdas y elementos florales que estaban “casi intactos”.

Los arqueólogos dicen que los esfuerzos para recuperar la carroza llevaron semanas después de que se descubriera en una excavación el 7 de enero.

Los frágiles materiales requirieron un particular cuidado y técnicas especiales, como el uso de moldes de yeso para desenterrarlo sin causar daños.

Arqueólogos trabajando en la recuperación del carro.

FUENTE DE LA IMAGEN -REUTERS

Los arqueólogos trabajaron durante semanas para recuperar la carroza sin causarle daños.

Dos figuras en el carro.

FUENTE DE LA IMAGEN –  REUTERS.

Una hipótesis es que se usó para llevar a una recién casada a su nueva casa.

La operación se llevó a cabo con la colaboración de un departamento de la Fiscalía ante el auge de intentos de criminales que buscan saquear el yacimiento usando túneles clandestinos y otras técnicas.

“Un descubrimiento extraordinario”

Las autoridades describieron la carroza como un hallazgo sin igual en otros descubrimientos arqueológicos llevados a cabo en Italia.

“Este es un hallazgo extraordinario que aumenta nuestro conocimiento del mundo antiguo”, dijo Massimo Osanna, director del yacimiento de Pompeya en una nota de prensa.

Silueta del carruaje bajo los restos de la erupción.

FUENTE DE LA IMAGEN – EPA

Los expertos creen que se trata de un pilentum,una carroza ceremonial de cuatro ruedas.

Elementos decorativos en el carro.

FUENTE DE LA IMAGEN – EPA

Se encontró junto a los restos de varios caballos. Uno de ellos aún tenía los arreos.

Dijo que algunos de los adornos de la carroza indican que era usado en fiestas de la comunidad, y posiblemente en bodas.

“Teniendo en cuenta que las fuentes antiguas aluden al uso del Pilentum por sacerdotisas y damas, no puede descartarse que haya podido utilizarse en rituales relativos al matrimonio, para llevar a la novia a su nueva casa”. 

Dario Franceschini, ministro de Cultura de Italia afirmó que Pompeya “continúa asombrándose con sus descubrimientos y seguirá haciéndolo por muchos años, con más de 20 hectáreas por excavar aún”.

La antigua Pompeya, a unos 23 kilómetros al sudeste de Nápoles, es uno de los lugares Patrimonio de la Humanidad declarados por la Unesco.

En circunstancias normales es uno de los destinos turísticos más populares en Italia, pero actualmente está cerrada por la pandemia de covid.

Imagen de portada: Gentileza de BBC Mundo

FUENTE: BBC Mundo – Redacción/Arqueología/Hallazgos/Pompeya

CDMX abre sus “ventanas arqueológicas” hacia el pasado glorioso.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México inauguró la exposición “El Pabellón de las Ventanas Arqueológicas”, en la Casa del Marqués del Apartado, ubicada en el centro histórico de la Ciudad de México. Se trata de un recuento de los vestigios encontrados en el antiguo Recinto Sagrado de Tenochtitlán.

La exposición incluye cinco esculturas mexicas, tres de ellas descubiertas en la propia Casa del Marqués del Apartado, y dos cráneos procedentes del Huey Tzompantli. También contiene fotografías, videos y maquetas que hacen un repaso de los descubrimientos más importantes en torno a estos espacios.

La primera de estas ventanas es una escalinata prehispánica que formó parte de un templo, instalada en la misma Casa del Marqués de Apartado en 1901 y remodelada para dicha exposición.

Las más recientes se ubican en la calle de Guatemala donde hace 11 años se descubrió el Templo de Ehécatl (Dios del Viento) y en 2015 encontraron parte del Huey Tzompantli del Templo Mayor.

Raúl Barrera Rodríguez, responsable del Programa de Arqueología Urbana del INAH, explicó que en el Centro Histórico existen 42 ventanas arqueológicas distribuidas en 16 inmuebles y la vía pública, a través de las cuales se pueden admirar no solo restos de templos y palacios mexicas, también de casas de conquistadores españoles, iglesias cristianas, casas del gobierno virreinal y vestigios del siglo XIX.

Por su parte, la arqueóloga Lorena Vázquez destacó la importancia de estas ventanas arqueológicas, las cuales dijo “consisten en partes o fragmentos de los templos del recinto sagrado de Tenochtitlán. Obviamente no es de los más de 78 templos que dicen las fuentes históricas, pero sí son unas porciones importantes de estos edificios”.

Todos los arqueólogos coinciden en que todavía hay mucho por descubrir en las profundidades del Centro Histórico de la Ciudad de México.

“Tenemos un gran potencial arqueológico en el subsuelo. Creo que nos hace falta mucho por conocer. Afortunadamente se ha avanzado en cuanto a la identificación de vestigios arqueológicos”, concluyó Raúl Barrera Rodríguez.

“El Pabellón de las Ventanas Arqueológicas” estará abierto martes, miércoles, viernes y sábados de 10 am a 3 pm durante todo el mes de noviembre. El acceso será con el boleto de ingreso al Museo y Zona Arqueológica del Templo Mayor.

El Gobierno de México conmemora los 500 años de la caída de Tenochtitlán.

CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El Gobierno de México conmemora en la plaza principal del Zócalo, en el Centro Histórico de la capital, los 500 años de la caída de Tenochtitlán, corazón del imperio prehispánico mexica que sucumbió tras un sitio comandado por la expedición española de Hernán Cortés en 1521, apoyada por pueblos originarios sublevados.

“Hoy 13 de agosto se cumplen 500 años de la caída de la toma de Tenochtitlan, vamos a recordar a la gran Tenochtitlán en el Zócalo es muy importante recordar este día y no olvidar”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia de prensa.

El prolongado cerco hizo colapsar al poderío mexica en la urbe que estaba enclavada en una isla del lago de Texcoco en el actual Valle de México, hoy disecado, que comenzó el 31 mayo de 1521 y terminó el 13 de agosto con la caída del imperio mexica, también conocido como azteca, aludiendo al origen de ese pueblo nómada, Aztlán, que llegó dos siglos antes desde un lugar mitológico en el norte del país.

Al mismo tiempo, las autoridades mexicanas van a expresar “el compromiso de seguir luchando contra la opresión, contra las invasiones, las conquistas, y las ocupaciones militares”, dijo el jefe de Estado.

La plaza principal del Zócalo frente al Palacio Nacional, residencia presidencial, y la Catedral Metropolitana, ha sido engalanada con reproducciones de dioses prehispánicos mexicas y una reproducción a escala del Templo Mayor de Tenochtitlán, hallado en febrero de 1978 durante una construcción de obras de electrificación.

Contra el racismo

El presidente mexicano hizo una reivindicación del combate al racismo y a la discriminación.

En su alocución reafirmó su compromiso de “desterrar el clasismo, el racismo, la discriminación, que reine siempre la justicia, la igualdad, y la fraternidad”.

La maqueta iluminada en el centro del Zócalo fue inaugurada la noche del jueves por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y la esposa del mandatario, la periodista e investigadora Beatriz Gutiérrez Müller, que preside la coordinación nacional de Memoria Histórica y Cultural.

Gutiérrez Müller leyó un fragmento de la crónica de Bernal Díaz del Castillo, soldado español que vivió con Cortés los días de la conquista, que narró en una crónica publicada en 1623.

En la ceremonia nocturna de encendido de la iluminación, que permanecerá hasta el mes de septiembre, cuando se conmemoran 200 años de la consumación de la Independencia, la esposa del mandatario leyó el texto que describe “las aguas que rodean esta isla pequeña que era Tenochtitlán, la importancia de las canoas, las flechas, los gritos, el ruido de los tambores, los caracoles”.

También destacó que la antigua capital prehispánica tenía “el poder espiar al rival desde donde disparaban los españoles, con armas de pólvora″.

La titular de Cultura de la capital, Vannesa Bohórquez, anunció en un pronunciamiento que “la conciencia del presente ilumina la proeza del recuerdo de la civilización mexica que hoy emerge de sus entrañas para mostrarse en plenitud y para ser motivo de orgullo de todas y todos los mexicanos”.

La funcionaria capitalina dijo que Tenochtitlan es el “corazón de la Anáhuac” como se conocía a la región del altiplano central actual, que abarcaba el imperio mexica, dominador de otros pueblos originarios: “Es la piedra angular que nos fundamenta y fortalece”.

La plaza y los edificios de los gobiernos federal y capitalino han sido decorados con figuras iluminadas de serpientes emplumadas que representan al dios de la sabiduría Quetzalcóatl, mezcla de pájaro y serpiente; la diosa de la tierra Tlaltecuhtli; el dios del sol Tonatiuh, y la diosa de la luna Coyolxauhqui, con decoraciones de la arquitectura original mexica.

La reproducción del Templo Mayor de la antigua urbe en el centro del Zócalo tiene una proporción de 35% del tamaño original, con 16 metros de altura, 25 metros de frente, y 27 de profundidad; mientras que para iluminar la plaza se utilizaron 10.000 focos multicolores, 15.000 nodos para pantallas y 15 kilómetros de escarcha de colores.

Imagen de portada: Gentileza de Sputnik

FUENTE: Sputnik – Instituto Nacional de Antropología e Historia de México

Arte y Cultura/Historia/Exposición/Ciudad de México

Las cuevas de Longyou, el misterio arqueológico de 2000 años que nadie logró resolver.

Descubiertas en 1992, poco se sabe aún sobre este yacimiento de 30.000 metros cuadrados ubicado en el extremo sudoriental de China.

Imagen de portada: Grabados en la entrada de una de las 24 cuevas de Longyou – Facebook Siente China

Ubicadas en la provincia china de Zhejiang, las cuevas de Longyou son uno de los misterios que desvelan a los arqueólogos. 

Este yacimiento artificial de más 30.000 metros cuadrados fue descubierto gracias a la curiosidad de los habitantes de la zona. A casi tres décadas de ese hallazgo fortuito, su origen y su construcción continúan siendo un gran interrogante.

Las cuevas de Longyou han sido un lugar poco frecuentado de esa parte sudoriental de China. Pero no por la escasa afluencia la obra arquitectónica es menos interesante.

Independientemente de la baja afluencia de personas, existe un gran enigma en torno a estas gigantescas estructuras subterráneas: ¿Quiénes las construyeron y por qué?

No son muchas las personas que se acercan hasta las cuevas de Longyou, en el extremo sudoriental de China, pero su origen es un  misterio que desvela a multitudes

No son muchas las personas que se acercan hasta las cuevas de Longyou, en el extremo sudoriental de China, pero su origen es un misterio que desvela a multitudes – Magnet

Para conocer la historia del descubrimiento de las cuevas de Longyou debemos remontarnos a 1992. Wu Anai, un poblador de la aldea Shiyan Beicun decidió reunir dinero junto con otros vecinos para dilucidar algo que los intrigaba: cuán profundo era el estanque donde solían bañarse o ir a pescar.

Valiéndose de una poderosa bomba extractora, los vecinos trabajaron durante días en ese espejo de agua. Así, luego de tres semanas de drenaje, se descubrió que lo que llamaban estanque en realidad se trataba de una cueva. Esa fue la primera de las 24 estructuras descubiertas hasta la actualidad.

Casi sin proponérselo, los aldeanos dieron con un yacimiento de limolita del que nadie había oído hablar. Conocidas también como las cámaras de piedra de Xiaonanhai, los investigadores han concluido que, lejos de ser un yacimiento de origen natural, se trata de una obra artificial.

Si se consulta Google Maps, uno de los servicios cartográficos más utilizados a nivel mundial, las cuevas de Longyou son fácilmente localizables. En dicha herramienta web se las describe como un conjunto de cuevas hechas por el hombre. Pero no faltaron quienes se alejaron de la versión oficial y las vincularon a civilizaciones extraterrestres.

Y para formular tal especulación, los expertos toman en cuenta distintos elementos de las cuevas de Longyou. Uno de ellos es la superficie. El área total mide 30.000 metros cuadrados, con una altura máxima de 30 metros. Para realizar todo el complejo hubiese sido necesario extraer casi 1.000.000 de metros cúbicos de roca.

Más allá de cualquier cálculo científico basado en el tamaño de las cuevas de Longyou, nada se sabe acerca de qué destino tuvo el material rocoso extraído del lugar. Tampoco existen precisiones sobre el tiempo ni la mano de obra empleados en la construcción: se calcula que habrían sido construidas alrededor de 2000 años atrás.

Un grupo de turistas visita una de las cuevas de Longyou, en el extremo sudoriental de China

Un grupo de turistas visita una de las cuevas de Longyou, en el extremo sudoriental de China – Facebook Siente China

Jia Gang, profesor de la Universidad de Tongji especializado en ingeniería civil, se mostró desconcertado cuando conoció las cuevas. El experto sumó otro interrogante al dilema y planteó la necesidad de un elemento indispensable para la construcción del complejo subterráneo. 

“Debería haber lámparas, porque la boca de la cueva es muy pequeña y la luz del sol solo puede ingresar en la cueva en un cierto ángulo, durante un cierto período de tiempo. A medida que uno avanza en la cueva, la luz se vuelve más tenue. En el fondo de la cueva, a una docena de metros de la boca, apenas se podía ver”, estimó.

En 2017, un experto multidisciplinario del Instituto de Arqueología de la Academia China de Ciencias Sociales sostuvo que toda la construcción debió haber estado planificada. 

“En el fondo de cada cueva, los constructores no podrían ver lo que estaban haciendo los demás en la siguiente gruta. Pero el interior de cada cueva tenía que ser paralelo al de la otra, de lo contrario, la pared quedaría perforada. Por tanto, el aparato de medición debía ser muy avanzado. De antemano, debe haber habido algún diseño sobre los tamaños, ubicaciones y distancias entre las cuevas”, enumeró Yang Hongxun.

Las columnas, paredes y techos de las cuevas de Longyou presentan marcas sorprendentemente uniformes

Las columnas, paredes y techos de las cuevas de Longyou presentan marcas sorprendentemente uniformes – YouTube

En paralelo a su extensión, el elemento más llamativo son las marcas regulares en las columnas, paredes y techos de piedra de todas las cuevas de Longyou. Se trata de una serie de estrías paralelas cinceladas con un ángulo de 60 grados. A su vez, cada una de las paredes que separan una cueva de la otra poseen un grosor de 50 centímetros.

Otro de los elementos curiosos son los pilares de las cuevas. Dichas columnas de roca, que también presentan el mismo tallado, han sido dispuestas en línea y evitan que toda la estructura colapse. Llama la atención que no exista registro de semejante obra en una cultura milenaria que ha documentado sus avances a lo largo de los siglos.

¿Encargadas por una dinastía?

En el interior de la cueva de Longyou se han encontrado representaciones de aves, caballos, peces y dragones. Algunos tienden a creer que se trata de la representación de los cuatro elementos: agua, aire, fuego y tierra. Pero estas imágenes podrían ser un indicador de la época en la que se habrían construido.

Se estima que las cuevas de Longyou fueron construidas hace 2000 años, pero no hay registro de la obra

Se estima que las cuevas de Longyou fueron construidas hace 2000 años, pero no hay registro de la obra – Hughes News Today

Como publica el sitio MAGNET, las pinturas presentes en las paredes hacen suponer que todo el yacimiento fue ordenado por un emperador. De hecho, las ilustraciones de los pájaros que se repiten en las distintas cuevas sugieren una relación con la dinastía Dongyi. Para esta civilización, que gobernó en la zona de la China oriental entre 1500 y 1900 años atrás, las aves eran todo un símbolo.

La poca concurrencia a las cuevas de Longyou ha sido aún diezmada por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, quien lo desee puede visitar por menos de 10 dólares esta magnífica y misteriosa obra arquitectónica bajo tierra.

FUENTE: LA NACIÓN – El Mundo – Por Diego Cioccio

Sorprendente hallazgo: descubren una nueva especie de ballena de cuatro patas en Egipto.

Según los investigadores a cargo, estos animales surgieron de mamíferos parecidos a los ciervos que habitaron la Tierra durante 10 millones de años.

Imagen de portada – Científicos egipcios anunciaron que identificaron una nueva especie de este extraordinario espécimen

DR ROBERT W. BOESSENECKER

Hace 43 millones de años, una ballena de cuatro patas vivía en nuestro planeta. El arcaico anfibio, que además de nadar también caminaba por la tierra, es considerado un antepasado de las ballenas modernas.

Este miércoles, científicos egipcios anunciaron que identificaron una nueva especie de este extraordinario espécimen. El fósil del anfibio Phiomicetus anubis fue descubierto originalmente en el desierto Occidental de Egipto. Su nombre fue escogido porque su cráneo se asemeja al de Anubis, el antiguo dios egipcio de los muertos con cabeza de chacal.

Estos animales surgieron de mamíferos parecidos a los ciervos que habitaron la Tierra durante 10 millones de años.

Con un peso estimado de 600 kg y tres metros de longitud, el Phiomicetus anubis gozaba de fuertes mandíbulas para atrapar a sus presas, según un estudio publicado por la revista Proceedings of the Royal Society B. El esqueleto fue encontrado en la Depresión de Fayum, al oeste del río Nilo, por científicos de la Universidad de Mansoura.

Aunque el área ahora es desértica, en algún momento llegó a estar cubierta por el mar y es una rica fuente de fósiles.

El anfibio cuadrúpedo, llamado Phiomicetus Anubis, arroja información sobre la transición de de las ballenas la tierra al océano – Reuters

Nueva especie

“El Phiomicetus anubis es una nueva especie de ballena que constituye un descubrimiento crítico para la paleontología egipcia y africana”, le dijo Abdullah Gohar, el autor principal del estudio, a la agencia de noticias Reuters. Si bien esta no es la primera vez que se encuentra el fósil de una ballena con patas, “Phiomicetus anubis podría ser el primer tipo de ballena semiacuática que se ha descubierto en África.

Hesham Sallam, fundador del Centro de Paleontología de Vertebrados de la Universidad de Mansoura, celebró el descubrimiento y compartió en Twitter la ubicación del hallazgo en el desierto egipcio. La evolución temprana de las ballenas en África sigue siendo en gran parte un misterio, dijeron los investigadores.

Hesham Sallam, fundador del Centro de Paleontología de Vertebrados de la Universidad de Mansoura, celebró el descubrimiento y compartió en Twitter la ubicación del hallazgo en el desierto egipcio.

Se cree que las primeras ballenas evolucionaron en el sur de Asia hace unos 50 millones de años. En 2011, un equipo de paleontólogos en Perú descubrió un fósil de ballena de 43 millones de años con cuatro patas, patas palmeadas y pezuñas.

FUENTE: LA NACIÓN – BBC Mundo News 

Hallan datos culturales y genéticos claves para comprender la prehistoria de Europa.

Un nuevo estudio identificó al menos tres nuevas migraciones que dijeron que desempeñaron un papel fundamental en la evolución del hombre primitivo.

Cliquea en los sitios subrayados, por favor si deseas saber más. Muchas gracias.

Imagen de portada: El hallazgo ocurrió en Bohemia, República Checa

www.valemany.com

Estudios arqueogeneticos recientes demostraron que los movimientos humanos, como las migraciones y las expansiones, desempeñaron un papel importante en la difusión de las culturas y los genes en la Europa antigua. 

Sin embargo, solo ahora, con investigaciones regionales detalladas y muestreos densos, los expertos empiezan a comprender mejor la magnitud, el ritmo y las implicaciones sociales de estos cambios.

En un nuevo estudio publicado en la revista Science Advances, un equipo internacional de investigadores de los Institutos Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana (Jena) y de Antropología Evolutiva (Leipzig), en Alemania, junto con colegas del Instituto de Arqueología de la Academia Checa de Ciencias (Praga) y otros colaboradores, analizaron los genomas de 271 individuos que vivieron en Bohemia, en la actual República Checa, hace entre 7000 y 3500 años, e identificaron al menos otros tres acontecimientos migratorios que configuraron la prehistoria centroeuropea.

Situada en el centro de las rutas comerciales y estrechamente enclavada en torno a importantes vías fluviales como el río Elba, Bohemia atrajo a muchas culturas arqueológicas diferentes, lo que la convierte en una región clave para comprender la prehistoria de Europa.

Los perfiles genéticos de las personas asociadas a las culturas Funnel Beaker, o cultura de los vasos de embudo, y la de las ánforas globulares muestran evidencias de ser migrantes recientes a la región. 

Este hallazgo demuestra que el periodo entre la llegada de la agricultura y la ascendencia relacionada con la “estepa”, que hasta ahora se consideraba un periodo sin incidentes, fue más dinámico de lo que se pensaba.

El gran tamaño de la muestra del estudio, especialmente concentrado en el Neolítico Tardío y la Primera Edad del Bronce (hace unos 6000-3700 años), también permitió realizar nuevas aportaciones a los procesos sociales. 

Los individuos asociados a la cultura de la cerámica cordada se expandieron desde Europa del Este y luego asimilaron en su cultura a mujeres preferentemente centroeuropeas, dándoles el mismo ritual de enterramiento que a los miembros del grupo inmigrante.

“Por fin pudimos llenar lagunas temporales clave, especialmente en el periodo de transición de hace unos 5000 años, cuando vemos que el paisaje genético cambia drásticamente. Interesantemente, en este horizonte temprano encontramos individuos con altas cantidades de ascendencia ‘esteparia’ junto a otros con poca o ninguna, todos enterrados según las mismas costumbres”, afirmó el investigador Max Planck Wolfgang Haak, autor principal e investigador del estudio.

Una vez establecidos, los individuos de la cultura de la cerámica cordada (hace 4900-4400 años) cambiaron genéticamente a lo largo del tiempo. Una realidad importante parece haber sido la fuerte disminución de la diversidad del linaje del cromosoma Y

Aunque al principio eran portadores de cinco linajes y diferentes, los varones posteriores son portadores casi exclusivamente de un solo linaje, descendiendo esencialmente del mismo hombre en el pasado reciente.

Cráneo humano de la Edad de Bronce, de la cultura Yamnaya, pintado con ocre rojo

Cráneo humano de la Edad de Bronce, de la cultura Yamnaya, pintado con ocre rojo – RASMUSSEN ET AL./CELL 2015

“Este patrón puede reflejar la aparición de una nueva estructura social o regulación del apareamiento en la que sólo un subconjunto de hombres engendraba la mayoría de la descendencia”, dijo el primer autor Luka Papac, investigador del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

Esta estructura social parece haber sido aún más estricta en la siguiente sociedad de la cultura del vaso campaniforme (hace 4500-4200 años), en la que cada uno de los hombres muestreados pertenecía a un único linaje recién introducido. 

Sorprendentemente, este linaje Y nunca se había visto antes en Bohemia, lo que implica que un nuevo clon llegó a la región y casi inmediatamente sustituyó todos los linajes Y preexistentes, sin que se encontrara entre los varones de los vasos campaniformes ni un solo linaje de los de cerámica cordada o de sociedades anteriores.

Tradicionalmente se consideró que la cultura Unetice de la Edad de Bronce Temprana desciende de los individuos de la cultura del vaso campaniforme, con una aportación quizás limitada del sureste (cuenca de los Cárpatos). Sin embargo, los nuevos datos genéticos apoyan otro recambio genético procedente de regiones del noreste de Bohemia.

Sorprendentemente, también el 80 por ciento de los linajes Y tempranos de Unetice son nuevos en Bohemia, algunos de los cuales se encuentran previamente en individuos del noreste de Europa, proporcionando pistas sobre su origen. 

“Este hallazgo nos sorprendió mucho a los arqueólogos, ya que no esperábamos ver patrones tan claros, a pesar de que la región desempeñó un papel fundamental, por ejemplo, en el incipiente comercio del ámbar del Báltico y se convirtió en un importante centro de comercio durante las Edades del Bronce y del Hierro”, añadió el coautor y co-investigador Michal Ernée, de la Academia Checa de Ciencias.

Los resultados muestran una imagen muy dinámica de la prehistoria de Europa Central, con muchos y frecuentes cambios en la composición cultural, biológica y social de las sociedades, lo que pone de manifiesto el poder y el potencial de los estudios de alta resolución a escala regional. 

No obstante, según los investigadores, sigue siendo un reto comprender las razones y los mecanismos socioeconómicos, medioambientales y/o políticos que subyacen a estos cambios, lo que ofrece un amplio margen para futuros estudios interdisciplinares sobre la prehistoria de Europa.

FUENTE: LA NACIÓN – Noticias de Europa Press 

SE CONSERVAN MUY POCAS CONSTRUCCIONES COMO ESTA.

Descubren en Turquía un castillo del antiguo reino de Urartu.

Una serie de excavaciones realizadas recientemente en el este de Turquía han sacado a la luz los restos de un castillo de hace 2.800 años. Fue construido en el antiguo reino de Urartu, que floreció durante los siglos IX y VIII a.C. antes de desaparecer abruptamente de la historia.

Un equipo de arqueólogos de la universidad Van Yuzuncu Yil ha descubierto en el distrito de Gürpınar -en el este de Turquía- los restos de un castillo del antiguo reino de Urartu, un estado de la Edad del Hierro mediooriental. 

A pesar de que se encuentra derruido casi por completo, los investigadores han podido identificar los muros de la fortaleza, una cisterna para el agua y varios objetos de cerámica.

Según los investigadores, el castillo fue construido hace unos 2.800 años, en la última etapa de la historia de este reino. 

No obstante, afirman que fue habitado todavía durante la Edad Media y que entonces aún había “una actividad intensa” en él. Se desconoce por ahora si su destrucción fue intencionada o fruto de un terremoto, frecuentes en esta zona.

TESTIMONIO DE UNA CIVILIZACIÓN OLVIDADA

Se trata de “un descubrimiento muy importante” según el arqueólogo líder de la excavación, Rafet Çavuşoğlu, ya que se conservan muy pocas construcciones similares del reino de Urartu, entre ellas los castillos cercanos de Van y de Ayanis

En los últimos años se han realizado diversos descubrimientos relacionados con este antiguo reino: además de castillos, se ha encontrado un templo al aire libre y la tumba de una mujer de la élite.

Los habitantes de Urartu desarrollaron técnicas de construcción antisísmica avanzadas a su tiempo, razón por la cual resulta tan valioso encontrar construcciones de este reino

El motivo de que se conserven pocas construcciones de aquella cultura es que el territorio que controlaba Urartu era sacudido frecuentemente por terremotos, por lo cual sus habitantes desarrollaron técnicas de construcción antisísmica avanzadas a su tiempo

Esta es otra razón por la cual resulta tan interesante encontrar los escasos edificios que han sobrevivido y estudiar sus técnicas de construcción. 

Se sabe, por ejemplo, que extendían una capa de piedra caliza pulverizada en los pavimentos porque aparentemente esto prevenía la proliferación de insectos.

Urartu floreció entre los siglos IX y VIII a.C. junto a un poderoso vecino, el Imperio Neoasirio, para después entrar en declive y ser finalmente conquistado por los medos en el siglo VI d.C.

En su momento de mayor poder se extendía por territorios de las actuales Armenia, Turquía e Irán. Sin embargo, tras su conquista su recuerdo se perdió y no fue hasta el siglo XIX que su existencia salió de nuevo a la luz.

FUENTE: NATIONAL GEOGRAPHIC – Por Abel de Medici 

Descubrieron en Argentina los fósiles de las aves carnívoras más grandes de todos los tiempos.

Los teratornos eran aves depredadoras y carroñeras. Ahora encontraron fósiles en Santa Fe, Pehuen Có y Miramar. La opinión de los expertos.

Investigadores de la Fundación Azara y el Conicet descubrieron en Argentina fósiles de teratornos sudamericanos, las aves carnívoras más grandes de todos los tiempos.

Los hallazgos se produjeron en Santa Fe, Pehuen Co y cerca de Miramar, en la provincia de Buenos Aires.

Los teratornos habitaron la región durante 25 millones de años. Estas aves voladoras gigantes cazaban otras especies y se alimentaban de carroña. Los especialistas calculan que se extinguieron hace sólo 12.000 años.

El teratorno comparado con un ser humano y otras aves actuales. (Foto / Aves Rapaces de Chile Facebook).

Argentavis magnificens es la mayor ave voladora conocida hasta la fecha. 

Se calcula que el animal pesaba unos 70 kilos y tenía siete metros de envergadura. Para tener una referencia actual, el cóndor andino mide unos tres metros desde una punta del ala a la otra.

Marcos Cenizo, de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, dijo que “se cree que los teratornítidos se originaron en América del Sur, ya que sus restos más antiguos fueron hallados en yacimientos con edades de entre 25 y 5 millones de años, en Brasil y Argentina. 

Luego de este período de tiempo, los teratornos desaparecen del registro fósil sudamericano, pero se vuelven notablemente abundantes y diversos en América del Norte hasta su extinción al final del Pleistoceno, unos 12 mil años atrás. 

La ausencia de estas gigantescas aves durante los últimos 5 millones de años en América del Sur, era hasta el momento un misterio”.

El teratorno, devorando el cadáver de un notiomastodon. (Foto / Centro de Ciencias Naturales, Ambientales y Antropológicas)

Participaron del hallazgo la Fundación Azara, el CICYTTP-Conicet Diamante, el Museo Municipal de Ciencias Naturales Pachamama y la Facultad de Ciencia y Tecnología-Uader. 

Expertos indicaron que la presencia de estas aves pasó inadvertida por muchos años. Algunos materiales fueron colectados en la década del 30, en parte porque se trataba de ejemplares muy fragmentarios y fácilmente confundibles con cóndores… pero hace unos 10 años comenzamos a ver que no se trataba de cóndores, por suerte pudimos hallar nuevos y más completos especímenes, confirmando que en realidad eran teratornítidos”.

“El primer ejemplar que identificamos había sido hallado en los 80 en Playa del Barco, un yacimiento próximo a Pehuén Có. 

Luego el equipo halló dos nuevos restos, uno dentro de la proyectada Reserva Natural Centinela del Mar, próxima a Mar del Sud y Miramar, que en los próximos meses inaugurada la Estación Científica en esta localidad; y el otro en el río Salado de Santa Fe, cerca de Manucho. 

Se adiciona un ejemplar más, reportado previamente como un cóndor, que fuera colectado entre 1930 y 1950, también que en esta última provincia”, abundan.

Argentavis Magnificens. El ave voladora más grande de todos los tiempos. (grupopaleo.com.ar)

Cenizo explicó que por el tamaño de las aves “ocuparon lugares significativos en las redes tróficas del Pleistoceno en América del Sur, siendo de gran relevancia a la hora de comprender cómo funcionan los ecosistemas pasados y de este modo interpretar con mayor profundidad el funcionamiento de los actuales. Los ecosistemas son procesos históricos, por lo que debemos ahondar también en el pasado para comprender su origen, desarrollo y estructura actual”.

Del asombroso hallazgo participaron Marcos Cenizo, Jorge Noriega, Raúl Vezzosi, Daniel Tassara y Rodrigo Tomassini.

El Dr. Kenneth Campbell y la silueta de Argentavis Magnificens en el Museo de Historia Natural de Los Ángeles. (Foto de Archivo)

Imagen: Gentileza Redacción La Voz

FUENTE: Redacción La Voz – Ciencia – Paleontología – 

Descubren en China dos nuevas especies de dinosaurios del tamaño de una ballena azul.

(CNN) — Los científicos confirmaron el descubrimiento de dos nuevas y enormes especies de dinosaurios en el noroeste de China, unos de los primeros vertebrados descubiertos en la región, según un nuevo estudio publicado el jueves.

En los últimos años han aparecido varios fósiles en la región noroccidental de China, incluyendo Xinjiang y la cuenca de Turpan-Hami. Los fósiles contienen varios pterosaurios (reptiles voladores), huevos y embriones conservados, así como fragmentos fósiles de vértebras espinales y cajas torácicas, que los científicos identificaron inicialmente como pertenecientes a tres dinosaurios misteriosos.

Desde entonces, los investigadores han determinado que dos de esos especímenes pertenecían a especies hasta ahora desconocidas, que han bautizado como Silutitan sinensis (“silu” significa “ruta de la seda” en mandarín) y Hamititan xinjiang ensis, en alusión a la región en la que se encontraron. Ambos incorporan la palabra griega “titan”, que significa “gigante”, en referencia a su tamaño.

Se calcula que el espécimen de Silutitan medía más de 20 metros, mientras que el de Hamititan medía 17 metros. Esto hace que los dinosaurios sean casi tan grandes como las ballenas azules, que miden entre 23 y 30 metros, dependiendo del hemisferio en el que se encuentren.

Los investigadores, de la Academia China de Ciencias y del Museo Nacional de Brasil, publicaron sus hallazgos en Scientific Reports, que forma parte de la familia de revistas Nature.

Hamititan xinjiang ensis (izquierda) y Silutitan sinensis (derecha), representados en una ilustración artística.

Los fragmentos fósiles se han datado en el período Cretácico temprano, hace entre 120 y 130 millones de años. Las dos nuevas especies pertenecen a la familia de los saurópodos, un grupo de dinosaurios herbívoros conocidos por sus característicos cuellos largos, y que fueron los animales más grandes que jamás caminaron por la Tierra.

Aparte de una especie de pterosaurio y un diente de terópodo, estos dos dinosaurios son también los primeros vertebrados de los que se tiene constancia en esta región, “aumentando la diversidad de la fauna así como la información sobre los saurópodos chinos”, señala el estudio.

El tercer espécimen estudiado por los investigadores no es una especie nueva, sino que podría tratarse de un saurópodo somofondino, un grupo de dinosaurios que vivió desde finales del Jurásico hasta el Cretácico tardío.

Los investigadores han realizado varios descubrimientos en China en las últimas décadas, lo que ha arrojado más luz sobre la diversidad de los saurópodos en el este de Asia, según el estudio, aunque todavía se debate sobre las relaciones entre las especies y su clasificación taxonómica, y dónde se encuentran en el árbol genealógico de los dinosaurios.

China está viviendo una edad de oro de la paleontología, con emocionantes descubrimientos de fósiles repartidos por todo el país; a principios de este año se encontró un dinosaurio conservado sentado sobre un nido de huevos con embriones fosilizados en el sureste de China, mientras que el pasado mes de septiembre se descubrió otra nueva especie en el noreste del país.

FUENTE: CNN en Español Por Jessie Yeung

El último viaje de la barca solar del faraón Keops.

Una operación supervisada por el ejército egipcio traslada la nave desde un costado de la pirámide de Keops hasta el Gran Museo Egipcio, su nuevo hogar.  

Traslado de la barca solar de Keops desde la meseta de Giza

Cuando en 1954, tras permanecer 4.600 años bajo tierra, volvió a ver la luz, la barca solar de Keops era un auténtico rompecabezas. Un puzzle de 1.224 piezas que tardó trece años en ser entendido y ensamblado.

Durante las últimas cuatro décadas la nave, construida con cedro procedente del  LÍBANO, ha asombrado a los turistas en un pequeño museo construido en un costado de la pirámide de Keops (2579 a. C.-2556 a. C).

Ahora, sin embargo, acaba de mudar de emplazamiento. A bordo de un vehículo inteligente y rodeada del boato habitual, la barca ha completado un viaje de 48 horas por tierra firme rumbo a su nuevo hogar.

El navío -de 43,4 metros de eslora, 5,6 metros de manga y 1,5 metros de calado- ha avanzado por las calles del barrio de Giza con su esqueleto unido por cuerdas en busca de su nuevo acomodo en el Gran Museo Egipcio, el centro dedicado al antiguo Egipto que se levanta aún en los alrededores de las majestuosas pirámides de Giza, la última de las siete maravillas del mundo antiguo en pie. 

En su faraónico periplo ha llegado a intervenir el omnipresente ejército egipcio.

“Es uno de los proyectos de ingeniería y arqueológicos más importantes y desafiantes”, explica el general Atef Moftah, supervisor general del proyecto de construcción del Gran Museo.

Una operación militar

“El traslado nos llevó casi un año de estudio, planificación y preparación”, agrega el uniformado.

Aprovechando la noche y jalonada de un séquito de obreros, la barca solar ha sido transportada por el siempre bullicioso callejero de Giza sin modificar un ápice del ensamblaje que firmó Ahmed Yusef. 

La pieza íntegra fue empaquetada con espumas y papel; protegida con un marco acolchado e insertada en una celda de hierro.

Después, la carga de 20 toneladas quedó instalada en un vehículo inteligente controlado por control remoto e importado expresamente de Bélgica, detallan las autoridades locales. “Es capaz de sortear cualquier obstáculo que pueda encontrar en la carretera y maniobrar en curvas así de absorber cualquier vibración mientras se desplaza”, esbozan.

“El vehículo ha demostrado su capacidad de llevar a buen puerto la tarea asignada”, se jacta Moftah, al frente también de los simulacros que precedieron a la operación definitiva. 

Oculta bajo un armazón negro con un perfil luminoso del barco, la pieza ha completado con éxito su último viaje, desde los confines de un coqueto museo en el sur de la pirámide del faraón Keops hasta el Gran Museo, un edificio de proporciones faraónicas cuya inauguración Egipto ha retrasado en repetidas ocasiones.

En el transporte, un equipo de dispositivos digitales vigiló la temperatura y humedad de la barca, la estabilidad de la celda y la inclinación de la carretera para garantizar que la joya llegará en perfectas condiciones.

A juicio del ministerio de Antigüedades egipcio, las instalaciones en las que se hallaba la barca -a las que se accedía tras enfundarse los zapatos- no eran aptas para albergar este tesoro, el mayor y más antiguo de los objetos de madera descubiertos en el mundo. 

“Antes del traslado, un radar examinó la resistencia del viejo museo y de la carretera de la meseta de Giza para soportar con garantías el peso del vehículo y la carga”, indica El Tayeb Abbas, asesor del ministro de Antigüedades para el Gran Museo. 

La barca, hasta ahora uno de los destinos imprescindibles de la necrópolis real, también pasó por quirófano antes de emprender el camino.

Los resultados del examen alertan de que existen zonas frágiles y algunas fracturas que deberán ser reparadas antes de su regreso a la exhibición en el nuevo museo de las barcas solares construido en el perímetro del Gran Museo.

Por primera vez desde su hallazgo y puesta en exposición, el navío tendrá que acostumbrarse a compartir espacio y protagonismo con una segunda barca de Keops, que permaneció enterrada hasta 2012 y cuyos trabajos de extracción acaban de concluir, a la espera de su montaje.

El rescate de la segunda barca

Hace nueve años un proyecto financiado por Japón comenzó a desempolvar la segunda barca.

A través de un primitivo sistema de poleas se retiraron los 41 bloques de 16 toneladas de piedra caliza que sellaban una fosa localizada en 1954 pero que no fue estudiada hasta 1987. 

A partir de aquel año el equipo asiático investigó el perímetro a través de ondas electromagnéticas y halló el vacío horadado en la tierra que unos meses después un equipo del National Geographic logró penetrar con una minúscula cámara.

El proyecto definitivo solo se inició en 2008 y estuvo lastrado por los retrasos y acontecimientos como las revueltas que estallaron tres años más tarde.

Los científicos instalaron entonces tres termohigrómetros para medir la temperatura y la humedad en el interior del foso, en el edificio construido para resguardar a la cámara subterránea de la climatología y en el exterior.

El estudio concluyó que el ambiente de la oquedad era relativamente estable. La madera había resultado dañada por la entrada de aire y agua mezclada con cemento durante las obras de construcción del museo cercano.

Uno de los bloques de piedra bajo los que se guardaba la segunda barca F. CARRIÓN.

En la apertura de la fosa, la misión halló un cartucho con el nombre del segundo rey de la IV dinastía y un jeroglífico sin cartucho perteneciente a uno de sus hijos, Kefren, que emuló a su progenitor al edificar la pirámide contigua.

“Creíamos que la situación de la madera era pésima pero hemos observado que no se encuentra tan mal y tenemos la esperanza de poder reconstruir el barco”, indicó en el inicio de los trabajos Sakuji Yoshimura, profesor de la Universidad nipona de Wesade y director de la expedición.

En esta ocasión, la elaboración de una maqueta digital facilitará el montaje.

Para la primera, el arqueólogo egipcio Ahmed Yusef empleó 13 años y sólo logró recomponerse tras el cuarto intento.

La segunda es de menores dimensiones y resulta, en cualquier caso, una muestra de exquisitez y progreso.

La segunda barca está compuesta por cerca de 1.700 piezas de madera que han sido ya documentadas y sometidas a una restauración inicial.

Enterramiento donde se hallaron los listos de la segunda barca F. CARRIÓN.

Listones reforzados con metal

En 2016 uno de los listones rescatados arrojó la primera sorpresa: estaba reforzado con elementos metálicos, desconocidos hasta ahora.

“Se trata de un listón de 8 metros de largo que contiene partes metálicas que no existían en el primer barco solar. Creemos que fueron incluidas para evitar que la embarcación resultara dañada durante la navegación”, relató a este periodista Jaled el Anani, el aún hoy ministro de Antigüedades egipcio.

Las dos barcas solares que en el futuro desplegarán sus encantos en el nuevo museo contiguo al Gran Museo Egipcio mostrarán sólo una parte del ajuar de Keops.

Hasta cinco años acompañaron la vida de ultratumba del rey Jufu, bautizado como Keops por el griego Herodoto y descrito como un cruel tirano que sojuzgó a su familia y su pueblo para erigir una de las siete maravillas del mundo antiguo.

“Otras dos fueron robadas y la quinta aún no ha sido desenterrada”, detalla el arqueólogo Mustafa Amin.

Una de las piezas de la segunda barca solar tratada por los arquéologos

Una de las piezas de la segunda barca solar tratada por los arqueólogos F. CARRIÓN

El enigma, no obstante, persigue a ambas.

La teoría del arqueólogo Zahi Hawas es que no se trata de “un bote funerario usado para trasladar el cuerpo del faraón desde la capital hasta su enterramiento” sino un símbolo en honor al dios solar Ra. 

Con ambas, el difunto rey navegaría durante el día (una barca denominada “mandyet”) y al caer la noche (“mesketet”). Una tesis que no comparte Amin.

A su juicio, podría haber sido usado durante la vida terrenal de Keops o como un símbolo de poder y ostentación. “Igual hoy que un monarca posee cinco coches o yates”, concluye.

FUENTE: El Independiente – Ciencia y Tecnología – Por Francisco Carrión